Publicidad
Publicidad

¿Qué fue lo que se perdió en el incendio del Museo de Río de Janeiro?

GALERÍA. El recinto fue fundado en 1818, tenía una colección de 20 millones de piezas que iban desde el cráneo de una mujer con casi 12,000 años de antigüedad, hasta unos 40,000 objetos de 300 pueblos indígenas.
Museo Brasil noti
Museo Brasil noti - (Foto: Notimex)

Aproximadamente 90% del acervo del Museo Nacional en Río de Janeiro fue destruido por el incendio que sucedió el domingo pasado, informó Cristiana Serejo, vicedirectora de la institución.

"Quedó parte del acervo de invertebrados, el sector de vertebrados y botánica. Fueron retiradas algunas cerámicas, piezas minerales y los meteoritos, tal vez un 10%", dijo Serejo.

La estructura del edificio, fundado en 1818 y sede de la firma de la independencia de Brasil de Portugal, también quedó comprometida, explicaron los bomberos, que prohibieron la entrada hasta que sean realizadas más revisiones por la defensa civil.

El Museo Nacional, que se encontraba descuidado por la falta de recursos públicos —ya que desde 2013 no recibía los fondos adecuados para su adecuado mantenimiento—, albergaba una colección de 20 millones de piezas que iban desde el cráneo de una mujer con casi 12,000 años de historia, hasta esqueletos de dinosaurios, documentos de la corona e imperio brasileño.

Publicidad

Leer: Recortes presupuestales y falta de mantenimiento castigaron al Museo Nacional de Río

Dos meteoritos, encontrados en Brasil, lograron sobrevivir al siniestro, ya que sus cuerpos pueden soportan las altas temperaturas.

El famoso Bendegó —un meteorito de casi seis toneladas encontrado en el siglo XVIII y expuesto desde 1892 en el Museo Nacional— está casi intacto, comentaron las autoridades.

El Museo, una joya cultural y tesoro científico

Publicidad

El Museo Nacional de Rio de Janeiro fue la residencia de la familia real portuguesa y luego de la familia imperial brasileña. El también llamado Palacio de San Cristóbal tiene una extensión de 11,400 metros cuadrados, de los cuales 3,500 eran salas de exposiciones.

De 1889 a 1891 el edificio, de estilo neoclásico, albergó a la Asamblea Constituyente de Brasil, antes de recibir en 1892 al Museo Real, con colecciones, especialmente egipcias, adquiridas por la familia real portuguesa.

Su biblioteca contaba con 537,000 obras de las cuales 1,560 eran únicas, como  Historia natural de 1481. 

Con el incendio del Museo Nacional de Río, se perdieron "archivos irremplazables de la biodiversidad", explicó Philippe Grandcolas, especialista francés en la evolución de los insectos.

Publicidad

Recomendamos: Proponen dos tipos de drenaje para evitar hundimientos en la CDMX

"Este museo de historia natural tenía una importancia histórica, pues poseía muchas muestras antiguas que se habían recopilado desde hacía años. Entre ellas, había una de las más bellas colecciones de vertebrados fósiles de Sudamérica. Era uno de los museos más sobresalientes de Sudamérica. No solo era un lindo museo, sino que era uno de los archivos de la biodiversidad y de los artefactos humanos de esta región del mundo", comentó Grandcolas.

La institución tenía una particular reputación por la riqueza de su departamento de paleontología, con más de 26,000 fósiles, entre ellos un esqueleto de dinosaurio descubierto en Minais Gerais y numerosos especímenes de otras especies extintas (perezosos gigantes y tigres dientes de sable).

Su colección de antropología biológica comprendía al más antiguo fósil humano descubierto en Brasil, conocido con el nombre de "Luzia".

Publicidad

Con 6.5 millones de especímenes, su departamento de zoología incluía una excepcional colección de peces (600,000), anfibios (100,000), moluscos, reptiles, conchas, corales y mariposas. Su herbario, creado en 1831, tenía una muestra de 550,000 plantas.

Pérdida para las culturas indígenas

El incendio provocó "una pérdida irreparable a las culturas indígenas, comparable  a la invasión europea de 1500", afirmó José Urutau de la etnia guajajara, lingüista e investigador en la institución.

El Museo Nacional contaba con unos 40,000 objetos de 300 pueblos indígenas y era sede del Centro de Documentación de Lenguas Indígenas (CELIN), que tenía "el mayor acervo de registro de lenguas indígenas a nivel nacional e internacional", detalló el lingüista.

Publicidad

Te interesa: Apple y una startup crean app para conservar monumentos tras el 19S

                                                                                                                 Fotos: AFP

La población indígena "es atacada desde 1500 y este es un ataque a la memoria de los pueblos originarios y a la lengua (...). Fue un lingüicidio, un epistemicidio, cuando se extermina todo el conocimiento, toda la cultura de un pueblo", dijo Urutau.

Con información de Notimex y AFP

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad