Publicidad
Publicidad

Una boutique diseñada exclusivamente para las mascotas

El diseño de la boutique canina & spa 'Mi Perrito' fue realizado pese a las restricciones del edificio, el cual está catalogado por el INAH.
Spa canino_2
Spa canino_2 - (Foto: Mariana Villavicencio)

El diseño interior que las marcas eligen para ambientar sus locales puede resultar en su contra, pues dada la inestabilidad económica y de comportamiento del mercado, éstas pueden verse en la necesidad de tener que rentar en otro sitio al poco tiempo de haber inaugurado.

Elementos como pisos, plafones, mobiliario empotrado, estructuras fijas, muebles sanitarios, azulejos en muros, espejos y algunos tipos de luminarias, representan dinero perdido a la hora de dejar el local.

La solución a esto es adaptar los espacios con arquitectura escenográfica, que pueda desmantelarse y adecuarse a otro lugar.

Por ejemplo, la boutique canina & spa "Mi Perrito" (Guadalajara 53A, Roma Norte), cuenta con un esquema que sigue esta línea, que además de servir para futuros imprevistos como los ya mencionados, fue requerido por el mismo edificio que está catalogado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), lo que conlleva una serie de restricciones de diseño.

En general, el proyecto está basado en la visión sustentable de la marca, por lo que todos los acabados son de materiales ecológicos y/o naturales.

Publicidad

Mariana Villavicencio

Se colocó un piso flotado de tablas de madera de pino de tercera, reutilizada para conservar el piso existente del local; el mobiliario está conformado por muebles reciclados tratados, y huacales de desperdicio. Todas las instalaciones del área de estética y spa son aparentes, incluso, en lugar de extractores se colocaron dos cajas de ozono que purifican el aire y eliminan malos olores. Todas las luminarias son de pared, porque el techo es una bóveda catalana de la cual no pueden colgarse lámparas u otros objetos.

Por último, para separar el área de boutique y estética-spa se colocaron un par de divisiones metálicas móviles, que además de funcionar como maceteros bloquean la visión entre ambos usos, pero de manera permeable. De este modo no se le resta profundidad a la tienda y se logra la privacidad necesaria.

En resumen, este tipo de diseño no estructural es ideal para cuando no se tiene la certeza de la permanencia en un sitio.

Publicidad

Finalmente, las adecuaciones que se realicen al inmueble se quedarán en el mismo y la ganancia será para el propietario, lo que significa pérdida de la inversión, necesidad de reinversión y contaminación generada por el material de desperdicio.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad