Publicidad
Publicidad

Una vivienda ecológica, más grande y más barata

El arquitecto Pablo Mansilla desarrolló un sistema de vivienda ecológica que permite ahorros superiores a 50% en la construcción.
vivienda verde
vivienda verde - (Foto: Getty Images)

Acorde con las estrategias nacionales de Energía y de Cambio Climático se desarrolla casas sustentables, con base en los materiales y aditamentos para reducir el uso de combustibles fósiles, como los proyectos del arquitecto Pablo Mansilla.

El arquitecto cuenta con 20 años de experiencia en México y ganó en 2011 el Pentatlón del Hábitat, concurso anual de viviendas ecológicas, sociales y productivas en Bolivia.

La semana pasada terminó un proyecto de esta naturaleza en el Distrito Federal (DF). Se trata de una vivienda ecológica en 90 m2 para una familia de cuatro personas, la cual, sin contar con el terreno, tiene un costo en materiales de 150,000 pesos.

En contraste, puntualiza que una vivienda regular construida en 60 m2 representa una inversión en los planos, asesoría y materiales de al menos 400,000 pesos en el Distrito Federal.

Mansilla agregó que, además de la vivienda, sus proyectos involucran la creación de un invernadero y un ambiente de trabajo, que se puede utilizar como carpintería o para manufacturar otros productos, los cuales requieren una inversión adicional.

"Una vivienda ecológica tiene que considerar los tres pilares de la sustentabilidad: lo ambientalmente sano, lo económicamente viable y lo socialmente justo, los fractales son una herramienta gráfica para comprender cómo está constituida la naturaleza, es el punto de partida para el desarrollo del concepto arquitectónico", dijo.

La vivienda sustentable
El prototipo de casa creado por  Mansilla está construido en 90 m2, el principal material que se utiliza es tierra estabilizada para adobes, cemento y basura reciclada, mientras que la técnica constructiva es artesanal, aunque la competencia es convencional y se hacen en serie.

Ésta se construye con la colaboración de familiares o miembros de cualquier asociación, mientras que la asesoría del proyecto corre por su cuenta.

El sistema de construcción es con base en cimbras metálicas circulares que permiten, con una sola pieza, construir muchas casas con suelo de cemento, 90% de tierra y 10% de cemento, que usado racionalmente tiene grandes ventajas y también puede utilizarse cal.

Los servicios se conectan a una cisterna para reciclar agua y hay un monoblock de cemento, para resistir la presión.

Las cimbras (moldes de fierro para vaciar cemento y tierra) se recubren con PET reciclado, todo queda encapsulado y cuenta con una propiedad térmica que permite que durante el día se caliente con el sol y en la noche suelte el calor dentro la casa, por lo que no es necesario adquirir aditamentos eléctricos para calentarse.

El cimiento está enterrado a 60 centímetros del suelo y va subiendo a la pared en el mismo estilo, se pule para el acabado final y cuando llega a la altura necesaria inicia el techo plano con canaletas para el desagüe, se cierra en bóveda, la cual es importante para recibir la energía.

"Utilicé un modelo de cuatro metros de diámetro para generar el área de estudio o producción y también la cisterna (depósito de agua) se crea con la misma cimbra de fierro y se estima que en 10 días se puede construir la casa, porque el vaciado es más rápido que pegar adobes", expuso.

Estas casas son proyectos autosuficientes, porque cada edificación debe resolver cinco necesidades básicas de una familia: techo, energía, trabajo, conocimiento y alimento, en la región central del país. La forma circular es un método de bioclimatismo que no se opone al viento y permite la ventilación.

Además, tiene una visión holística del mundo, señaló, pues en lo energético, el sistema se divide en agua y energía, el agua se recicla mediante filtros que tratan las aguas de las lavadoras de ropa y el lavaplatos, se procesa la grasa, para pasar por diferentes cámaras y desembocar en macetas de plantas que tienen la propiedad de fijar la materia orgánica en sus raíces.

También existe tratamiento de aguas de lluvias, cuya recolección se realiza mediante tres sedimentadores; así, el agua se filtra y va a la cisterna para ser consumida. Los baños tienen recolectores y los desechos pueden ser usados para abono.

La vivienda cuenta con un panel solar, un aerogenerador (hélice) que produce energía y un biodigestor que procesa los desechos para abastecer a la casa. El abono se emplea para el invernadero, regado por el agua reciclada.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad