Publicidad
Publicidad

Foster + Partners abre sus oficinas a Obras y así son...

El cristal es el protagonista en las oficinas de Foster + Partners en Londres. El inmueble está "pensado como un espacio creativo", dice la directora de Comunicaciones de la firma.
Oficinas de Foster + Partners
Las oficinas del despacho de arquitectura del Pritzker Norman Foster, en Londres.

LONDRES, Reino Unido / Enviada. Desde el interior de las oficinas de Foster & Partners en Londres son visibles el río Támesis y el Puente Albert. En las tardes, el viento mece la marea del agua y forma destellos que adornan aún más la vista que, desde sus lugares, tiene la mayoría de los empleados de este lugar marcado con el número 22 de Riverside.

El cristal es protagonista de este inmueble, "pensado como un espacio creativo", subraya Katy Harris, directora de Comunicaciones y quien guía este recorrido. Desde el primer acceso se cruza por una puerta de cristal y el blanco aparece. Luego de subir algunas escalinatas, se llega al corazón del atelier.

Las islas de trabajo están al centro; alrededor o sobre éstas hay un sinnúmero de modelos y maquetas de proyectos pasados o por venir.

Lee más: Calatrava y Foster compiten por diseñar el aeropuerto de Chicago

Da la bienvenida una foto en gran formato de la obra ganadora del Stirling Prize 2018 que otorga RIBA y que recibió Foster & Partners por tercera vez, en esta ocasión por la sede de Bloomberg en la capital londinense, la cual fue ideada bajo los parámetros de sustentabilidad e innovación, y pensada para "crear el mejor lugar de trabajo".

De cuando en cuando pasan trabajadores muy jóvenes llevando pliegos de papel bajo el brazo. Cada tanto, las islas de trabajo cambian de función. Están las de prueba y diseño de materiales, diseño industrial, diseño de edificaciones, diseño de planes maestros. Y una más, aislada por cristales y corazón de los proyectos estelares: la de maquetación.

Publicidad

Al fondo, teniendo como telón la pared de cristal que deja ver el iluminado puente Albert, hay un modelo de la emblemática torre Swiss Re, mejor conocida como el Pepinillo, que contrasta con la tenue luz exterior que despide al día. Cerca, hay otra maqueta del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM). Esta hecha con cadenas metálicas y un espejo debajo que permite observar cómo funciona la estructura.

Así es el despacho de Foster+Partners

El despacho del Pritzker 1999

El despacho del Pritzker 1999

Las oficinas se caracterizan por sustentabillidad. Ningún espacio de trabajo cuenta con lámparas de escritorio individuales, las luces están a una doble altura y solo se encienden en la noche.
Anasella Acosta
La vista desde el despacho del Pritzker 1999

La vista desde el despacho del Pritzker 1999

El río Támesis y el puente Albert.
Anasella Acosta
El despacho del Pritzker 1999

El despacho del Pritzker 1999

Las oficinas se caracterizan por sustentabillidad. Ningún espacio de trabajo cuenta con lámparas de escritorio individuales, las luces están a una doble altura y solo se encienden en la noche.
Anasella Acosta
El despacho del Pritzker 1999

El despacho del Pritzker 1999

Las oficinas se caracterizan por sustentabillidad. Ningún espacio de trabajo cuenta con lámparas de escritorio individuales, las luces están a una doble altura y solo se encienden en la noche.
Anasella Acosta
El despacho del Pritzker 1999

El despacho del Pritzker 1999

Las oficinas se caracterizan por sustentabillidad. Ningún espacio de trabajo cuenta con lámparas de escritorio individuales, las luces están a una doble altura y solo se encienden en la noche.
Anasella Acosta
El despacho del Pritzker 1999

El despacho del Pritzker 1999

Las oficinas se caracterizan por sustentabillidad. Ningún espacio de trabajo cuenta con lámparas de escritorio individuales, las luces están a una doble altura y solo se encienden en la noche.
Anasella Acosta
El despacho del Pritzker 1999

El despacho del Pritzker 1999

Las oficinas se caracterizan por sustentabillidad. Ningún espacio de trabajo cuenta con lámparas de escritorio individuales, las luces están a una doble altura y solo se encienden en la noche.
Anasella Acosta
El despacho del Pritzker 1999

El despacho del Pritzker 1999

Las oficinas se caracterizan por sustentabillidad. Ningún espacio de trabajo cuenta con lámparas de escritorio individuales, las luces están a una doble altura y solo se encienden en la noche.
Anasella Acosta
El despacho del Pritzker 1999

El despacho del Pritzker 1999

Las oficinas se caracterizan por sustentabillidad. Ningún espacio de trabajo cuenta con lámparas de escritorio individuales, las luces están a una doble altura y solo se encienden en la noche.
Anasella Acosta
El despacho del Pritzker 1999

El despacho del Pritzker 1999

Las oficinas se caracterizan por sustentabillidad. Ningún espacio de trabajo cuenta con lámparas de escritorio individuales, las luces están a una doble altura y solo se encienden en la noche.
Anasella Acosta
El despacho del Pritzker 1999

El despacho del Pritzker 1999

Las oficinas se caracterizan por sustentabillidad. Ningún espacio de trabajo cuenta con lámparas de escritorio individuales, las luces están a una doble altura y solo se encienden en la noche.
Anasella Acosta
El despacho del Pritzker 1999

El despacho del Pritzker 1999

Las oficinas se caracterizan por sustentabillidad. Ningún espacio de trabajo cuenta con lámparas de escritorio individuales, las luces están a una doble altura y solo se encienden en la noche.
Anasella Acosta
El despacho del Pritzker 1999

El despacho del Pritzker 1999

Las oficinas se caracterizan por sustentabillidad. Ningún espacio de trabajo cuenta con lámparas de escritorio individuales, las luces están a una doble altura y solo se encienden en la noche.
Anasella Acosta
El despacho del Pritzker 1999

El despacho del Pritzker 1999

Las oficinas se caracterizan por sustentabillidad. Ningún espacio de trabajo cuenta con lámparas de escritorio individuales, las luces están a una doble altura y solo se encienden en la noche.
Anasella Acosta
El despacho del Pritzker 1999

El despacho del Pritzker 1999

Las oficinas se caracterizan por sustentabillidad. Ningún espacio de trabajo cuenta con lámparas de escritorio individuales, las luces están a una doble altura y solo se encienden en la noche.
Anasella Acosta
El despacho del Pritzker 1999

El despacho del Pritzker 1999

Las oficinas se caracterizan por sustentabillidad. Ningún espacio de trabajo cuenta con lámparas de escritorio individuales, las luces están a una doble altura y solo se encienden en la noche.
Anasella Acosta
El despacho del Pritzker 1999

El despacho del Pritzker 1999

Las oficinas se caracterizan por sustentabillidad. Ningún espacio de trabajo cuenta con lámparas de escritorio individuales, las luces están a una doble altura y solo se encienden en la noche.
Anasella Acosta
El despacho del Pritzker 1999

El despacho del Pritzker 1999

Una maqueta del Nuevo Aeropuerto Internacional de México.
Anasella Acosta
El despacho del Pritzker 1999

El despacho del Pritzker 1999

Las oficinas se caracterizan por sustentabillidad. Ningún espacio de trabajo cuenta con lámparas de escritorio individuales, las luces están a una doble altura y solo se encienden en la noche.
Anasella Acosta

Este singular modelo se halla dentro de una vitrina y su apreciación mayor ocurre desde la alturas. Tras el anuncio de la cancelación del proyecto que hiciera el hoy presidente Andrés Manuel López Obrador, quizá la maqueta ocupe otro lugar de menor jerarquía en la oficina. También tiene su sitio una maqueta del plan maestro de Londres, en ésta se aprecia a plenitud la ciudad.

Más información: Edificio de Bloomberg, diseñado por Foster, es el mejor de Reino Unido

En el área de prueba de materiales, una pieza impresa en 3D con concreto revela nuevamente por qué Foster es una de las firmas de mayor vanguardia en el mundo. Aquí, la investigación y el desarrollo tecnológico, tanto en diseño como en materiales, son una práctica cotidiana. No es gratuito que desde su fundación, en 1967, la oficina acumule más de 500 reconocimientos por su excelencia.

Publicidad

La sustentabilidad como eje

Una de las cualidades del estilo Foster es el aspecto sustentable que incluye como columna vertebral en cada diseño. Sus oficinas no son la excepción. Aquí ningún espacio de trabajo cuenta con lámparas de escritorio individuales, las luces están a una doble altura y solo se encienden cuando la luz del día cesa. El objetivo es buscar el mayor aprovechamiento de la luz natural. No hay lujo u ostentación, sino un espacio libre y diáfano, generado por la altura y el cristal, como si se tratara de dejar fluir las ideas.

Entre las oficinas y el área de impresión, existe una nueva puerta de cristal. Es un espacio de descanso y relajación para los trabajadores. Hay libros, películas, mesas para compartir. Ahí también se realizan actividades comunitarias con adultos y niños. Una serie de edificios maquetados por los pequeños es visible durante el recorrido, lo mismo que dibujos colgados de un árbol que se haya en el interior del espacio. Y no podían faltar las maquetas.

Lee también: Foster + Partners llegará a Marte con estos diseños

Sobre una mesa larga, se extiende el proyecto del planeta Marte, diseñado por Foster. Un modelo de vivienda con la forma de un iglú poblaría al planeta rojo, proveyéndolo de toda la atmósfera para cultivar en un ambiente controlado, que también le permitiría generar otros servicios necesarios para sobrevivir.

El trabajo fluye en este lugar y, si el futuro de la arquitectura de Foster en el NAIM está en el aire como una moneda girando, nuevos proyectos como el de Reforma 432 que realiza con Abilia, le abren puertas nuevas desde el Támesis hacia tierra azteca.

Publicidad
Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad