Publicidad
Publicidad

Viviendas ambulantes, fenómeno más que común en Los Ángeles

El fenómeno se está viendo con automóviles, así como en camionetas van que han sido adaptadas como habitaciones o salas de estar por sus dueños.
House truck
House truck - (Foto: Tomado de Flickr/ The Digital Generation)

La vivienda ambulante ha pasado de ser un caso aislado a una alternativa para miles de residentes en la ciudad estadunidense de Los Ángeles.

A consecuencia de la severa crisis económica de hace un lustro, durante la cual diversas personas perdieron sus propiedades, el impacto en este renglón es de llamar la atención.

En la ciudad de Los Ángeles, una de las más pobladas del país, ver gente durmiendo en sus autos ya forma parte del mosaico social.

El fenómeno se está viendo con automóviles, así como en camionetas van que han sido adaptadas como habitaciones o salas de estar por sus dueños.

“Mi esposa y yo perdimos nuestra casa por mensualidades altísimas y hemos optado -como forma de recuperarnos y ahorrar- por vivir en el auto”, contó Rubén Martínez.

Publicidad

Martínez, quien perdió su propiedad en 2009 y con tarjetas bancarias al tope, desde entonces decidió acondicionar su vehículo.

Mientras trabaja en una compañía de seguros de auto su esposa labora cuidando niños. “Así estamos ahorrando para pagar deudas y tomar nuevo aire”, contó.

El caso de Martínez no es aislado. Robert Escamila vive en Pico Rivera en una camioneta cámper. “Sólo pago a una vecina que me deje usar su baño y ya”, relató.

“Soy veterano de guerra. Estuve en Vietnam y recibo mi pensión pero he decidido vivir en mi cámper. Ahí soy feliz desde hace cinco años”, compartió.

Pero hay otros casos como el de Mario García, quien trabaja en el área de Koreatown en una oficina de bienes raíces y durante las noches vive en su auto.

Publicidad

“No puedo pagar una renta de 900 dólares y mejor uso mi auto. A veces hasta me quedo a dormir en la oficina”, confió García.

“Hasta ahora los jefes no saben que ahí duermo y creen que soy muy responsable por ser el último en irme. Espero que no se enteren”, dijo.

García contó que muy cerca de su oficina paga una membresía en un gimnasio. “Ahí además de (hacer) ejercicio, me baño y me alimento de comida rápida”, explicó.

Según la Autoridad de Servicios para Desamparados de Los Ángeles (LAHSA), en este condado hay 39,000 personas sin hogar.

De estos, 8,215 viven en 4,878 vehículos muchos de ellos con acciones nómadas para evitar multas y rechazo de vecinos.

Publicidad

Hace unas semanas la ciudad de Venice, con sus playas en el oeste de Los Ángeles rectificó y autorizó a personas a vivir en sus automotores.

Ello, luego de que vecinos se quejaron de condiciones insalubres y desecho de basura que dejaban en las áreas este tipo de residentes.

Pero aún así estos nómadas urbanos también enfrentan restricciones de algunas ciudades del condado que prohíben estacionarse de las 2:00 a las 6:00 horas.

En 2010 el ex concejal de la ciudad Bill Rosendahl introdujo una iniciativa para encontrar una vivienda permanente para los habitantes de vehículos en Westside.

El programa en última instancia, para este fenómeno en espiral, fue limitado ya que solo ayudó a 130 personas a obtener un apartamento.

Publicidad
Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad