Publicidad
Publicidad

El Túnel Emisor Oriente vale oro por su sobrecosto y su relevancia mundial

Luego de un incremento en su costo, equivalente a más de dos veces lo planeado, y de un retraso de al menos siete años, el TEO ya puede recibir las aguas de la CDMX y su Zona Metropolitana.
TEO
Lumbreras. Son entradas o respiraderos que sirven para dar mantenimiento al túnel.

Nota del editor: Este contenido se publicó originalmente en la edición AMLO Rutas alternas, de la revista Obras, correspondiente a agosto 2019. El 8 de agosto, tras la salida a circulación de la revista, la Conagua anunció que el Túnel Emisor Oriente estaría listo desde ese fin de semana para entrar en operación al 100% en el momento en que se requiera, pues esta construido para operar bajo ciertas condiciones. Agregó que solo faltaba concluir algunas obras que no eran necesarias para poner en marcha la infraestructura, como el revestimiento y jardines. Al día de hoy no se ha llevado a cabo una inauguración oficial de la obra.

Antes de que las aguas negras y pluviales bañaran los miles de anillos de concreto que forman el Túnel Emisor Oriente (TEO) –como ya debe estar ocurriendo, si es que no se anunció un nuevo retraso, cosa ya común en esta obra–, por su cauce corrieron cerca de 4,000 días de trabajo, miles de millones de pesos, correcciones sobre la marcha y decenas de observaciones hechas por auditores.

Por inverosímil que parezca, el TEO tiene común denominadores con la primera obra hidráulica para evitar inundaciones en la historia de la Ciudad de México (1449): no hay registros precisos de cuánto le costó al emperador Nezahualcóyotl construirla y, a ciencia cierta, tampoco los hay del TEO.

Para evitar inundaciones en la Ciudad de México y su Zona Metropolitana, hace 11 años se pensó en el TEO con un costo de 12,000 millones de pesos, luego se pasó a 16,000, después a 20,000, y así llegó a 32,000, según el expresidente Enrique Peña Nieto, en 2017. Aunque Andrés Manuel López Obrador, bajó esa cifra en julio pasado a 30,000 mdp y aseguró que estaría en función ese mismo mes. Su Presupuesto Federal estima el costo total de la obra en más de 37,799 mdp.

Lee más: Constructoras del Túnel Emisor Oriente serán multadas por retraso en la obra

La revisión de la Cuenta Pública 2017 de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), señala que el costo estimado del TEO a 2018, sería de 43,632 mdp financiados con recursos presupuestales y del Fideicomiso 1928, cantidad que se suma al torrente de cifras.

Publicidad

La construcción del TEO involucra una cantidad de costos, plazos y observaciones de auditores que pueden dar lugar a dudas. Se trata de una obra de drenaje que se inició en 2008 y en el discurso debió terminar en 2012, pero ya con plan maestro y trabajo en el subsuelo,las obras suman casi 11 años de construcción, justificados por convenios modificatorios de plazos y montos.

La ASF también ha señalado que, por todos los cambios, el contrato original se incrementó en 110.2%, y que el plazo de ejecución del contrato aumentó 155.2% al pasar de 1,402 días a 3,578, tan sólo hasta 2015, a la fecha suma 4,855 días.

Consulta: El Túnel Emisor Oriente triplica su costo en 10 años

Más información: El Túnel Emisor Oriente inició sin proyecto ejecutivo ni estudios

on todo y las muchas piedras en el camino, el TEO es considerado uno de los mayores drenajes del mundo y orgullo de la ingeniería nacional. Portales especializados lo tienen incluido entre los principales megaproyectos de ingeniería del mundo, como el Eurotúnel, el drenaje de la represa de Monticello, el puente para barcos de Magdeburgo, el dique Maeslatkering que protege Rotterdam, el Plan Delta de Holanda, el Gran Ojo de Ijssel o las presa Tres Gargantas, en China, muestras de la lucha constante del hombre con el agua, ya sea por su abundancia o su escasez.

Objetivos: evitar inundaciones y disminuir la sobreexplotación de los mantos

La insuficiencia del sistema de drenaje de la Zona Metropolitana y el riesgo de inundaciones, dieron pie al proyecto del Túnel Emisor Oriente, que se planea ante "la urgente necesidad de disponer de un emisor alterno" al Emisor Central, que es el ducto principal del desalojo de las aguas residuales y pluviales de la zona hasta 2019.

Una de las prioridades de este nuevo emisor -con una capacidad de 180 m3 por segundo- es disminuir la sobreexplotación de los mantos acuíferos, y tratar el total de las aguas residuales del Valle de México para promover su reutilización en la agricultura, lo que será posible si funciona de la mano de plantas de tratamiento de agua, como la de Atotonilco.

TEO GRÁFICO 1
TEO GRÁFICO 2
TEO GRÁFICO 3
TEO GRÁFICO 4

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad