Publicidad
Publicidad

Espacios para tener una experiencia gastronómica y cerrar negocios

Estos lugares son la muestra de que la fría elegancia para las reuniones de negocios quedó en el pasado.
negocios casa_2
negocios casa_2 - (Foto: Cortesía de los despachos)
Nota del editor: Esta nota se publicó originalmente en la  edición 535  de la revista Obras, ' Las empresas de la construcción + grandes de México ', correspondiente a julio-octubre de 2017.
 
(CIUDAD DE MÉXICO) – Espacios personalizados, atemporales y sencillos para tener la mejor experiencia gastronómica, pero también para cerrar el mejor negocio.
 
Es la apuesta de restaurantes como Garum y Magno Brasserie (nominados en la categoría Mejor restaurante nuevo en los Gourmet Awards) o Casa Amate, también premiado por su diseño.

Lee: El concepto de lujo está cambiando

Publicidad

El principal objetivo a la hora de pensar en el diseño fue la funcionalidad y hacer de la comodidad una invitación para que los comensales regresen.

"Independientemente de los acabados, los espacios siempre tienen que ser funcionales. Aunque un sitio esté muy lindo, si no funciona, los clientes no regresan", explica Fabiola González Lugo, arquitecta fundadora de FG Arquitectos y responsable del interiorismo de Garum.

Las tres propuestas coinciden en no olvidar que el foco principal es la comida, por lo que apuestan por materiales sobrios y elegantes que sirvan como marco a los platillos de los chefs, dice José Noé Suro, director de Cerámicas Suro, encargado de la cerámica utilizada en Magno Brasserie.

Aunque no están concebidos únicamente para ello, estos restaurantes son ideales para realizar citas de negocios, ya que los comensales se sienten cómodos en un lugar del que no tienen que irse rápido.

Lee: 8 muebles para 8 tendencias

A diferencia del pasado, en el que los ambientes para este tipo de reuniones eran fríos, ahora se apuesta por lugares que resulten familiares y cálidos, como en el caso de Casa Amate, que simula una casa con librería, living y dinning room.

Casa Amate

Casa Amate, ganador al premio del Mejor Restaurante otorgado por la Asociación Internacional del Diseño Interior 2017, se encuentra ubicado en la Riviera Maya y, en su esfuerzo por hacer que los visitantes se sientan como en casa, construyó los salones como si fueran parte de un hogar.

Casa Amate. Calor de hogar. El espacio diseñado para que los visitantes se sientan como en el salón de su casa. 

"Tiene habitaciones domésticas que rodean un patio con un árbol. Cada habitación, imaginada como si hubiera sido la casa de un arqueólogo, tiene un diseño específico, cada una con un comedor para 16 a 20 personas", señala Melissa Werner, directora de Operaciones de CCS Architecture, firma en Nueva York que realizó el diseño.

Elementos como libreros, chimeneas, estantes y distintos tipos de sillas logran que los comensales se sientan cómodos y no quieran abandonar el lugar.

Casa Amate. Iluminación. El inmueble se encuentra sobre un montículo en el lago Mayakoba, lo que le permite disfrutar de la luz natural.

Los materiales utilizados buscan brindar calidez. La madera, el yeso, azulejos y concreto de colores suaves logran diferenciarlo del resto de restaurantes de la región, que apuestan por los tonos vibrantes, detalla Werner.

Casa Amate tiene lugar para 98 personas, pero no por eso se pierde la intimidad. "Cada comida se puede disfrutar en una habitación diferente. El hecho de que se trate de una 'casa' hace que se sienta un ambiente familiar, que hace que los huéspedes se sientan cómodos al hacer negocios y quieran regresar", explica Werner.

Garum

El espacio se encuentra sobre un montículo rocoso en el lago Mayakoba, por lo que la luz natural juega un papel primordial, ya que por su orientación, el restaurante tiene diferente iluminación en todos los salones.

Lee: 10 tips de diseño interior para tener una tienda rentable

"Estábamos buscando diseñar una experiencia gastronómica única que ya no existía en la Riviera Maya. Hay muchos restaurantes de lujo entre Cancún y Playa del Carmen, pero no encontramos ninguno que fuera referencial a la historia y la cocina de toda América Latina. Cuando los huéspedes nos visitan desde otros países y áreas no solo experimentan a Yucatán, sino también las otras regiones de México y otras cocinas de América del Sur", finaliza Werner.

Garum. Integración. Una celosía de metal de piso a techo envuelve la escalera central que une los dos niveles.

En este restaurante de comida mediterránea ubicado en Polanco, en la Ciudad de México, el diseño tiene un papel fundamental, ya que "crea un ambiente elegante y acogedor con diseño y equilibrio, con mucho confort y exclusividad", describe Fabiola González, fundadora de FG Arquitectos, que realizó el proyecto.

La diseñadora no quiso adaptarse a las tendencias actuales para restaurantes, en las que predominan los colores fríos o diseños basados en alguna época, y buscó factores que lo convirtieran en algo atemporal, para que no pasara de moda.

OPINIÓN: El diseño mexicano, el factor sorpresa en Milán

Además, quiso crear un espacio acogedor y exclusivo, donde tengan cabida las comidas de negocios o las citas privadas. "El objetivo principal es que los usuarios experimenten una sensación de confort, una experiencia sensorial emocional única y distintiva, que se puedan identificar con el lugar", explica.

Garum. Sin tiempo. Se utilizaron elementos como el metal, la piel y la dera para crear un diseño atemporal.

El espacio tiene dos pisos y, en el superior, un privado con una ventana hacia la cocina permite ver el proceso de preparación de los platillos. El primer piso está iluminado de forma natural gracias a los ventanales que miran a la avenida Presidente Masaryk, lo que provoca una sensación de amplitud.

Una escalera central une los dos niveles, envuelta en una celosía de metal de piso a techo. "Es un elemento escultórico y, aunque el material es frío, intentamos integrarlo para que siguiera como un espacio acogedor", agrega la arquitecta.

Lee: El diseño interior de hoteles, en busca de experiencias únicas

Se utilizó piel en los muros, metal en las celosías, madera en el suelo y espejos de bronce. "Las placas de acero son elementos que realmente siempre van a estar vivos en un diseño, pero que son naturales, como la piel en los muros", señala González. El dorado también es un elemento que se puede ver en las lámparas.

De metal también es la cava de piso a techo, diseñada con nichos hexagonales. Toda la iluminación es lineal, para crear diferentes ambientes en un mismo local. La celosía hace un juego de luces y sombras para crear una conexión entre el usuario y el entorno.

Magno Brasserie

Su atractivo visual principal son las aplicaciones. Los responsables de este restaurante en Guadalajara, Jalisco, querían resaltar la altura de la casa y descubrir los muros aparentes, para que se viera el valor histórico de la propiedad.

Lee: 4 sellos del mobiliario corporativo para 2017

"Fabricamos azulejo de un tamaño específico para la cocina, realizamos una barra a 11 escalas de grises de cerámica, 'cobrizamos' piedra volcánica e incorporamos azulejo con madera en las mesas, entre otras aplicaciones", comenta Ana Karen del Río Oropeza, directora general de Magno Brasserie.

Magno Brasserie. Impacto. La barra, de 10 metros de alto, juega con azulejos y botellas en tonalidades grises, que se degradan en sentidos inversos.

La barra, de cinco metros de ancho y diez de alto, es la parte más imponente del lugar y fue diseñada por Cerámica Suro. "Debíamos hacer algo que fuera de piso a techo porque es muy alto y muy imponente el espacio; creo que la barra cumple con ese cometido", expresa José Noé Suro, director de la firma.

Los azulejos van de claro a oscuro de manera ascendente. Sobre ellos, botellas también diseñadas especialmente para el restaurante usan los mismos colores, pero en el sentido inverso.

OPINIÓN: El diseño interior bien pagado

José Noé Suro describe su diseño como "honesto y auténtico", por los materiales y formas utilizadas. "Hay muchos restaurantes que son muy espectaculares en el diseño de interiores, que son mejores que el mismo chef y la comida. Aquí no es el caso: el diseño es un marco para la comida de Paul Bentley", comenta.

Del Río Oropeza comenta que lograron crear un espacio cómodo y poco pretencioso; además de que el espectáculo real se lleva a cabo en la cocina, que está abierta para que los comensales vean cómo se preparan sus alimentos.

Magno Brasserie. Confort. La premisa fue crear un espacio auténtico y cómodo para los comensales. FOTOS: Cortesía de los despachos

El restaurante también pensó en momentos privados, como las citas de negocios, por lo que reservó un espacio separado por una celosía de ladrillo cobrizo y una mesa de 2.5 metros con la misma escala de grises que la barra.

Lee: David Bowie (re) impulsa a Memphis Group

Suro es amigo del chef del lugar, Paul Bentley, por lo que la sincronización para decidir el diseño de estos elementos fluyó sin problemas. "Nos encantaría trabajar con ellos en todos nuestros proyectos, porque entienden perfectamente lo que buscamos y siempre tienen ideas nuevas", comenta la responsable del restaurante.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad