Publicidad
Publicidad

Una tienda de moda reciclada es pionera en interiorismo 3D con PET

Bottletop transformó 60,000 botellas de plástico PET en un decorado que simula las olas del mar.
Interiorismo 3D.jpg
El robot LBR iiwa tardó cuatro meses en ensamblar el decorado de Bottletop.

Nota del editor: Este artículo se publicó originalmente en la edición 552 de la revista Obras, Despojo invisible. Tráfico de Arena. correspondiente al mes de febrero de 2019.

Fiel a su filosofía, la tienda de Bottletop en Londres, firma de moda que hace bolsos y complementos de lujo con latas y botellas recicladas, se convirtió en la primera del mundo en utilizar la impresión 3D con un filamento de plástico PET en su ensamblaje para conseguir un interiorismo que se inspira en las ondulaciones marinas.

El concepto busca concientizar sobre el problema que crean los plásticos en los océanos, un medio vinculado a la marca, cuyos productos se hacen en Salvador de Bahía, Brasil.

"Elegimos esta tecnología porque nos permitió probar lo que es físicamente posible en las formas de las superficies, por su meticulosa precisión y porque no genera ningún residuo", comparte Oliver Wayman, director de Bottletop.

Te recomendamos: Estos muebles mexicanos de plástico ganaron en los International Design Awards

El espacio, de tres metros de ancho por siete de largo, emplea el equivalente a 60,000 botellas de plástico reciclado en los paneles que forman las paredes, que son modulares y pueden cambiarse, y 5,000 latas en la malla que decora el techo. En su diseño, programación y montaje intervinieron la empresa de inteligencia artificial e impresión en 3D, AI Build y Krause Architects, que ya colaboró con Bottletop en el diseño de tres tiendas pop-up.

Publicidad

El robot LBR iiwa, de la firma KUKA, ensambló el interior en cuatro meses a través de un "brazo" de seis ejes que permite imprimir en varias direcciones y crear formas complejas en tamaños que alcanzan 3.2 x 2.4 x 2.8 metros.

"Tuvimos que rediseñar los paneles varias veces porque el filamento es un material relativamente débil que no se ajustaba a la velocidad de la impresión en 3D y porque sus propiedades no son uniformes. Esto creaba distorsiones y contracciones en los paneles", explica el arquitecto Andreas Krause.

Entérate: Así se diseñó el interior de la nueva casa del futbol mexicano

El uso de la impresión en 3D sólo se había empleado hasta el momento en escalas menores, señala Krause, para quien esta tecnología y los filamentos reciclados en la construcción no se implementarán hasta dentro de dos o tres años.

En cambio, cree que su aplicación es especialmente útil en el sector comercial. "Todas estas tecnologías están siguiendo un desarrollo paralelo, y aunque el 3D se ha empleado en estructuras, crear superficies a gran escala requiere de muchas horas de esfuerzo para corregir distorsiones", señala.

Krause explica que actualmente no existen suficientes robots o empresas que hagan impresión 3D a gran escala, lo cual provoca que tanto su duración como el tiempo de producción sean elevados.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad