Publicidad
Publicidad

264 cajas 'dan la vuelta' al interiorismo de una tienda

FOTOGALERÍA: VAUMM architecture & urban planning diseño los interiores de una tienda que vende productos y servicios por internet en España.
Placeholder articulo
Placeholder articulo

VAUMM architecture & urban planning diseñó una estructura basada en cajas de cartón, como parte de la decoración de la tienda Deskontalia, en San Sebastián, España. Con una inversión aproximada de 24,000 euros, el despacho logró convertir el local en un punto de reunión.

La propuesta de realizar una "pieza escultórica" de cartón -integrada por 264 cajas de seis tamaños diferentes-, tiene la finalidad de definir a la marca que vende productos y servicios por Internet, al mismo tiempo que tiene que ver con el reciclaje, el low cost y el mundo de lo cambiante y casual.

Cada una de las cajas viene impresa con el logo de la empresa D-. "Lo que era difícil era conseguir un espacio atractivo y que sirviese de imagen de marca para una web comercial que al final no vende un producto especifico, sino que vende de todo", puntualiza Javier Ubillos, socio de VAUMM architecture & urban planning.

El despacho español propuso que la funcionalidad del local, de 138 m2, no sólo sirviera para el punto de entrega de los productos, sino que además fuera un punto de reunión en el que hubiera un intercambio con los clientes, un lugar para exponer los productos o para leer el periódico y tomarse un café.

Asimismo, tiene una instalación de sonido, proyectores con los que se puede interactuar, tablets y computadoras detrás del mostrador, entre otro tipo de tecnologías.

Publicidad

"La idea era crear un espacio atractivo y que fuese flexible. También el mobiliario que hemos hecho desde el mostrador, el centro de mesas y taburetes tienen que ver con ese lenguaje de las cajas de cartón; aunque sea de madera es un mobiliario que se puede desplazar de forma que la tienda se pueda convertir en un espacio para charlas", cita el arquitecto, en entrevista con Obras.

Las cajas –de tipo americano- funcionan a su vez como estanterías y algunas piezas se pueden mover, a excepción de las que están atornilladas en el techo, cuyo proceso total de instalación tardó aproximadamente mes y medio.

"No tienen ningún tratamiento especial, son cajas directamente compradas en almacén y directamente pegadas al techo y a las paredes", comenta Ubillos.

El proceso de armado e instalación también fue sencillo, ya que sólo se utilizó pegamento y/o tornillos para su instalación y armado.

"El reto fue convencer al cliente de que eso iba a funcionar, y luego teníamos un plazo muy corto, tampoco sabíamos como iban a funcionar las cajas, porque no estábamos seguro de si iban a aguantar o a deformarse demasiado", puntualiza Ubillos.

Publicidad

El resto del local diáfano se caracteriza por el uso de blancos en las paredes y resina blanca en el suelo, a modo de almacén o de espacio neutro, en el que básicamente es suficiente un mostrador para atender al público.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad