Publicidad
Publicidad

Las oficinas del futuro se interconectarán como neuronas

Espacios pequeños con interconexión, transparencia, muebles ergonómicos, formas y colores orgánicos marcan la tendencia.
oficinas_2
oficinas_2 - (Foto: Cortes�a Grupo San Pablo )

Hay quienes definen la oficina del futuro como un pequeño lugar donde los directivos conviven con el resto de su equipo de forma desenfadada, cercana y sencilla. En esos nuevos centros de trabajo, lo más importante no son los privados con grandes sillones de piel tras un escritorio inmenso, sino los espacios para intercambiar ideas, habilitados con sistemas de interconexión.

En ese sentido, las cualidades de las nuevas formas de trabajo, de acuerdo con los especialistas, son la flexibilidad, la generación y el intercambio de ideas y la alta tecnología en materia de interconexión. A partir de eso es que los diseñadores comienzan a dar rienda suelta a la creación de ambientes donde el factor más importante es el ser humano. 

Fernando Gutiérrez Ahrensburg, de la Asociación Mexicana de Interiorismo Corporativo, augura: “Viene un cambio cultural enorme en cómo trabajamos, impulsado por la tecnología de los últimos 20 años. La democratización de la operación ya no es una estructura vertical jerarquizada de forma rígida; hay una fuerte democratización de los negocios y los líderes son líderes natos, eso tiene un reflejo directo en el diseño de oficinas”.

El también director de GA&A, empresa especializada en la integración de equipos de trabajo en construcción y diseño interior, comenta que la capacidad de conseguir una enorme cantidad de información resulta en oficinas completamente distintas.

Publicidad

Cortesía Grupo San Pablo 

Si antes el diseño iba enfocado a un reconocimiento de poder a través de los espacios, eso ya no importa, la mayoría del trabajo se hace o no en la oficina, es un flextime; puedes trabajar en un Starbucks o en casa, precisa Gutiérrez Ahrensburg.

Hay oficinas en Holanda, agrega, que funcionan como centros culturales, donde las personas se reúnen con ideas y conceptos intelectuales, y funcionan como incubadoras de negocios  y no son propiedad de nadie; no hay una estructura organizacional.

Las oficinas del futuro "serán diferentes y van a parecer más un club social". Por ello, estima que las empresas con más de 500 personas en sus instalaciones "pueden bajar su costo operativo y atraer más talento siendo creativos, en lugar de poner oficinas enormes".

En el sector financiero, que es el más conservador, agrega, hay cambios. "Antes, los bancos consumían espacios de entre 15 y 18 m2 por persona, ahora andan en el rango de ocho o menos. Y en empresas nuevas de internet ni escritorios hay; están rodeados de mesas de billar, de elementos que generan interacción con tal de que se platique, se juegue y se desarrollen nuevas ideas de negocios".

Publicidad

Fotografía: Cortesía Grupo San Pablo 

Jeff Reuschel, director global de Diseño en Haworth, advierte que "el mayor reto para los diseñadores de interiores es desarrollar soluciones  para  las personas que ocupan los espacios que tienden a ser cada vez más pequeños, porque eso puede impactar en el nivel de estrés". 

Para el directivo de Haworth, firma especializada en espacios de oficina, "las  personas que laboran en este tipo de lugares pueden presentar problemas de concentración porque están demasiado cerca una de la otra, y eso impacta en su habilidad; la presión para reducir los costos es constante, y por ello se convierte en uno de los grandes retos".

Considera que, en adelante, el papel de los diseñadores "es abocarnos a los ocupantes. Las necesidades de quienes ocupan los espacios son distintas a las de quienes compran los muebles o determinan los espacios. La línea de quienes compran es no pagar mucho. Los diseñadores entonces deben abocarse a quienes ocuparán los espacios; es mejor contar con personas que puedan trabajar, ser productivas y felices, a tener personas enfermas".

Publicidad

Fotografía: Cortesía Grupo San Pablo 

De acuerdo con Jeff Reuschel, una de las tendencias en el mundo es la concepción del Design thinking, que implica ver los problemas en su totalidad y no sólo en partes; en ese sentido, el directivo piensa que al desarrollar de forma natural su hemisferio derecho, los diseñadores tienen la capacidad de ver todas las perspectivas de un problema y, por ende, serán quienes tengan la capacidad de desarrollar soluciones a los grandes problemas del futuro.

Para el director global de diseño de Haworth, no hay una oficina ideal en el futuro, pues el verdadero ideal es aquel que se acerca más a lo que las personas que habitarán las oficinas necesitan, y a la cultura de la organización de que se trate. "Necesitamos  saber qué clase de cultura empresarial domina, qué es lo que la organización pretende y qué hacen las personas antes de determinar cuál sería el ideal". 

Explica que la única medición certera sobre la efectividad de un diseño interior es la percepción de los ocupantes; "ése es el mejor juicio". En mi experiencia, agrega, "arquitectos y diseñadores de interiores quieren hacer lo mejor para los ocupantes, pero, frecuentemente, no cuentan con el tiempo ni los recursos necesarios para hacer lo que ellos considerarían mejor. Es un reto muy difícil". 

Publicidad

Capacidad tecnológica 

En las oficinas que imagina Fernando Gutiérrez, todo mundo tiene laptop y mueve la información y los contenidos constantemente, a donde vive. Las salas de reunión tienen mucha capacidad tecnológica para una comunicación permanente, no muchas pantallas, sino espacios para propiciar la interacción humana, que es lo fundamental. El diseño debe pensar en un escenario donde los empleados puedan estar sentados, platicando ideas nuevas y obteniendo otras de la red. Y sí importa dónde te sientas y cómo trabajas: los espacios, los muebles ergonómicos, comenta.

En este sentido, Jacobo Guajardo, director para México y América Latina de  Haworth, considera que  los espacios ahora son diseñados bajo el concepto activity based work, "donde toda la empresa es tu espacio de trabajo". El direccionamiento del diseño apunta a áreas más abiertas, la desaparición de paneles, espacios enfocados a la colaboración, donde se desarrollan ideas y se buscan soluciones, se interactúa con otras personas, otros espacios que son informales pero donde puedes platicar, precisa. 

El cuerpo humano, agrega Guajardo, está diseñado para moverse, no para estar quieto, por ello, "la silla en la que el cuerpo pueda moverse más libremente va a generar mejor desempeño de las personas y que pasen más tiempo sentadas dedicadas a la etapa creativa". 

En la silla, comenta, pasas 40% de tu vida, por esa razón, la que se adecue a cualquier persona en estatura, peso, forma de trabajo, que tenga un alto porcentaje de material reciclado y que sea un producto ciento por ciento reciclable al final de su vida útil, será la idónea. 

Publicidad

 

Fotografía: Cortesía Grupo San Pablo 

Jeff Reuschel explica al respecto: "Se trata de asegurarnos de que los productos tengan una vida prolongada, aun si hay remodelaciones o cambios en la compañía, o si se trasladan de una compañía a otra. Éstos deben ser adaptables a cualquier necesidad de las organización, lo peor es cuando el producto dura poco y termina siendo basura y contaminando la tierra".

Marco Álvarez, director regional de México y Centroamérica de Interface, empresa especializada en alfombras modulares para corporativos, menciona que, en este rubro, la tendencia es la integración de la naturaleza a los diseños a fin de propiciar un mejor trabajo. 

 Y acepta imaginar el futuro: "Las alfombras deben tener interconexión con la iluminación y la seguridad, a fin de que permitan el monitoreo de ciertas áreas  y espacios, y que se pueda determinar cuántas personas se quedaron paradas en cierto lugar, así como su peso. Además, claro, de sus cualidades sustentables antes, durante y después de su uso, algo que ya ofrece Interface".

Publicidad

Para Stonedesigns, despacho que diseñó el interior del corporativo  Ymedia en España, hoy las oficinas "representan un pequeño pueblo en el que los directivos conviven con el resto de sus equipos de forma natural, desenfadada, cercana y sencilla", dice Virginia Higuera. 

Archivo Obras 

La sencillez, agrega, "es un elemento importante tanto en el diseño de los espacios como en los materiales para lograr una sensación de unidad".

Fernando Gutiérrez destaca que las oficinas marcan la pauta en el futuro del diseño interior. No sólo porque son uno de los mercados más fuertes para la industria del interiorismo, sino porque son reflejo de los cambios culturales  y sociales. "La forma en que trabajamos y los resultados obtenidos definen, en gran medida, el comportamiento cotidiano en los demás ámbitos". 

Publicidad

La mejor oficina, considera, "va a ser  la que se adapte a la nueva cultura, que es mucho más virtual, mucho menos oficina física, con mayor cobertura y equipos, muy interactiva, con mucha capacidad tecnológica para banda  ancha y, sobre todo, con espacios con capacidad para la  interacción  humana". 

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad