Publicidad
Publicidad

¿Qué es más útil para una vivienda, una cocina o una laguna?

OPINIÓN: Pese a que la mayor parte de la población mexicana es de clase media no existe una oferta real para éste nicho, al menos a grandes rasgos.
Foresta
Foresta - (Foto: Tomado de foresta.mx)

Un gran problema que tenemos en México es el contraste socioeconómico, que enfocado en la oferta de vivienda, es un caos. Basta con observar la oferta que sale al mercado. Tenemos edificios lujosísimos con gran variedad de servicios incluidos dentro del mismo residencial, o bien casitas en serie dirigidas a la clase baja, que contrario al caso anterior, no cuentan con más que un par de cajones de estacionamiento (a lo mucho), un acceso con vigilancia y algunas jardineras a las que llaman áreas verdes.

Siendo que la mayor parte de la población mexicana es de clase media no existe una oferta real para este nicho (al menos a grandes rasgos).

Estamos hablando de gente que no tiene el poder adquisitivo para comprar departamentos en residenciales de lujo en Santa Fe o Reforma con costos de más de 3 millones de pesos (más 10 a 20,000 pesos mensuales de mantenimiento), ni está interesada en comprar una vivienda chica, de baja calidad, en zonas conurbadas. Son gente que cuenta con un sueldo mensual de más de 300 salarios mínimos y menor a 1,300; parejas jóvenes, adultos retirados o familias estables económicamente, pero con gastos fijos considerables.

Un acercamiento más o menos acercado a esta postura es el proyecto habitacional Foresta Crystal Lagoons, Metepec, de Consorcio ARA, que por cierto se hizo acreedor a la categoría 'Desarrollo Habitacional' del premio 'Obra del año 2013', entregado por la revista Obras el pasado octubre, por ser una propuesta asequible al sector poblacional en cuestión. Las viviendas, de 136 m2 (promedio), cuentan con buena calidad constructiva (al menos a la vista), acabados dignos (pasables), buena distribución interior y varias comodidades en el complejo, como áreas verdes, vigilancia general (acceso principal) y particular (en cada privada), una casa club y una laguna artificial, que es la principal atracción del modelo. 

La parte negativa es que seguimos viendo una construcción en serie a escala muy masiva (1,350 viviendas en total) que termina siendo deprimente. La estandarización y despersonalización del usuario le restan valor a la calidad de vida en varias formas y causan efectos negativos a nivel psicológico, como ansiedad, depresión y desadaptación social, entre otras.

Publicidad

Tomado de foresta.mx

A pesar de que Foresta Crystal Lagoons brinda una posibilidad de tener una casa propia, nueva, en una privada segura y con servicios, a un precio tan sólo 10% mayor al del resto de la oferta local (1.7 vs 1.5 mdp), no parece ser la mejor opción.

Lo que necesitamos ver a corto-mediano plazo son viviendas con diseño arquitectónico propositivo, de carácter único a un precio menor de 2 mdp, y en zonas accesibles. No importa si es en vertical o en horizontal, lo bueno sería no irse a una escala tan grande y pensar más en los pequeños detalles que verdaderamente enriquecen en lo cotidiano. Después de todo ¿qué se usa más, una cocina o una laguna?

____________________

* Directora de Proyectotal ( proyectotal.com ) y arquitecta por el Tecnológico de Monterrey

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad