Publicidad
Publicidad

Barcelona reduce, reutiliza y recicla los desechos

OPINIÓN: La ciudad implementó un sistema basado en bolsas y contenedores de distintos colores. Lo que está en buen estado se regala a quien lo necesita.
Contenedores de colores en Barcelona
Contenedores de colores en Barcelona - (Foto: Ayuntamiento de Barcelona.)

Barcelona es una ciudad multifacética con un gran número de habitantes y miles de turistas todo el año. Tiene innumerables actividades desde universidades, museos y centros comerciales, hasta parques y playas. Cada una de ellas tiene un impacto ambiental en relación a la generación de residuos. Pero a pesar de la gran diversidad cultural de habitantes y turistas, es una ciudad preocupada por su limpieza y por el impacto que generan los residuos producidos.

Existen diferentes estrategias pensadas para facilitarle el trabajo al usuario y además de modo gratuito. El proceso inicia desde la vivienda y para poder reciclar cada usuario debe separar sus residuos de acuerdo con su clasificación; para ello, el ayuntamiento entrega de manera gratuita tres bolsas con un código de color amarillo, verde y azul, así como la respectiva descripción. Estas bolsas se entregan con un manual de reciclaje, para ayudar al usuario a saber separar adecuadamente cada residuo. Para los residuos orgánicos se entrega un contenedor rígido y fácil de transportar, diseñado especialmente para evitar malos olores y escurrimientos, junto con un paquete de bolsas biodegradables.

Para completar la recolección de basura, cada usuario debe colocar los residuos en el contenedor correspondiente en la calle. Las tapas de los contenedores son del mismo color de las bolsas para facilitar la identificación. Además del color, la descripción en cada contenedor se puede leer también en braille y presenta un ícono identificable por cualquier persona de cualquier cultura. Estos contenedores están ubicados estratégicamente en la ciudad y con corta distancia entre ellos, lo que facilita la movilidad del usuario.

Además de las bolsas para reciclaje se entregan unos contenedores especiales para almacenar el aceite de cocina y así poder transportarlo a un centro de recolección. A estos se les llama Punto Verde, hay uno por cada barrio y otros móviles que se colocan en diferentes puntos semanalmente, para igualmente facilitar la movilidad. En estos lugares, además de recolectar el aceite se recolectan residuos difíciles de reciclar (vasos rotos, vajillas, electrodomésticos, ropa y libros) y los objetos que estén en buen estado se ponen a disposición de quien lo necesite gratuitamente.

Publicidad

Además de la recolección de residuos se fomenta la reducción de consumo de bolsas de plástico, al regalar bolsas de tela reutilizables (en algunos mercados se entregan las compras directamente en esas bolsas). Otro tipo de hábito fomentado es la reutilización de los objetos: un día a la semana en cada barrio cada usuario saca a la calle las cosas que ya no usa (electrodomésticos, muebles o ropa); ese bien puede ser libremente recogido por otra persona, para aliviar la presión al sistema de recolección del ayuntamiento.

De este modo, el ayuntamiento de Barcelona promueve directrices pensando en 'las tres erres': reduciendo el consumo, reutilizando los objetos y reciclando los residuos.

____________________

* Fernanda Rizzardini es docente de la Maestría en Arquitectura, Construcción y Diseño Sustentable de la UMA y Licenciada en Arquitectura por la Universidad La Salle Cuernavaca (ULSAC) en 2008. Obtuvo la maestría en Arquitectura, Energía y Medio Ambiente" por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona - Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) en 2010. Cuenta con experiencia laboral en España, Portugal y México. Co-fundadora de Ángulo: Entre la Arquitectura y el Ambiente, despacho dedicado a la construcción, arquitectura sustentable e investigación.

Publicidad
Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad