Publicidad
Publicidad

Orden de conservar el NAIM se da cuando alistan obra en el lago Nabor Carrillo

El Gobierno federal publicó los proyectos de convocatoria para licitar trabajos de rehabilitación, mantenimiento y proyecto integral del Nabor Carrillo, que fue modificado para construir el NAIM.
lago nabor carrillo
Imagen del lago Nabor Carrillo en septiembre de 2018. El cuerpo de agua artificial comenzó a ser desecado para ser convertido en una laguna reguladora.

CIUDAD DE MÉXICO. La resolución de un tribunal sobre conservar lo ya construido en el fallido aeropuerto de Texcoco, en el Estado de México, se da justo cuando se alistan licitaciones de obras en el lago Nabor Carrillo rumbo a la construcción del Parque Ecológico Lago de Texcoco, obra que a mediano plazo requerirá la inundación de la obra sin terminar.

Los proyectos de convocatoria para dos licitaciones de obras en el lago artificial Nabor Carrillo se encuentran disponibles desde el 3 y 6 de junio en CompraNet. Para las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) ese cuerpo de agua dejaría de ser permanente para convertirse en una laguna reguladora, la cual estaría seca por temporadas y solo se inundaría en época de lluvias. Los trabajos de desecación del lago ya estaban avanzados.

Lee más: El NAIM es un ecocidio, pero Santa Lucía es una incógnita ambiental

El primer proyecto de convocatoria es para trabajos de rehabilitación y mantenimiento del lago, que consisten en desmonte de taludes, renivelación del bordo perimetral, reacomodo de material producto de desazolve en playones interiores del lago y la recuperación de vegetación halófila (resistente a sales) mediante el banqueo y manejo de las especies.

La fecha límite para recibir comentarios sobre la convocatoria es el 17 de junio próximo.

La segunda convocatoria es para el proyecto integral y construcción de la obra para la formación de una estructura de reproducción de especies halófilas. Incluye también el proyecto ejecutivo, gestorías y plan de mantenimiento. También abarca trabajos de recuperación y manejo de vegetación halófila existente en el área.

Publicidad

La fecha límite para recibir comentarios es el 17 de junio próximo.

En ambas obras, los licitantes deben cumplir con el requisito de que su mano de obra estará integrada al menos en 30% por mano de obra local, es decir, del Estado de México.

Lee también: La misión arquitectónica de hacer un mega parque sobre los restos del NAIM

El colectivo #NoMásDerroches, que lleva a cabo una estrategia integrada por 147 amparos en contra del aeropuerto de Santa Lucía, dio a conocer que un tribunal ordenó una nueva suspensión provisional de esa obra y además solicitó a las autoridades federales conservar las obras realizadas para el NAIM, en Texcoco, Estado de México.

Esta es la cuarta resolución judicial obtenida por el colectivo referente a la construcción de Santa Lucía y se da, además, luego de que el arquitecto y urbanista Iñaki Echeverría, líder del proyecto Parque Ecológico Lago de Texcoco, diera a conocer que se planea inundar lo construido en el NAIM como parte de la segunda fase del proyecto.

Echeverría explicó en una entrevista para Milenio que la construcción del parque se contempla en cinco años y cuatro fases. La primera etapa iniciará en dos meses en la zona del lago Nabor Carrrillo; la segunda, en la zona del NAIM. Luego se intervendrá la zona del Caracol y la zona de bordos en el límite con el municipio Nezahualcóyotl.

La primera fase, en el Nabor Carrillo, se estima que esté lista en el segundo semestre de 2020.

Lee también: El Gobierno explica el plan hidráulico del NAIM ante alerta de AMLO

Iñaki explicó que se recuperará la laguna Casa Colorada como vaso regulador. Para construir el NAIM, la Conagua reubicó la capacidad de esa laguna junto con las de Xalapango y Texcoco Norte, con la creación de cinco lagunas alrededor del Nabor Carrillo. Esas obras evitarían inundaciones en la terminal aeroportuaria.

El proyecto del Parque Ecológico Lago de Texcoco abarca 16 kilómetros de distancia de norte a sur, que son 12,300 hectáreas, dos veces la isla de Manhattan, en Nueva York, o cerca de 2,000 estadios como el Azteca. El objetivo es dar sostenibilidad a la zona con un balance urbano, agrícola y rural, de acuerdo con el arquitecto encargado.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad