Publicidad
Publicidad

Retos futuros: destrucción ambiental

El mayor problema para mitigar (la destrucción ambiental) es que haya quienes nieguen que existe, y por ello bloqueen las iniciativas para menguarlo.

Nota del editor: Esta columna se publicó originalmente en la edición 552 de la revista Obras, Tráfico de arena: despojo invisible , correspondiente a febrero de 2019 y disponible en Sanborns, Vips y en su edición digital en magzter.com.

(CIUDAD DE MÉXICO) – Nunca en la historia de la humanidad se ha tenido una situación tan delicada como la actual. La gravedad de los problemas es tal que, literalmente, la vida del planeta depende de la capacidad y la voluntad para resolverlos. Desafortunadamente, la evidencia de esta situación se oculta o se niega por países y grupos interesados en continuar una explotación que parece no tener fin.

Lee: La infraestructura en 100 días del Gobierno de AMLO

La evolución del homo sapiens tiene cerca de 1.8 millones de años. Durante ese tiempo, su impacto en la naturaleza no fue significativo, hasta que logró modificarla de forma paulatina. En la historia escrita de la humanidad, se comprueba la afectación al balance de la naturaleza.

Ahora, con la aceleración del progreso científico y tecnológico, y el aumento de la población, el impacto es más significativo y global. Se manifiesta en la destrucción de ecosistemas, el irracional consumo de recursos no renovables y la progresiva contaminación del planeta.

Lee: Las ciudades mexicanas más y menos sostenibles de 2018

Publicidad

Se sabe que se requieren medidas de control cada vez más urgentes y estrictas, pero la posibilidad de lograr consensos a nivel internacional es compleja. Ante ello, parece cándido o cínico abogar por el uso de nuevas tecnologías ante la crisis general de los sistemas vigentes de producción y consumo.

En ese sentido, la conclusión de Michael Weinstock, profesor de la Architectural Association, es significativa: si surgiera un consenso a escala mundial de que no se puede continuar con la situación actual y que todo tipo de consumo debe reducirse, le tomaría a toda una generación intentar cambiar esta situación.

Lee: Costa Canuva, el mega desarrollo turístico que proyecta mota-Engil en Nayarit

Un estudio reciente señala que estamos ya en la sexta etapa de extinción masiva, que ya representa una amenaza para la existencia humana. Los científicos que participaron en la investigación mencionan que los datos sobre esta etapa tienen niveles similares a la extinción de los dinosauros, porque las especies están desapareciendo 100 veces más rápido de lo normal.

Tren Maya: en la zona más sensible de la ruta se muestran preocupados

El efecto de esta terrible situación –provocada por el hombre– ha sido publicado por el doctor Gerardo Ceballos, de la Universidad Nacional Autónoma de México, quien alerta que si se permite que esto continúe, nuestra especie estaría en peligro de desaparecer, y se requerirán millones de años para que se recupere ese efecto (Science Advances, Vol. 1, no. 5, 19 Jun 2015).

Lee: La arquitectura bioclimática toma fuerza ante el cambio climático

Aparte de las histerias de muchos seudoambientalistas es evidente la gravedad de la destrucción ambiental causada por la contaminación del aire, el agua y de los mares.

Si a lo anterior se agrega la terrible pobreza de miles de millones de personas en todo el planeta, se puede comprender qué tan delicada es la actual situación.

Lee. Tráfico de arena en México: despojo invisible

El mayor problema para mitigar esta situación es que haya quienes nieguen que existe y, por ello, bloqueen las soluciones o iniciativas para menguarlo, a fin de obtener beneficios particulares. El panorama es dramático, y sólo puede enfrentarse con la participación de todos.
________________

* Arquitecto, perito, DRO, consultor en normas, regulaciones y capacitación para la construcción. Director de CORPICO.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad