Publicidad
Publicidad

La guerra comercial EU-China beneficia a los inmuebles industriales en México

Las tensiones entre ambos países propician un escenario favorable para el rubro industrial de bienes raíces, dice la consultora CBRE, pero también advierte un impacto en el crecimiento mundial.
La guerra comercial entre Estados Unidos y China está cerca de cumplir un año.
iStock by Getty Images

CIUDAD DE MÉXICO. Las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China están beneficiando al sector inmobiliario industrial mexicano en dos sentidos, la sustitución de bienes de importación chinos por productos mexicanos, lo que fortalece a las manufactureras en México, y la búsqueda de las empresas establecidas en China por reubicarse en
territorio nacional para seguir siendo competitivas.

La firma de consultoría en bienes raíces CBRE ve este panorama para el segmento industrial mexicano, pero también advierte sobre los efectos que dicha guerra comercial pueden tener sobre sobre el crecimiento económico mundial. Y en ese sentido estima un efecto negativo que obligará a las empresas internacionales a hacer ajustes en inversiones, beneficios y productividad.

El análisis de CBRE, cita un estudio de la ONU de febrero pasado en el que se prevés que los países que se beneficen más del conflicto EU-China sean aquellos más competitivos y con la capacidad económica para remplazar a las empresas estadounidenses y chinas. La ONU estima que México captará cerca de 27,000 millones de dólares del comercio entre ambos países, lo que representaría 6% de las exportaciones mexicanas.

Lee más: Guía para invertir en inmuebles industriales

La firma destaca que en el primer bimestre del año, México se convirtió en el primer socio comercial de EU, de acuerdo con las estadísticas del balance comercial con el país del norte. En ese periodo, el valor de intercambio entre ambos países fue de 97,418 millones de pesos, lo que equivale a 15% del intercambio total de Estados Unidos,

En los primeros dos meses del año, las exportaciones mexicanas hacia EU crecieron 5% anual, mientras que las chinas se contrajeron 12%, de acuerdo con cifras del Departamento de Comercio. El sector automotriz, principalmente autopartes (49%), sigue dominando las exportaciones mexicanas.

Publicidad

En ese sentido, dice el reporte, este año algunas armadoras iniciarán operaciones en México. Además, BMW arrancará en San Luis Potosí y Toyota en Guanajuato. En Aguascalientes, Mercedes Benz aumentará los modelos de fabricación mexicana.

"La demanda de espacios industriales durante el primer trimestre de 2019, derivada del sector automotriz y del manufacturero representaron dos tercios de la comercialización de naves industriales (30 y 29% respectivamente), los mercados con mayor absorción neta fueron Ciudad de México, Monterrey y Ciudad Juárez", dice Yadira Torres, directora de Investigación de mercados en CBRE México, citada en el documento.

La ejecutiva agrega que 2019 arrancó con una demanda bruta industrial similar a la de 2018, que es de 750,000 metros cuadrados.

Más información: Vesta vende ocho inmuebles industriales en Querétaro y Toluca

Además del volumen de exportaciones, las compañías ubicadas en China están viendo a México como territorio donde pueden ganar competitividad.

De acuerdo con la firma de consultoría, "está sucediendo un efecto de relocalización, que tiene que ver con que empresas de origen chino están comenzando a ver a México como un destino para reubicarse por las ventajas que ofrece, como la renegociación del T-MEC, la presencia de mano de obra calificada y menores costos logísticos", explica el reporte.

En medio de la disputa entre EU y China, el presidente Donald Trump, anunció este viernes el fin de los aranceles al acero y aluminio con Canadá y México, lo que ayudará a los tres países a obtener la ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Legisladores estadounidenses habían insistido en el levantamiento de los aranceles a Canadá y México antes de someter a voto el acuerdo comercial.

Analistas prevén que las tensiones comerciales entre Washington y Beijing seguirán impactando el humor de los inversionistas, que han ajustado sus carteras hacia activos menos riesgosos, preocupados por la desaceleración global y la interrupción de las cadenas de suministro.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad