Publicidad
Publicidad

Las oficinas del DF invertirán 350 mdd en interiorismo

Los polos más atractivos serán Reforma, Polanco, Lomas, Santa Fe, Interlomas, Insurgentes y Perisur: Jones Lang LaSalle.
Oficina
Oficina - (Foto: Cortes�a Cosmit/Saverio Lombardi Vallauri)

La industria construirá en la ciudad de México alrededor de 1,800,000 m2 de oficinas con miras a 2018, un promedio de 350,000 m2 por año, explica un análisis realizado por Jones Lang LaSalle, firma especializada en servicios inmobiliarios comerciales.

Puntualiza que esto significa una inversión promedio en interiores corporativos de 350 mdd de forma anual, la cual engloba diseño, construcción, mobiliario/equipamiento y gerencia de proyectos.

Reforma, Polanco, Lomas, Lomas Altas, Bosques de las Lomas, Santa Fe, Interlomas, Insurgentes y Perisur son las zonas donde se concentra el mayor número de edificios corporativos en construcción, indica Jones Lang LaSalle.

Tendencias de diseño
En los próximos años, 98% de los empleados laborarán desde una estación abierta de trabajo, pues la tendencia en el mundo es la desaparición de privados dentro de oficinas, comenta Arturo Bañuelos, presidente de la Asociación Mexicana de Interiorismo Corporativo (AMIC).

"Los nuevos diseños, en cuanto a la distribución en una oficina, llevan espacios de colaboración abiertos, con estaciones de trabajo tipo benching, que consisten en bancas con guardado inferior y con mamparas bajas o nulas entre cada estación, con el fin de establecer una comunicación directa entre todos los colaboradores de la empresa", explica.

Publicidad

El también vicepresidente ejecutivo de Proyectos y Desarrollo de Servicios de  Jones Lang LaSalle, argumenta que también estará presente la creación de salas de juntas informales, conocidas como casual collision, las cuales propiciarán el encuentro entre colegas a la hora del café y la discusión de temas del día a día, "de una manera menos rígida".

El aprovechamiento de la luz natural es una tendencia recurrente en el diseño de corporativos; esto se logra con mamparas bajas y una distribución estratégica de unidades de trabajo junto al núcleo de servicios del edificio, lo que permite una buena calidad de aire interior y crear una atmósfera de trabajo más cordial que puede derivar en una mejor productividad, agrega el especialista.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad