Publicidad
Publicidad

La industria inmobiliaria será inviable en la CDMX sin sustentabilidad

Ileana Villalobos Estrada, titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda de la capital mexicana, segura que el desarrollo inmobiliario no puede darse a costa de la misma ciudad.
Ileana Villalobos  Seduvi
Para Ileana Villalobos, el dinero que pagan actualmente las inmobiliarias por obras de mitigación del impacto urbano debería aplicarse justamente en las zonas donde se construye, en vez de ser concentrado por la Secretaría de Finanzas como parte de los ingresos generales del gobierno capitalino.

CIUDAD DE MÉXICO. El desarrollo inmobiliario debe cambiar para realizarse con apego a la sustentabilidad de la Ciudad de México y no a costa de ella, una lógica que hasta ahora ha generado problemas como falta de movilidad o sobreexplotación del agua, advierte Ileana Villalobos Estrada, titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda de la capital (Seduvi).

“El desarrollo inmobiliario, al igual que cualquier otra actividad productiva de la ciudad, tiene que basarse en mayores criterios que favorezcan la sustentabilidad”, dice en entrevista, luego del Encuentro Expansión dedicado a este tema.

“Si eso no lo hacemos, no solo la industria inmobiliaria no tiene mucha viabilidad; en general, la ciudad no tiene viabilidad”, insiste la secretaria.

La funcionaria reconoce que la construcción de grandes desarrollos, tanto de oficinas como habitacionales, se ha dado de forma dispareja durante los últimos años. Por ello, estas obras se han concentrado en algunos puntos de la CDMX, pese a que no cuentan con infraestructura urbana ni con servicios suficientes.

“De veras no podemos seguir desarrollando en Álvaro Obregón, cerca de estas barrancas o, inclusive, utilizando parte del área verde que colinda con la barranca pero que es propiedad privada”, dice.

Lee más: Víctor Romo quiere endurecer penas a constructores que violan la ley en CDMX

Publicidad

“No es que estemos en contra del desarrollo inmobiliario; simplemente, nuestra ciudad tiene límites. Hay umbrales que no podemos traspasar ya, porque estamos comprometiendo principalmente uno de los recursos estratégicos para nuestra ciudad, que es el agua”, señala la secretaria.

Para Villalobos, el dinero que pagan actualmente las inmobiliarias por obras de mitigación del impacto urbano debería aplicarse justamente en las zonas donde se construye, en vez de ser concentrado por la Secretaría de Finanzas como parte de los ingresos generales del gobierno capitalino.

“Estamos muy conscientes de que todos los impactos urbanos tienen que mitigarse en las propias zonas donde se generan estos impactos. Ahí tenemos un trabajo por delante también muy fuerte, porque si bien es cierto que acabamos de revisar las autorizaciones, también estamos revisando el cumplimiento de las mitigaciones”, comenta.

En busca del equilibrio

Para equilibrar el crecimiento de la ciudad, Villalobos sostiene que es necesario dejar de sobreconstruir en zonas como Avenida Toluca, en Álvaro Obregón, donde los carriles no son suficientes para atender las necesidades de movilidad en la zona, o Granada, en Miguel Hidalgo, donde los habitantes están rodeados de oficinas y carecen de escuelas o mercados públicos.

Un paso hacia ese equilibrio es la creación de la Ley de Planeación, cuyo proyecto de dictamen es elaborado en el Congreso local junto con la formación de un nuevo Instituto de Planeación.

Más información: El Invi carece de presupuesto para atender la demanda de vivienda en la CDMX

“Un instituto de esta naturaleza puede estar viendo y estudiando a cabalidad cuáles son las potencialidades del desarrollo de nuestro territorio, cuáles son sus límites y qué tenemos que hacer para que efectivamente situaciones como la disponibilidad y calidad del agua no impacten el desarrollo de la ciudad”, dice la funcionaria.

Entre los puntos centrales que deberán considerarse para planear el desarrollo de la ciudad, además de la gestión de riesgos, Villalobos destaca la protección de áreas de conservación ambiental.

“Debemos preservar ese suelo, porque de ese suelo podemos proveer de agua al desarrollo inmobiliario. Por la falta de inversión en infraestructura y la falta de preservación de ese suelo de conservación, hoy en día es un límite para el desarrollo inmobiliario”, advierte.

En paralelo, el gobierno local ha lanzado el proyecto de crear 11 corredores de desarrollo, para aprovechar zonas de la ciudad con conexión y servicios suficientes, pero que han quedado rezagadas, como Centro Histórico, Tacubaya, Atlampa y Zona Rosa.

“No es que vayamos a financiar la actividad inmobiliaria, vamos a mejorar nuestra ciudad, lo cual requiere que el gobierno se haga cargo de lo que le toca: mejorar el transporte, las condiciones de distribución del agua, mejorar la movilidad, el espacio público”, indica.

Lee también: El desarrollo urbano de la CDMX necesita un gran pacto, advierten

Los planes de la Seduvi

La secretaria es la primera en señalar que combatir el exceso de trámites y burocracia es uno de los principales pendientes que actualmente tiene la Seduvi.

“Es una institución que atiende cerca de 55 trámites. Hemos hecho un estudio exhaustivo estos meses para, por lo menos de los que se tienen que reducir los requisitos, reducir la documentación que tiene que entregar hasta 10 veces cualquier promovente”, dice.

“Estamos conscientes al menos en ese sentido de que el devenir de la secretaría no puede ser así, no puede continuar de esa forma. Debemos tratar de simplificar y también de reducir trámites”.

Villalobos trabaja también con otras dependencias para actualizar la cartografía catastral, aprovechar la tecnología para reducir trámites y hacer más accesibles los certificados virtuales de uso de suelo que ya se pueden obtener de forma digital.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad