Publicidad
Publicidad

La tecnología convertirá al ciudadano en un gestor urbano

Los habitantes de las ciudades inteligentes solucionarán problemas urbanos con la ayuda de la tecnología, lo que cambiará el activismo: Efe Carlo Ratti, MIT.
Ciudad Inteligente
Ciudad Inteligente - (Foto: Getty Images)

El ciudadano se convertirá cada vez más en centro de decisiones de gestión urbana", afirmó Efe Carlo Ratti, director del grupo Senseable City Lab del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

El especialista ha estado involucrado en proyectos como Bicicleta 2.0 de Copenhague, que aprovecha la energía generada por el ciclista al pedalear. Además fue el responsable del pabellón digital sobre el agua en la Expo de Zaragoza de 2008, considerado por la revista Time como uno de los mejores inventos del año.

Desde su punto de vista los propios ciudadanos se ayudarán cada vez más entre ellos gracias a internet y las tecnologías para solucionar problemas urbanos, y surgirán nuevas actividades comunitarias y un tipo de activismo ciudadano diferente.

También piensa que se redefinirá el actual funcionamiento del tráfico, con la generalización del uso de vehículos sin conductor y la incorporación de sistemas que evitarán, por ejemplo, los semáforos en los cruces de calles sin que choquen los automóviles.

"Estas nuevas ciudades mucho más inteligentes a la hora de gestionar los servicios apenas modificarán su diseño desde el punto de vista estético. La revolución se producirá en la forma de resolver los problemas, mucho más rápida y más eficaz", dijo.

Publicidad

Añadió que las sofisticadas redes de telecomunicaciones, junto con la proliferación de teléfonos móviles y tabletas -cada vez más accesibles a la población, con precios más reducidos-, y las enormes bases de datos fácilmente accesibles, sobre todo en la administración, están favoreciendo la diseminación de todo tipo de información.

Puntualizó que esta "prodigiosa" cantidad de datos ofrece información no sólo de los usos y costumbres más habituales de los ciudadanos, sino también de sus necesidades más inmediatas e incluso de sus sentimientos.

"Ahora se sabe cómo se mueve la gente por la ciudad, con qué asiduidad, con qué horarios, en dónde prefiere cenar, de qué forma compra e "incluso el paradero final de cada uno de sus residuos, una vez que se deshacen de ellos", indicó.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad