Publicidad
Publicidad

Los prefabricados ganan terreno por sus aportes en tiempo y costo

Hoy es utilizado en estadios de futbol, naves industriales, oficinas y viviendas, incluso de interés social.
Armado uniforme_2
Armado uniforme_2 - (Foto: Cortesía Legorreta/Luis Omedo Ruiz)

Nota del editor: Esta nota se publicó originalmente en la  edición 532 de la revista Obras , 'Construcción inteligente', correspondiente a abril de 2017.    

(CIUDAD DE MÉXICO) – Los prefabricados —utilizados con frecuencia en envolventes de fachadas— permiten reducir, de entrada, hasta 30% del tiempo de obra en comparación con un sistema tradicional.

En el caso de Miyana, un complejo de usos mixtos ubicado en Polanco, en la Ciudad de México, con 270,000 m2 de construcción, "el uso de este sistema constructivo permitió reducir un año de edificación respecto al sistema tradicional", asegura el gerente de Operaciones de Gaya, Omar Kuri, responsable del proyecto.

Lee: Instalan una 'segunda piel' a edificios para brindar iluminación

Con el uso de prefabricados, asevera, el tiempo de ejecución se reduce 30%, y si se extrapola a todos los trabajos adicionales, es de entre 40 y 50% al tratarse de una producción en serie en planta, uniforme, con agregados y color perfectamente medidos.

En una obra convencional este proceso es manual y las piezas quedan disparejas. "Es lo que el arquitecto busca, que sea uniforme y rápido, porque hacerlo en sitio es muy costoso", puntualiza Kuri.

Publicidad

Todo los prefabricados son por diseño, un traje hecho a la medida. "Hacen soñar al arquitecto cómo puede plasmar su idea. Era muy difícil en un sistema tradicional poder utilizar colores, texturas y formas, donde el prefabricado es una maravilla, no hay límites", remarca el directivo de Gaya.

Lee: Un nuevo rostro iluminado para edificios históricos

Francisco Barona Coghlan, director de Fapresa, que produce prefabricados desde hace 45 años y proveedor del complejo Miyana, comenta que "la inversión inicial requerida en un proyecto con prefabricados es mayor, pero en tiempo es 15 o 20% menor respecto a un bloque de tabiques".

En relación con la sustentabilidad, Barona explica que en el método tradicional hay mucho desperdicio, mayor consumo de agua y contaminación. Con prefabricados hay menos cimbra y cascajo; al producirse en planta se mide mejor el volumen a utilizar y los desperdicios por día son menores.

Kuri expone que la decisión para construir con prefabricados en Miyana se tomó con base en la rapidez. "Requeríamos una empresa con experiencia, conocimiento, logística, capacidad de diseño, fabricación, respuesta en obra y tiempo de ejecución", explica.

Adiós al tabique. Los prefabricados ganan terreno por sus aportes en tiempo y costo. FOTO: Cortesía Legorreta/Luis Omedo Ruiz

Para Kuri, el prefabricado es una tendencia que en los próximos 30 o 40 años será el método más eficiente en este tipo de edificaciones. Hoy es utilizado en estadios de futbol, naves industriales, oficinas y viviendas, incluso de interés social.

Por su parte, Barona Coghlan pronostica que en edificios de gran altura vamos a decirle adiós al tabique. En Estados Unidos 90% de los rascacielos contiene prefabricados. "Este sistema constructivo es capaz de darle al arquitecto todas las ventajas de soñar", enfatiza. 

Lee: México requiere una norma para fachadas, advierte despachos

Retos para prefabricados

  • Hacer el costo más eficiente permitirá ampliar las construcciones con este sistema.
  • Aligerar peso (que hoy es similar al del concreto: 2,500 kilos por m3).
  • Trabajar en espacios reducidos o altos.
  • Disminuir riesgos al mover el panel.
  • Capacitar mano de obra calificada, pues no puede haber margen de error. 
Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad