Publicidad
Publicidad

El conflicto por gasoductos ya tiene acuerdo; el Gobierno ahorrará 4,500 mdd

Manuel Bartlett, director de la CFE, señaló que el principal cambio en los contratos de siete gasoductos es que la tarifa pasa del concepto de construcción inicial a uno de transporte.
AMLO gasoductos

CIUDAD DE MÉXICO. El gobierno federal llegó a un acuerdo con las empresas constructoras de gasoductos para destrabar el conflicto que inició la Comisión Federal de Electricidad en febrero, al considerar muy altos los costos de los contratos de siete ductos, que no estaban terminados ni en operación, para el erario público. El acuerdo dará un ahorro de 4,500 millones de dólares a las arcas públicas, de acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El anuncio se hizo durante la conferencia de prensa matutina de este martes. El mandatario estuvo acompañado por el empresario Carlos Slim, cuya compañía Carso está a cargo de uno de los gasoductos en cuestión; Carlos Salazar, presidente del Consejo Coordinador Empresarial; Antonio del Valle, del Consejo Mexicano de Negocios, y Manuel Barlett, director de la Comisión Federal de Electricidad.

López Obrador explicó que el contrato inicial tenía un costo para el gobierno de 12,000 millones de dólares. Ahora, se estableció una tarifa fija que permitirá el ahorro anunciado.

La primera empresa con la que se llegó a un acuerdo fue Carso. Siguieron TransCanadá e IEnova. No obstante, el diálogo continúa con Fermaca.

Lee más: Los gasoductos "leoninos" de la CFE

"Para la CFE, lo básico es la tarifa porque permite que la CFE tenga la capacidad para seguir invirtiendo. Se garantiza así la aceptación de las empresas", explicó Barlett. "Nos garantiza con esa disminución que la CFE pueda tener finanzas sanas y que la CFE pueda seguir invirtiendo", agregó.

Publicidad

Especialmente, en la península de Baja California y de Yucatán, las zonas prioritarias para el organismo.

El concepto de la tarifa fue clave en la negociación, señaló Barlett. "La discusión que tuvo lugar en estos meses fue definir el carácter de la tarifa. La CFE mantiene una tarifa baja para tener capacidad de inversión. Los empresarios mantienen las inversiones en sus ductos. Y esto es una situación de ganar-ganar. La propiedad de los ductos se respeta y los propietarios tienen un beneficio inmobiliario de esos ductos".

El director de la CFE señaló que el principal cambio es que la tarifa pasa del concepto de construcción inicial a uno de transporte. "Es una tarifa de transporte de mercado. Se hizo una investigación integral de cuánto cuesta una tarifa de transporte en Estados Unidos, en Canadá e, incluso, en Europa Occidental. Y ese fue nuestro punto de partida", afirmó.

Lee también: La CFE pide arbitraje internacional en siete gasoductos

La negociación se realizó según las condiciones de cada ducto. En algunos casos, la reducción de la tarifa para las empresas fue de 33% a 38%, en otros, oscila entre 19% y 32 por ciento. Para compensar esta disminución, se incrementó el volumen de gas a transportar o los plazos del contrato, que en algunos casos aumentaron hasta los 30 años, frente a los 20 iniciales. López Obrador insistió en que, aun con el aumento del plazo del contrato se mantiene el ahorro.

"En el caso del gasoducto marino (el Texas-Tuxpan), la tarifa, además de ser plana, supondrá un ahorro para el gobierno de 2,000 mdd. Se convierte en la tarifa más competitiva de transporte de gas natural si se compara con la alternativa, que es la ruta terrestre. El ahorro sería de la mitad", explicó Miguel Reyes, director de CFE Energía.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad