Publicidad
Publicidad

La falta de artesanos, otro dilema en la reconstrucción de Notre Dame

La falta de mano de obra especializada en piedra, madera y plomo, además del modelo de reconstrucción serán los desafíos, dice Francis Maude, arquitecto restaurador del Castillo de Windsor.
Notre Dame Incendio
La restauración podría inspirarse en los trabajos de la pos Primera Guerra Mundial en la catedral de Reims en Marne, Francia, cuyo techo fue restaurado con uno de acero resistente al fuego, dijo el director del estudio de arquitectura Donald Insall Associates.

LONDRES, Reino Unido. La falta de artesanos cualificados y el debate sobre las modalidades de la reconstrucción de la catedral de Notre Dame de París son los principales desafíos para la obra titanesca, estima un arquitecto que participó en la restauración del castillo de Windsor, en Berkshire, Reino Unido.

"Encontrar suficientes artesanos capaces de trabajar la piedra, la madera, el plomo, el vidrio (...) es un desafío para el sector en toda en Europa", declaró Francis Maude, director del estudio de arquitectura Donald Insall Associates, con sede en Londres.

Esta falta de mano de obra "podría ser elemento clave que determinará el ritmo y quizás algunas de las decisiones que se tomen en el proceso de restauración" de Notre Dame, agregó el arquitecto, cuyo estudio fue solicitado para trabajar en la restauración del castillo de Windsor.

Te puede interesar: Francia lanza concurso internacional para diseñar la aguja de Notre Dame

La residencia favorita de Isabel II, un castillo medieval comenzado en el siglo XI, fue devastado por un incendio en 1992. La reconstrucción llevó dos años, con una factura de 36.5 millones de libras (alrededor de 48 millones de dólares). Las piezas más bellas recuperaron su estado original, otras fueron modernizadas.

"Otros grandes proyectos enfrentan las mismas dificultades, como el Palacio de Westminster (que alberga las dos cámaras del Parlamento del Reino Unido), en el que trabajamos en Londres", señala Maude.

Publicidad

Para Maude, el tema del respeto de la arquitectura original de Notre Dame podría provocar "serias discusiones" para su reconstrucción.

"Algunos pensarán que la única forma de restaurar Notre Dame es exactamente como antes", sostiene. Pero la restauración podría inspirarse de los trabajos de la pos Primera Guerra Mundial en la catedral de Reims en Marne, Francia, cuyo techo fue restaurado con uno de acero resistente al fuego.

Te recomendamos: Notre Dame despertará un debate sobre el mejor modelo de restauración

El primer ministro francés, Edouard Philippe, anunció este miércoles el lanzamiento de un concurso internacional de arquitectura para la reconstrucción de la aguja de Notre Dame, destruida por las llamas.

Las donaciones alcanzan los 800 mde

Empresas y millonarios prometieron donaciones para reconstruir la catedral destruida parcialmente, las cuales sumaban este miércoles al menos 800 millones de euros (904 millones de dólares).

Entre las donaciones anunciadas por grandes fortunas francesas, destacó la de la familia de Bernard Arnault, propietario del grupo de productos de lujo Louis Vuitton o LVMH, que prometió 200 millones de euros (226 millones de dólares).

Además, Arnault propuso que su empresa ponga a disposición "sus equipos creativos, arquitectónicos y financieros" para ayudar a la reconstrucción y a la recaudación de fondos.

La familia Bettencourt, heredera de la empresa de cosméticos L'Oréal, anunció una donación de 200 millones de euros, (226 millones de dólares), 100 a través de la compañía y 100 a través de su fundación.

Entérate: El videojuego Assassins Creed puede ayudar a reconstruir Notre-Dame

La familia de François Pinault, propietario del grupo Kering, que comercializa marcas de moda como Gucci o Yves Saint Laurent, anunció 100 millones de euros (113 millones de dólares) a través de su compañía de inversiones Artemis.

El gigante francés de la publicidad JCDecaux se comprometió a donar 20 millones de euros (22 millones de dólares) a través del grupo empresario familiar,

Martin Bouygues, propietario de grupo industrial de construcción, inmobiliaria y telecomunicaciones Bouygues, y su hermano Olivier dijeron estar "muy afectados" y harán una donación "a título personal" de 10 millones de euros (11 millones de dólares) a través de su holding familiar, SCDM.

Lee además: 9 puntos clave para reconstruir la catedral de Notre-Dame

El millonario Marc Ladreit de Lacharrière, que controla la compañías de inversiones Fimalac, prometió también 10 millones de euros (11 millones de dólares) "para la restauración de la aguja, símbolo de la catedral" que se derrumbó por el incendio.

Con información de AFP

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad