Publicidad
Publicidad

Los incendios pudieron prevenirse en los antros

OPINIÓN: La larga historia de incendios como el ocurrido en Brasil, la Guardería ABC o el del Casino Royal pudieron prevenirse.
Incendio
Incendio - (Foto: Tomado de Flickr/NY YANKEES2012)

Brasil está de luto nacional, pues el 27 de enero se produjo un incendio en el club nocturno 'Kiss', de la ciudad universitaria de Santa María, dejando un saldo de 235 decesos y más de 100 heridos en estado crítico.

Una serie de negligencias causó el incendio, iniciado por una chispa de una bengala encendida por la banda musical que tocaba; eso prendió fuego a la espuma de aislamiento acústico en el techo y las llamas se propagaron rápidamente, lo que provocó una gran cantidad de humo tóxico. Las muertes principalmente fueron por intoxicación, como en la mayoría de los incendios.

La respuesta del cuerpo de bomberos fue rápida y eficiente, sin embargo no pudieron hacer más, debido a que el edificio carecía de las medidas de protección contra incendio y seguridad necesarias. Si no se controla entre los tres y siete primeros minutos de su inicio es casi imposible apagar un incendio estructural de estas características, dado que la temperatura en el techo llega en ese tiempo a 540 grados centígrados aproximadamente y continua en aumento, lo que propicia que el metal se funda y que la estructura se colapse.

¿En quien recae la responsabilidad de esta tragedia? El fiscal dijo que no había "pruebas claras" de que el club no debería haber estado operando: su licencia de salud pública y plan de seguridad contra incendios habían expirado. El alcalde culpó a los bomberos, quienes respondieron que, dado que el club había solicitado una prórroga, podría seguir trabajando.

Esa noche de caos y terror que provoco un infierno de muerte dentro del club en Brasil, nos hace reflexionar sobre que:

  1. El fuego era evitable.
  2. Si el club nocturno contara con rociadores automáticos bien diseñados, instalados y mantenidos, probablemente muy pocas o ninguna vida se hubiese perdido.
  3. Se tiene que entender e identificar por parte de autoridades y usuarios la diferencia entre prevención, protección y combate de incendios.
  4. Es necesario crear códigos, leyes, normas y reglamentos locales y nacionales más específicos, así como exigir su cumplimiento por las autoridades locales para poner en práctica éstas y otras recomendaciones y medidas de seguridad para lugares de alto riesgo con una gran concentración humana.
Publicidad

No por algo los incendio importantes suceden con mayor frecuencia en los países donde no existe regulación por parte de los gobiernos. Sin embargo, aplicar leyes más duras será de poca utilidad si no hay mayor control y exigencia por parte de las autoridades locales.

Incendio similares en centros nocturnos han cobrado innumerables victimas como:

  • Cromañón/ Buenos Aires, Argentina, 2004: 194 victimas.
  • Caracas, Venezuela, 2002: 47 victimas.
  • Ho Chi Minh City/ Vietnam, 2002: 60 victimas.
  • Lima, Perú, 2002: 25 victimas.
  • Bali, Indonesia, 2002: 42 victimas.
  • Manila, Filipinas, 2001: 73 victimas.
  • Luoyang City, China, 2000: 309 victimas.
  • Lobohombo/ México, D.F., 2000: 22 victimas.

Y en México…
De acuerdo con la Asociación Mexicana de Jefes de Bomberos, A.C. el año pasado se atendieron:

- 5,145 incendios en México, D.F.
- 4,100 en Monterrey, N.L.
- 6,500 en Mexicali, B.C.

Los recientes incendios ocurridos en el Casino Royal de Monterrey con 52 muertos, de la Guardería ABC, 49 perdidas de niños, nos hacen reflexionar sobre todos los incendios que podrían haber sido controlados en una etapa muy temprana.

Tenemos un problema latente objetivo y real: optimistamente pensamos que no nos va ha suceder a nosotros y que los elementos que actualmente exigen las normas oficiales mexicanas son suficientes, pero ahí están las tragedias y estadísticas que comprueban lo contrario, aunque se cumplan con dicha normatividad.

Para reducir el impacto social y económico de los incendios, y evitar las tragedias catastróficas y devastadoras causadas por estos, tenemos que usar soluciones confiables y probadas en la prevención y protección contra incendio con el uso de rociadores automáticos, alarma y detectores de humo, señalización de emergencia y evacuación, así como salidas de emergencia y barras de pánico.

Tenemos que educar, informando de las consecuencias y métodos para evitarlos,  para con ello lograr establecer un código de fuego con estándares técnicos actualizados y de calidad en México que sea exigido por la autoridad competente.

Esperamos que el sacrificio de todas las victimas de estos incendios nos den una lección y sea el legado de estos desafortunados jóvenes. Tenemos que asegurarnos de que tragedias como ésta no se repitan. 

____________________

*Asociación Mexicana de Jefes de Bomberos, A.C. y la Asociación Mexicana de Rociadores Automáticos Contra Incendio, A.C., AMRACI.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad