Publicidad
Publicidad

El diseño acerca el éxito financiero a las cafeterías

FOTOGALERÍA: Juan Valdez, Starbucks y Cielito Querido comprenden el desafío y apuestan por el diseño para conquistar a los clientes.
Placeholder articulo
Placeholder articulo

A partir del año 2000, los dueños de las grandes franquicias de café entendieron que los consumidores buscaban algo más que una bebida, también demandaban un espacio agradable para trabajar, platicar y convivir.

Hasta hace una década "estábamos concentrados en la oferta del producto, la apuesta era 100% el café", platica Juan Delgado, director general de Juan Valdez Café México. En mayo de 2013, la marca abrió su primera tienda mexicana, ubicada en el corazón de Santa Fe, el distrito financiero de la ciudad de México.

Juan Carlos Rojas, responsable de desarrollar el diseño de la marca platicó que el desafío ha sido hasta ahora "crear un ambiente cómodo, cálido y natural". El diseñador y su equipo de arquitectos e interioristas se propusieron crear una atmósfera que vincule al consumidor con el origen mismo de la bebida que degustan: los cafetales.

"El color de los muros y los rojos, cafés, naranjas, verdes y beige del mobiliario están relacionados con los cafetales; queremos que la gente sienta una relación con la tierra. Un ambiente natural, porque en Colombia el proceso de producción del café es una actividad artesanal".

Publicidad

Starbucks apuesta por la tropicalización
En 2009 la cadena estadounidense tomó la decisión de iniciar el rediseño de sus tiendas en México. A la fecha ha remodelado 35 cafeterías siguiendo la filosofía que busca posicionar a su marca como espacios "amigables con el medio ambiente".

Hace cuatro años "buscamos un nuevo diseño para las tiendas, hacerlo más moderno, funcional, y amigable", explica Gonzalo Solano, gerente de construcción de la cadena Starbucks en México, donde ya tiene 12 años de operación exitosa.

La remodelación de las cafeterías Starbucks tuvo que ver con el acabado de los materiales, que se vean naturales, con sus texturas y colores originales: "que el de madera fuera muy parecido a la madera, el de acero al acero", y con los diseños locales que  hacen referencia al lugar donde se ubica la cafetería.

Cielito Querido
Los pisos de mosaicos coloridos y los pocillos de peltre de la casa de la abuela se mezclan con diseños tipográficos atrevidos que salpican desde sus paredes a los clientes de Cielito Querido Café, una marca 100% mexicana relativamente nueva pues tiene apenas tres años en el mercado.

Los inversionistas supieron entender desde un principio que el diseño interior es "el pilar de la marca", describe Diego Landa, director general de la franquicia.

Publicidad

los inversionistas de Cielito Querido observaron a su competencia. Al hacerlo descubrieron dos cosas. La primera, que la movilidad en la ciudad es complicada, entonces, el consumidor busca un espacio agradable donde tener una mesa para trabajar y conectarse a internet. La segunda, que el espacio tenía que brindar comodidad, seguridad y tranquilidad.

Fue entonces que Cielito Querido contactó al interiorista mexicano Héctor Esrawe para atender el punto fino del negocio.

"Debemos partir de la base que el diseño interior es un diálogo que reta al consumidor y para ello debemos entender el contexto en que vivimos", relata Héctor a Ointeriores quien reconoce que en nuestro país se vive un momento de identidad con el concepto "nacionalista".

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad