Publicidad
Publicidad

Airbnb reanima el sector inmobiliario en Grecia, pero divide opiniones

La fiebre de Airbnb ha hecho crecer la demanda de vivienda en alquiler en Grecia. Koukaki se convirtió en 2016 en el barrio con el crecimiento más rápido para Airbnb a nivel global.
Grecia - Atenas
Hay más de 8,000 apartamentos para alquilar apenas en el centro de Atenas, de acuerdo con Airbnb.

CIUDAD DE MÉXICO. La plataforma de renta de inmuebles Airbnb ha aumentado la demanda por alquilar una vivienda en Grecia, situación que provoca un incremento en los precios de los alquileres para los inmuebles de la ciudad, lo que para algunos significa un impulso al sector inmobiliario, pero para otros es un desplazamiento de los habitantes locales.

Para Dimitra Dionysopulo, quien vive a la sombra de la Acrópolis de Atenas, no hay dudas sobre la "invasión" promovida por Airbnb en su barrio. "Ruido de obras, depósito de escombros en cada calle, y valijas con ruedas", dice la mujer de 50 años.

Dionysopulo vivió toda su vida en el distrito de clase media de Koukaki, que ahora se encuentra en el centro de una tormenta. En 2016 fue nombrado el barrio de crecimiento más rápido para Airbnb a nivel global, con una expansión de nada menos que 800 por ciento.

¿El principal atractivo del barrio? La corta distancia del uno de los más famosos sitios arqueológicos del mundo, la Acrópolis de Atenas, así como de su moderno museo.

Lee también: Cusco puede dejar de ser patrimonio mundial por la ampliación de un hotel

Centenas de departamentos en los viejos edificios de Koukaki están ahora en oferta. Los alquileres se han duplicado y familias enteras han sido desplazadas por propietarios interesados en el dinero fácil, dijo Dionysopulo.

Publicidad

"Conozco a tres familias que ya se han marchado, y ahora estamos tratando de hallar un lugar para una cuarta", dijo la mujer.

Grecia fue duramente castigada por la crisis económica de 2008 y los planes de austeridad impuestos por la Unión Europea, y por ello, el país perdió aproximadamente un cuarto del Producto Interno Bruto (PIB), con un espectacular aumento del desempleo y una gigantesca deuda externa.

Dionysopulo no es la única que siente que el fenómeno Airbnb, como en otras grandes ciudades, está haciendo estragos.

En 2019, las autoridades griegas decidieron exigir registros y aplicar impuestos a los propietarios de apartamentos ofrecidos en Airbnb.

No beneficia a todos

De acuerdo con Angelos Skiadas, líder de la asociación griega de inquilinos, el impacto de Airbnb es de tal naturaleza que ha se ha extendido a suburbios de Atenas sin ningún interés turístico.

"Los propietarios piensan que es una cura para todos los males, que resolverá sus problemas de por vida", dijo, y añadió que muchos usan esta plataforma como amenaza para elevar los alquileres.

La falta de alquileres es particularmente grave en islas donde se torna difícil hallar alquileres después de mayo, cuando comienza la temporada turística, dijo Skiadas. "Es una burbuja, las cosas se van a equilibrar", añadió.

El sector hotelero también menciona que la situación está fuera de control, pues de acuerdo con un estudio encomendado por la asociación comercial, hay más de 76,000 propiedades en Grecia que están disponibles mediante plataformas de alquiler compartido.

Entérate: Podrías ganar hasta 51,300 pesos anuales siendo anfitrión de Airbnb en CDMX

El estudio afirma que la caída en la disponibilidad ha impulsado un aumento de 9.3% en los alquileres en un año, en una tendencia que afecta de forma desproporcionada a los segmentos más pobres de la población, como los jubilados.

Como una señal de que se alcanzó un punto de saturación en el barrio de Koukakis, es que en marzo, el gobierno de Grecia interrumpió la construcción de un edificio de nueve pisos, casi terminado, que incluía una vista espectacular del Partenon.

El alquiler compartido vino para quedarse

Sin embargo, las opiniones sobre los alquileres en la modalidad Airbnb están divididas. Stratos Paradias, líder de la asociación griega de propietarios, alega que el modelo ha ayudado a "revivir" el mercado inmobiliario.

Entre 2008 y 2017, los precios de las viviendas cayeron 40% y apenas comenzaron a recuperarse el año pasado, de acuerdo con números del Banco de Grecia.

"El alquiler compartido es una institución que vino para quedarse. Crea empleos e ingresos para la gente, muchos de los cuales no tienen otra opción para pagar sus impuestos y deudas", dijo Paradias.

Además, afirma, la modalidad "ha impulsado el turismo". "Los hoteles no pueden cubrir la demanda", añadió, y aseguró que a raíz de la crisis económica había "decenas de miles" de propiedades vacías.

Te puede interesar: Las ciudades del mundo más caras (y las más baratas) para vivir

Un impulso económico

De acuerdo con Airbnb, hay más de 8,000 apartamentos para alquilar apenas en el centro de Atenas, a un precio promedio de 67 euros por noche, incluyendo allí 1,200 pisos en distritos próximos de la Acrópolis.

Entre los propietarios se incluyen chinos, rusos e israelíes, que se beneficiaron de una "visa de oro" lanzada en 2013 y que garantizaba derechos de residencia a quienes adquieran propiedades por más de 250,000 euros.

"En algunos casos, han comprado bloques enteros de departamentos. Los alquileres compartidos claramente impulsaron el mercado", dijo Lefteris Potamianos, de la asociación de agencias inmobiliarias de Atenas.

Dionysopulo, la fiel residente de Koukaki, también posee un apartamento que podría ofrecer en Airbnb, pero se niega a dejar en la calle a su inquilino de años, un empleado público, con cuestiones éticas.

"En un país donde los precios suben y los ingresos caen, ¿cómo puede uno aumentar el alquiler? Lamento decirlo, pero en Grecia no miramos la escena general, apenas nos miramos a nosotros mismos", añadió.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad