Publicidad
Publicidad

Cobre, una aleación a favor de la salud

Cada vez son más los jugadores que incorporan el metal como escudo antimicrobiano. En México, el mercado comienza a despertar.
cobre1_2
cobre1_2 - (Foto: Cortesía Copper Alliance)

Nota del editor: Esta nota se publicó originalmente en la  edición 534 de la revista Obras , 'Un plan para rescatar a ICA', correspondiente a junio de 2017.

(CIUDAD DE MÉXICO) – La reunión comenzó con un retrato del problema: 35,000 personas mueren cada año en México por adquirir infecciones durante su estancia en algún hospital.

En agosto de 2013, representantes de organizaciones del sector salud y fabricantes de mobiliario hospitalario se encontraron en el Club de Industriales en la Ciudad de México para explorar una solución que, según cifras de la Asociación Internacional del Cobre, afecta a 3 de cada 20 pacientes en el país.

Lee: Tecnología y sustentabilidad, el sello de hospitales privados

El cobre fue el protagonista del encuentro. Los asistentes analizaron la evidencia científica que, de 1998 a 2008, generaron investigadores en diferentes países para sustentar que el metal, además de ser un conductor de electricidad, tiene propiedades antimicrobianas.

Los ensayos clínicos mostraron que la capacidad de ese metal de eliminar virus, bacterias y hongos era tal, que incluso algunas empresas en Alemania, Estados Unidos y Chile comenzaban a utilizarlo para producir equipamiento hospitalario como portasueros, pasamanos, camas, manijas, baños y lavamanos, entre otros.

Publicidad

El encuentro formó parte del programa que el Centro Mexicano de Promoción del Cobre (Procobre) diseñó en 2008, en alianza con la Asociación Internacional del Cobre, para difundir su propiedad antimicrobiana y motivar su adopción en hospitales mexicanos.

Aunque tuvieron acercamiento con agentes claves de instituciones de salud, la colocación del cobre antimicrobiano en unidades hospitalarias no se generalizó, reconoce Efrén Franco, director ejecutivo del centro. Apenas tres instituciones probaron este mobiliario entre 2012 y 2014.

Lee: Fibras hospitalarias, opción para mejorar el sector salud mexicano

"Vimos que sí había interés. Lo que no ayudó fue que no había fabricantes nacionales que ya tuvieran productos con los acabados y calidad a la que los hospitales están acostumbrados", agrega el directivo.

A pesar de la respuesta en la etapa inicial, el uso del metal toma fuerza. En México, la oferta de productos de cobre antimicrobiano aumenta y los fabricantes identifican un mercado con potencial. "Hemos visto un nivel de interés, de implementaciones y de desarrollo de producto que registra una curva de crecimiento alta", dice Víctor Pérez, gerente de planificación comercial y desarrollo de mercados de la Corporación Nacional del Cobre de Chile (Codelco). "Esta tendencia ocurre en Asia, Europa, América Latina y Norteamérica".

Los jugadores saben que hace falta poner en marcha acciones para convertir al cobre antimicrobiano en la materia prima principal del mobiliario en hospitales: campañas informativas, productos a costos competitivos, desarrollo de soluciones innovadoras, apoyo institucional e incorporación del tema en la agenda de salud.

Visión de metal. En 10 o 20 años los protocolos de higiene tendrán como mandatorio el uso de cobre. FOTO: Cortesía Copper Alliance

"Faltan cosas pero siempre hay un inicio", enfatiza Jesús Granados, director de la Compañía Internacional de Distribuciones y socio estratégico de Cunov, empresa chilena que produce láminas adhesivas de cobre para forrar superficies de alto contacto en ambientes hospitalarios.

Aleación a favor de la salud

A la paleta de colores sobrios que caracterizaba la unidad de cuidados intensivos del Hospital de Traumatología y Ortopedia Lomas Verdes, en el Estado de México, se sumó el cobrizo.

En 2012, siete salas del área, centrada en atender a pacientes con enfermedades graves y necesidades de atención continua, formaron parte de un programa piloto impulsado por el Centro Mexicano de Promoción del Cobre (Procobre), que consistió en instalar mobiliario de cobre antimicrobiano para disminuir la carga bacteriana.

Portalebrillos, carros de curaciones, portasueros, mesas pasteur y mesas puente hechos de cobre se usaron en ese nosocomio de la red de hospitales del IMSS.

Lee: El nuevo hospital de Cuajimalpa deberá estar listo a finales de 2017

"Hicimos los prototipos para el hospital y estuvieron a prueba durante unos seis meses", cuenta Héctor Hernández, director de Wold, compañía especializada en la fabricación de mobiliario para laboratorio.

"Al principio hubo muy buena aceptación, pero se apagó el interés. Esperábamos un reporte por parte de ellos, que documentaran los resultados y testificaran cuánto había disminuido la carga de bacterias, pero no nos lo compartieron".

El piloto de Lomas Verdes fue el programa de mayor alcance en México para validar las propiedades del cobre, pero no el único. Médica Sur lo adoptó en una nueva área que hizo de cardiología. Y también el Hospital Infantil Teletón de Oncología, en Querétaro, detalla el directivo de Procobre.

Después de esas primeras instalaciones, Procobre y la Asociación Internacional de Cobre concluyeron el proyecto de difusión e instauración en México. Su objetivo, detalla Franco, no era generar un mercado, sino difundir la propuesta de valor del metal para contribuir a eliminar o reducir considerablemente las infecciones adquiridas en hospitales.

OPINIÓN: El diseño interior bien pagado

En otros países el sector público y privado han expandido el uso del metal. En Chile, por ejemplo, la incorporación de cobre antimicrobiano alcanzó estaciones del metro, trenes y escuelas. En Alemania, una de las principales cadenas de hospitales, Asklepios, anunció en 2014 la incorporación de superficies de cobre antimicrobiano.

La lista crece: Australia, China, Corea del Sur, India, Japón, Finlandia, Francia, Grecia y Reino Unido, entre otros, se suman a la exploración.

En México, los especialistas tienen distintas respuestas a la pregunta de qué falló en el país que impidió que el uso de cobre antimicrobiano en hospitales se generalizara.

Van desde falta de motivación hasta el miedo a probar un material diferente del acero inoxidable. Pero todos coinciden en una razón: los costos.

Lee: 10 tips de diseño interior para tener una tienda rentable

"Los muebles de cobre antimicrobiano eran aproximadamente 20% más caros que los de acero inoxidable", señala Franco. Pero el directivo de Wold difiere; asegura que los precios de fabricación se incrementaban en 100 o 120%.

Bartolomé Soler, fundador y director de la start-up chilena Cunov, explica que la razón por la que los costos aumentaban en tal medida era porque el mobiliario estaba hecho totalmente de cobre macizo.

Actualmente existen en el mercado láminas de cobre antimicrobiano que recubren el mobiliario tradicional, sin necesidad de reemplazarlo totalmente. "El hospital ya no tiene que hacer una gran inversión", asegura el emprendedor.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad