Publicidad
Publicidad

Los retretes de hoy tienen hasta cristales Swarovski

El mercado ofrece retretes con conexiones a Internet, lo mismo que con incrustaciones de cristales Swarovski con un costo de 75,000 dólares.
Retrete
Retrete - (Foto: Cortes�a VOVO)

Se estima que diariamente una persona común produce de 1,000 a 1,300 cmde orina, y de 80 a 270 gramos de excremento. De esas cantidades, 20% de la materia fecal y 5% de los desechos líquidos están constituidos por material orgánico putrescible; éstos, al ser arrojados al agua, la contaminan, producen olores intensos, se vuelven un foco de infección y, por ende, un riesgo para la salud. No sólo por la peste y la producción masiva de bacterias e insectos, sino que al acumularse en grandes proporciones, los desechos generan gases como el metano, que pueden correr el riesgo de crear explosiones desastrosas. 

Sí, es desagradable leer eso, pero es un hecho innegable, una realidad natural del ser humano que lo ha acompañado y que ha evolucionado junto con él a lo largo de su historia. Y tan cierta es la evolución que toca tanto el ámbito de la sofisticación, en el intento de embellecer o de dar un toque de lujo a tan natural acto, como las preocupaciones del cuidado al medio ambiente y la ambición por sacarle partido.

Por tal motivo, el mercado ofrece retretes con conexiones a Internet, lo mismo que con incrustaciones de cristales Swarovski con un costo que llega a 75,000 dólares. Pero también tienen cabida las preocupaciones ambientales, donde el reto para las numerosas marcas es usar la menor cantidad de agua en cada descarga del tradicional inodoro, así como diseñar componentes que se ajusten a espacios cada vez más pequeños. 

Asimismo, hallan lugar las alternativas menos comunes pero que comienzan a estandarizarse, como los baños secos y composteros, que están promoviéndose en algunas comunidades mexicanas, o aquellos donde a través de un biodigestor se tratan los residuos para obtener gas metano y darle un uso controlado.

Es en este contexto que la Fundación Bill & Melinda Gates lanzó la convocatoria 'El reto de reinventar el retrete' en 2011, como parte de su programa 'Agua,  sanitización e higiene'. 

Publicidad

Cortesía Bill & Melinda Gates Foundation

La reinvención del retrete

Los requisitos para los participantes del concurso, que fue lanzado por el fundador de Microsoft, resumían los retos que la industria deberá enfrentar en un futuro inmediato: funcionar sin cisterna, sin alcantarillado ni electricidad y tener el extra de convertir los desechos en energía y/o abono. La inversión inicial de la fundación para esta convocatoria fue de 300 millones de dólares. 

Los ganadores fueron tres proyectos que recibieron, en forma respectiva, 100,000, 60,000 y 40,000 dólares para la continuación de las investigaciones. El primer lugar lo obtuvo el Instituto de Tecnología de California, con un retrete que utiliza energía solar para activar un reactor capaz de generar hidrógeno y electricidad, además de desinfectar al 100% el agua, que puede ser reutilizada para riego. El segundo lugar fue para la Universidad de Loughborough y su retrete que produce carbón, minerales y agua. El tercer lugar fue para la Universidad de Toronto, por su dispositivo que deshidrata las heces fecales y filtra la orina por arena y la desinfecta con luz ultravioleta.

Publicidad

En entrevista con Ointeriores, el Profesor M. Sohail Khan, encargado del Departamento de Infraestructura Sustentable de la Universidad de Loughborough, quien ha trabajado en diferentes proyectos desde hace muchos años para sanear el agua y mejorar la calidad de vida de los habitantes de los países en vías de desarrollo, comenta sobre el proyecto: "El retrete funciona como un reactor que se calienta con presión, simulando el proceso natural de comprimir los restos orgánicos para convertirlos en carbón, además también separará líquidos y gases", explica.

"Otra de las innovaciones importantes es que este sistema no utilizará agua, por lo que no se requieren tuberías ni drenaje, aunque aún no han resuelto cómo extraer los residuos", agrega.

Este 2013, la Fundación Bill & Melinda Gates lanzó nuevamente la convocatoria que premia con un millón de dólares a los mejores prototipos que eviten que las aguas residuales salgan del hogar sin tratamiento. Insistió en que el diseño tiene que ser un inodoro accesible, fácil de usar y que se pueda comprar en las tiendas. 

Las innovaciones de la industria

Actualmente varias empresas del ramo de los muebles para baño han contribuido a reducir el gasto excesivo de agua, y no sólo eso, sino que han simplificado sus sistemas de flujo, de limpieza y su diseño.

Publicidad

María Eugenia Salas, gerente de Investi-gación y Desarrollo de Nuevos Productos de Helvex, detalla las características de los excusados que fabrican: diseños minimalistas, de superficie homogénea, redondos y elongados, con tanques más angostos y disminución
del consumo de agua de 6 a 3.8 litros, como es el caso de su taza Olimpia, que en lugar de palancas utiliza botones de doble descarga (una descarga única para sólidos y una mínima para líquidos). Otro de los aspectos importantes es la vitrificación o el esmaltado de la cerámica para que ésta sea más fácil de limpiar con  el chorro del agua.

La preocupación de los ingenieros y los diseñadores también incluye la durabilidad y la eficiencia de sus productos, ya que si un excusado no funciona adecuadamente, la gente lo cambia, y el impacto en la naturaleza es importante porque la materia prima no se recicla fácilmente una vez esmaltada; este problema los ha llevado a crear alianzas con otros sectores, como el de la construcción. 

Por esa razón es importante, en palabras de Salas, comprar muebles certificados, con garantía. Además recomienda observar las fugas silenciosas, que pueden detectarse fácilmente al verificar que dentro de la taza no se formen líneas que se oscurecen con el tiempo.

Para los pudientes, también se han diseñado verdaderos gadgets, como el modelo Numi, de la marca Kohler, que cuenta con funciones tan peculiares y cómodas como una tapa que se desliza automáticamente por medio de un sensor, un sistema de bidet que puede regular la temperatura y los patrones del rocío del agua, secador, deodorizador, aclimatación del asiento, aire para calentar los pies, iluminación en los laterales de la cisterna y conexión para reproductores MP3 en caso de que exista astricción y cantar pueda ser relajante. 

Empresas como Loowatt (Inglaterra), Fundación In Terris (Ecuador), Cooperativa Territorio Sur (Chile), Lepsa (México), Peepoo (Suecia), Centro de Investigaciones para las Ciencias Ecoambientales (China), Fundación Elmer Sayre para el Desarrollo del Agua, Agroforestación y Nutrición (Filipinas), y Diseño de Sanitización Sustentable (Noruega), entre muchas universidades en todo el mundo, trabajan en diseños ecológicos para comunidades rurales y países en vías de desarrollo, sobre todo, ante la escasez de agua y la urgencia de sanidad. Hasta ahora una solución han sido los baños secos o ecológicos, que funcionan con dos cámaras que separan orina de excremento para tratarlos como abono, en la mayoría de los casos, o bien, generar gas metano para uso doméstico.

Publicidad

En México, el arquitecto César Añorve ha promovido los sanitarios secos y recientemente presentó su diseño más recientes en este rubro. Lo que se busca es eliminar la humedad del contenido de los sanitarios con calor, ventilación y un material secante.

El baño es parte medular de cualquier casa, departamento o habitáculo. De hecho es tan importante que en Nueva Delhi, India, se puede visitar el Museo del Retrete Sulabh Internacional, que también funciona como ONG, fundada por el Dr. Bindeshwar Pathak, quien apunta: "El retrete es parte de la historia de la higiene de la humanidad, y es parte crucial en la historia de las civilizaciones, tema que no puede ser aislado por haber sido colocado en la historia como algo poco importante." 

Pero ese museo no es el único en su tipo, recientemente se inauguró el Mr. Toilet House, en Corea del Sur; también, en el Museo del Mueble de Viena, se montó la exposición 'Testigos íntimos', en la que exhibían piezas desde la Edad Media hasta la época actual.

Ni hablar de su trascendencia en el cine. Cómo olvidar esas escenas icónicas como la de 'Trainspotting', de Danny Boyle, en la que Renton se sumerge en un excusado para recuperar los supositorios de heroína; la de Gaspar Noé y su 'Enter the void' cuando el protagonista, Óscar, es acribillado por la policía de Tokyo y comienza su viaje al mundo de los muertos; y no podemos dejar de lado las escenas con inodoros en toda la saga de Harry Potter.

Este instrumento es sin duda fundamental para nuestra vida cotidiana y el reto es que se vaya adaptando a las nuevas necesidades.

Publicidad
Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad