Publicidad
Publicidad

El penal de Topo Chico cierra; será un parque recreativo

El gobierno de Nuevo León cerró de manera permanente las instalaciones del reclusorio tras 76 años de operación, para dar paso a su demolición. Así se verá...
penal topo chico
El penal de Topo Chico será un parque de 10 hectáreas.

MONTERREY, NL. ¿Qué es el miedo? Para el interno Carlos Mejorado Uribe, es estar encarcelado en el penal de Topo Chico.

De entre todos los lugares que hay en la entidad, esta prisión es, probablemente, el más sombrío de Nuevo León y uno de los más escalofriantes de México por sus innumerables historias oscuras y sangrientas.

En el último trienio fue escenario de múltiples riñas y motines que dejaron decenas de muertos. La más trágica fue la masacre que dejó 49 fallecidos en febrero del 2016.

Pero ya no más. Hoy, el gobierno estatal cerró de manera permanente las instalaciones del reclusorio tras 76 años de operación, para dar paso a su demolición, y construcción de un parque público de 10 hectáreas y de un edificio para el Archivo General del Estado.

Publicidad

Cerca del mediodía fue trasladado el último grupo de reos. Alrededor de 100 internos fueron removidos al reclusorio de Apodaca. Y como acto protocolario, el gobernador Jaime Rodríguez, "el Bronco", cerró con candado la puerta principal del Penal del Topo Chico.

Entre el grupo de internos va Mejorado Uribe, quien antes de salir, aseguró haber vivido agresiones físicas, humillaciones, y extorsiones en contra suya y de su familia, al grado de quitarle el sueño y su tranquilidad emocional.

Lee también: Capital privado para construir cárceles, un modelo ¿exitoso?

"Aquí en el Penal del Topo Chico era muy difícil sobrevivir. Fueron años los que yo tardé, y en momentos muy cortos, en los que yo podía sentir algo de paz, y algo de tranquilidad", reveló el interno.

"A mi familia le decían que todo estaba bien y que no pasaba nada. Todo esto, en medio del pánico, de violencia, y de insultos", agregó.

Al respecto, el mandatario estatal garantizó el bienestar de los reos en los centros penitenciarios de Apodaca y Cadereyta.

"Aquí en este lugar (el Topo Chico) debe de haber miles de historias, que deberán de ser escritas por alguien", comentó Rodríguez.

Y sostuvo: "El autogobierno no va a regresar, porque tomamos la decisión de no más extorsiones a los presos y a sus familias, que han perdido parte de su patrimonio, además de su tranquilidad".

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad