Publicidad
Valor Inmobiliario / header desktop Obrasweb
Valor Inmobiliario
Publicidad

Renta tu inmueble para rodajes de películas

Rentar espacios inmobiliarios como set de filmación puede convertirse en un gran negocio.
filmación
La CDMX es un enorme estudio de cine que tiene escenarios con una gran variedad de épocas y arquitecturas.

Nota del editor: Este artículo se publicó originalmente en el suplemento Valor Inmobiliario de Expansión, correspondiente al periodo Noviembre-Abril 2019.

Igual que en las inversiones inmobiliarias, en el cine una parte esencial del éxito descansa en la locación. En un sentido estricto, cualquier lugar o espacio puede serlo y tanto por estética como por costos, los escenarios reales son muy apreciados por los creadores audiovisuales, que los prefieren por sobre los foros y la escenografía.

"Una casa con espacios amplios e interesantes en la CDMX, y con una ubicación accesible para los camiones de una producción, puede ganar entre 20,000 y 150,000 pesos por llamado (jornada de grabación/ filmación de 12 horas)", comenta Gustavo Angelino, director general de Adamantium Locaciones, quien lleva 35 años como gerente de locaciones fílmicas.

El rango de precios de renta es tan amplio como la diversidad de locaciones que existen en materia inmobiliaria: departamentos, casas, oficinas, restaurantes y edificios enteros son rentados día con día para producir una película, una serie de televisión, un videoclip musical o un anuncio publicitario. No existe un tabulador establecido, cuenta Angelino. Se trata de convenios entre particulares, que se construyen con acuerdos mutuos.

"Las productoras siempre quieren tener el uso de todas las áreas de la casa por un precio bajo y los propietarios siempre quieren ganar más con pocos inconvenientes", señala Angelino. Los dueños de espacios "vírgenes" suelen ser flexibles respecto al precio y condiciones, pero desconocen el negocio, mientras que los que ya tienen experiencia suelen tener definido su precio y "no se dejan ofrecer, pero ya saben cómo es tener una filmación en casa y pueden llevarlo con más tranquilidad".

Lee también: Las cifras de Airbnb demuestran sus beneficios más allá de polémicas

Publicidad

Los gerentes de locación viven con el ojo alerta, en busca de espacios nuevos para integrar a su catálogo, pero no solo recorren calles, también tienen en sus páginas web y en sus redes sociales la invitación abierta para aquel que tenga un espacio que considere interesante y quiera probar el negocio.

Aunque se trata de un negocio entre particulares, la renta de espacios para filmaciones también beneficia a las finanzas públicas del municipio, ciudad y estado en el que se desarrolla. Más allá del costo de los permisos para filmar en vía pública –que en CDMX va de 871 a 8,693 pesos por jornada–, la derrama económica, la generación de empleos directos e indirectos así como la exposición internacional de la imagen del país, hacen de este un negocio para todos.

La CDMX, todo un foro

México posee una enorme diversidad de escenarios naturales y culturales que han sido protagonistas en infinidad de películas y series, pero entre toda esa riqueza, destaca la CDMX como un enorme estudio de cine que tiene escenarios con una gran variedad de épocas y arquitecturas en espera de ser captadas por la cámara.

Tan solo en el primer semestre de 2018, con entre 25 y 30 filmaciones diarias registradas –y muchas más sin registro por darse enteramente en propiedades privadas–, la actividad fílmica de la CDMX generó una derrama económica directa de 500 millones de pesos mensuales, sin contar con la derrama indirecta, proveniente de los consumos del personal de las producciones en pequeños comercios del barrio donde se ubican las casas principales. Asimismo, se generaron 64,000 empleos directos.

"Tenemos catalogadas y publicadas 15 zonas de alto impacto, consideradas así por la alta recurrencia de filmaciones. Las productoras buscan estas zonas por las características de sus fachadas y su arquitectura", comenta Diana Angélica Álvarez, encargada de despacho de la Comisión de Filmaciones de la CDMX.

Lee además: El sector inmobiliario ve este año una expansión similar a la de 2018

La delegación que concentra mayor número de filmaciones es la Cuauhtémoc; le siguen Álvaro Obregón, Miguel Hidalgo, Coyoacán y Tlalpan, según estadísticas de este órgano, que regula los permisos de filmación en la vía pública y sirve como enlace entre las casas productoras y las instituciones de gobierno pertinentes, como la Secretaría de Seguridad Pública, la delegación o la Secretaría de Gobierno.

La Comisión de Filmaciones de la CDMX –igual que sus similares en otras entidades–, únicamente regula la actividad audiovisual en la vía pública y en las zonas de uso común como parques y mercados. "No autorizamos filmaciones en inmuebles privados. Los acuerdos entre propietarios de inmuebles y una casa productora son particulares, y en esos casos solo nos encargamos de vigilar y regular el ordenamiento de los camiones o de la actividad en vía pública", señala Álvarez.

Aunque históricamente la mayor cantidad de producciones audiovisuales había recaído en materiales publicitarios, de un año a la fecha el reciente boom de las series que alimentan las plataformas de streaming como Netflix y Amazon Prime cambió las reglas del juego.

Hoy 42% de lo que se filma son series, como la de Luis Miguel, o La Casa de las Flores, seguidas por un 18% de espacios publicitarios, telenovelas y por último los largometrajes.

En el primer semestre de 2018, la cantidad de producciones en la CDMX creció 11% en general, respecto al mismo periodo del año anterior.

Con la idea de dispersar los beneficios hacia más zonas de la ciudad y aminorar los problemas que la recurrencia genera en las zonas de alto impacto, la Comisión arrancó en abril el programa Activa tu Locación, para que las Delegaciones propongan escenarios potenciales en sus demarcaciones e incluirlas en el catálogo de locaciones.

Entre abril y agosto, la Comisión hizo recorridos por las delegaciones Azcapotzalco, Iztapalapa y Tlalpan, con buenos resultados en cuanto a generación de nuevos proyectos.

Aunque el catálogo de locaciones no incluye propiedades privadas –solo edificios de gobierno y zonas de uso común en la calle–, contiene algunas casas particulares a petición de sus dueños. "Si el propietario registra su inmueble en nuestra página y nos firma el permiso para levantar imagen, lo incluimos. De otra forma no podemos catalogarlo, pero estamos abiertos", explica Álvarez de la Comisión de Filmaciones.

Más información: Haz que la remodelación de tu inmueble sea un verdadero negocio

6 BÁSICOS PARA UN BUEN CONVENIO

Aunque al final de la filmación la casa deberá dejarse exactamente como se recibió -con fotos como testigo-, Gustavo Angelino, de Adamantium, recomienda establecer las condiciones claramente y por escrito desde el principio:

  1. Horarios. Por lo regular la jornada arranca entre cinco y seis de la mañana y el propietario debe recibirlos.
  2. Con muebles o sin muebles. Pocos productores prefieren espacios vacíos, si hay muebles y contenidos, ahorran presupuesto.
  3. Establecer las áreas que pueden usarse. La gente puede vivir en la casa que renta, solo que durante el llamado no podrá usar los espacios que rentó.
  4. Solicitar hospedaje alterno. Para filmaciones de largo aliento, puede negociar con la producción que lo aloje en un hotel.
  5. Estipular si el baño estará disponible para uso del personal, o no.Retirar objetos valiosos que pudieran perderse o romperse durante la filmación.
  6. Retirar objetos valiosos que pudieran perderse o romperse durante la filmación.

Espacios amplios y buena vecindad

Los requisitos físicos para que un inmueble funcione como foro de filmación son más bien de espacio: interiores amplios para permitir el paso y colocación de equipo y personal, y un lugar para estacionar entre siete y 12 camiones de producción, ya sea dentro del predio o en las calles que rodean la propiedad.

Este último punto hace que una buena relación con los vecinos sea determinante para el éxito del negocio, indica la representante de la Comisión de Filmaciones de la CDMX, organismo que además de los permisos para filmación en vía pública, genera los avisos para estacionar los camiones en la calle cuando se filma dentro de una propiedad privada.

"Se estacionan normalmente a las cinco de la mañana y están durante todo el día. El crew (personal de producción), son entre 80 y 120 personas y, si no están llevando y trayendo equipo de un lado a otro, están en la banqueta comiendo, fumando, platicando, o recargados en los autos o en los muros de los vecinos. Hay un camión de catering, otro con baños y uno con una planta generadora de energía eléctrica que hace mucho ruido", indica Álvarez.

Todo esto podría generar problemas vecinales a los propietarios de los inmuebles, y aunque la Comisión no autoriza ni desautoriza la renta de inmuebles privados, sí tiene la obligación de atender las quejas de vecinos, asociaciones y cualquier grupo civil inconforme con la filmación.

Álvarez reconoce que la mediación es una de sus funciones más delicadas, pues "cada filmación significa el trabajo de muchas personas, pero también los vecinos necesitan respeto para sus hogares y su tranquilidad. La persona que renta su casa para filmaciones debe avisar y llevar la mejor relación que pueda con ellos".

Por su parte, agrega, la Comisión tiene establecidos protocolos para que las productoras apoyen a la comunidad y los vecinos los vean con mejores ojos, como la limpieza de calles, el pago de seguridad o la donación de pintura para balizado de banquetas y pasos de cebra.

Sin embargo, en algunas de las zonas catalogadas de alto impacto los problemas son cada vez más comunes. "Hay zonas en que a los vecinos les gusta sentir la magia de una filmación, pero en otras ya están cansados, tienen un camión frente a su casa diario y ya no quieren", dice Álvarez, quien diariamente procesa en promedio 50 permisos.

Para obtener un permiso, las productoras entregan a la Comisión la solicitud, el mapa de localización y una póliza de seguro de responsabilidad civil, por si se genera algún daño en vía pública o en la propiedad privada de los vecinos o del propietario que les rentó.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad