Publicidad
Publicidad

Vanity Fair 'viste a la moda' sus oficinas del DF

Oxígeno Arquitectura llevó a cabo el diseño de las oficinas para Vans, The North Face y Reef, mediante un concepto bohemio y artístico.
el concepto
el concepto - (Foto: Cortes�a OX�GENO ARQUITECTURA)

Oxígeno Arquitectura diseñó las oficinas de Vanity Fair para su línea de productos Outdoor & Action Sports, ubicadas en la Ciudad de México. El proyecto contemplo un área de 1,700.00 my el refleja la imagen de sus tres marcas principales: The North Face, Reef y Vans.

La construcción general se conceptualizó para que todas las instalaciones de las ingenierías fueran aparentes y visibles, por lo que el diseño tuvo que estar basado estéticamente en los trayectos e interconexiones de todas las tuberías, canastillas y canalizaciones del proyecto.

Con la intención de respetar los materiales originales del edificio, esta propuesta arquitectónica plantea espacios comunes de carácter neutral, además de que aprovecha los techos altos al no usar falsos plafones y deja la estructura visible con la finalidad de generar un lenguaje común, al que mediante aplicaciones gráficas, arte-objeto y de acabados secundarios, se le pueda diferenciar con los atributos correspondientes de cada marca, explica el despacho de arquitectura a Obras.

El diseño está inspirado en el espíritu bohemio y artístico de las marcas, por lo que se optó por un estilo desenfadado, aventurero e informal que refleja la cultura urbana, los escenarios de playa y cuidad de Los Ángeles y San Francisco.

Publicidad

Cortesía Oxígeno Arquitectura

Del skate a la oficina

"Sin duda alguna el desafío más importante que tuvimos todos los involucrados con el proyecto fue el lograr un balance entre la imagen desafiante y aventurera de la marca y que al final el espacio fuera funcional y útil como una oficina corporativa. Fue dar libertad en la imagen y formas de las marcas pero todo bajo un esquema de diseño funcional, que cumpla con las normas de seguridad y que la obra y ejecución estuviera dentro del presupuesto previsto", describe Jorge Armendáriz Serrano, socio Director de Oxígeno Arquitectura.

Por tal motivo, los colores utilizados fueron intencionalmente neutrales (blanco, gris, concreto, acero, madera) para que funcionaran como un lienzo y se pudieran personalizar con los logotipos y artefactos de cada marca.

Publicidad

Existe una fusión entre los materiales básicos que se utilizaron y aquellos que ya existían en el edificio. Por ejemplo, se retomaron los tablones de madera de triplay de pino de las pistas urbanas de skate, las cuales fueron usadas para crear áreas privadas, así como distintos espacios, incluyendo la recepción, mientras que los muros fueron forrados con rejillas metálicas para crear un ambiente como el del metro.

No se cambió el piso de los pasillos principales de concreto pulido. Las áreas de trabajo tienen, por comodidad y acústica, tapetes de alfombra modular de tejido de nylon de alta resistencia. En el comedor se utilizó un acabado de losetas artesanales, ideadas para romper el ambiente de trabajo corporativo, jugar con él y crear un espacio diferente que facilitara la convivencia de los empleados, para causarles una sensación de relajación y tranquilidad.

Cortesía Oxígeno Arquitectura

Vintage y también industrial

Publicidad

Los showrooms de cada marca remontan a los contenedores industriales, pues están compuestos de muros neutrales y de caras fragmentadas, apropiables por cada una de las marcas, con aristas que proveen de luz al área de espacios de trabajo.

Los espacios cerrados como privados de oficinas y salas de reuniones se localizan en las cuatro esquinas del piso y sus envolventes son cajas de triplay de pino.

Distribuidos en el piso, hay varios espacios de trabajo informal, destinados a estar disponibles para todos los usuarios. Las periferias inspiradas en los half pipes urbanos funcionan como espacios de encuentro y por su ligereza permiten la iluminación natural al piso.

Cortesía Oxígeno Arquitectura

Publicidad

El comedor es el corazón de la zona de trabajo, y tiene un carácter casero y 'vintage', aspecto totalmente diferente al resto del conjunto, destinado a proporcionar una experiencia placentera y que ofrece un ambiente diferente a las áreas de trabajo. La intención es que mantenga los lazos sociales dentro de Vanity Fair.

Cortesía Oxígeno Arquitectura 

Este espacio también sirve de área para llevar a cabo eventos especiales. En los muros se muestran imágenes de publicidad que dan identidad a cada marca y son fácilmente reemplazables por otros de nuevas colecciones.

Publicidad

Cortesía Oxígeno Arquitectura

El reto técnico

-El forro del núcleo del edificio se realizó en su totalidad con paneles de yeso, los cuales fueron fragmentados en una geometría compleja e irregular, a los cuales después se les incorporaron cajillos cruzados de iluminación. Estas piezas fueron un reto a nivel técnico en taller y en sitio.

-La construcción general se conceptualizó para que todas las instalaciones de las ingenierías fueran aparentes y visibles, por lo que fue de suma importancia diseñar estéticamente los trayectos e interconexiones de todas las tuberías, canastillas y canalizaciones del proyecto.

-El edificio, por ser certificado LEED, condicionó al despacho de arquitectura en los sistemas de aire acondicionado. Se diseñó toda esta instalación con un novedoso sistema ecológico de inyección de aire a baja velocidad con equipos Chilled Beams que consumen 60% menos de energía que un sistema tradicional.

Publicidad

Cortesía Oxígeno Arquitectura

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad