Publicidad
Publicidad

El diseño universal es más que rampas y elevadores

Elementos como las ventanas y las puertas deben ser cuidadosamente adaptados para garantizar la seguridad y el confort de todas las personas.
estuportada
estuportada - (Foto: Cortes�a de las marcas)

El diseño universal no es una moda, pero sí una tendencia. La accesibilidad está plasmada en leyes en Estados Unidos y cada vez toma más fuerza en Europa, donde entre 2011 y 2012 se actualizaron algunas normas de construcción para incorporar criterios de accesibilidad y sustentabilidad. Pero hablar de diseño universal abarca mucho más que rampas y elevadores. Elementos como las ventanas y las puertas deben ser cuidadosamente adaptados para garantizar la seguridad y el confort de todas las personas, incluyendo aquellas que viven con una discapacidad.

Muestra de este interés es el premio otorgado en ExpoBaie París a tres innovadores de productos diseñados para hacer accesibles las puertas y las ventanas.  

En México el envejecimiento poblacional es una tendencia irreversible: el porcentaje de adultos mayores pasará de 12.5% en 2020 a 28% en 2050, de acuerdo con datos del Consejo Nacional de Población, de manera que las necesidades de accesibilidad serán más urgentes.

Taide Buenfil, arquitecta especializada en temas de accesibilidad, sugiere cinco puntos a considerar en puertas y ventanas: la maniobra; el alcance adecuado —dependiendo del talle o el tipo de movilidad de una persona—; la percepción, cómo poner un color contrastante en el marco o un cambio de textura en el piso para saber que hay una puerta de cristal; el control, principalmente de chapas, cierrapuertas, manijas o herrajes; y la seguridad. 

Las puertas deben de tener un ancho mínimo de 90 cm, sin contar los marcos, y una altura de 1.20 m. Las ventanas no deben de sobresalir más de 40 o 50 cm del muro, para evitar accidentes, y deben de tener seguros operables. Las manijas más adecuadas son las de palanca, porque son más sencillas de abrir, ya sea para una persona que no tiene una extremidad, un anciano o una persona que va cargando las bolsas del supermercado; y es mejor no usar materiales lisos.

Publicidad

Cortesía de las marcas

Para Ricardo Bucio, presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), la accesibilidad supone reformular el diseño social que hemos construido durante siglos: "No solamente es el diseño arquitectónico, sino el diseño de un mundo, que debe ser creado y construido para todas las personas, con o sin discapacidad".

Cortesía de las marcas

Publicidad

El diseño universal es el que genera infraestructura, transporte y servicios para todos y no sólo para 5.1% de los mexicanos con alguna discapacidad, sintetiza Laura Bermejo, vicepresidenta de Libre Acceso, A.C. En México existen algunas normas relacionadas con la accesibilidad en la construcción; no obstante, seguir estas normas queda a criterio del arquitecto, ya que no existe ni una ley general, ni sanciones para quien no las cumpla, lamenta Bucio.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad