Publicidad
Dos Bocas header desktop
Publicidad

Dos Bocas puede costar más de 12,000 mdd, estima Moody's

La falta de experiencia del gobierno y de Pemex en la construcción de refinerías provocaría que termine costando más y tome más tiempo de lo que anticipa el gobierno, indica la calificadora de riesgo.
Refinería - petróleo - costo - dinero
Las consecuencias para el perfil crediticio de México dependerán de si continúa socavando la confianza del mercado y frenando la inversión ya deprimida, declaró Moody's.

CIUDAD DE MÉXICO. La refinería Dos Bocas, en Tabasco, puede costar más de los 10,000 millones o 12,000 millones de dólares sugeridos por las empresas privadas participantes en la licitación y es probable que tome más tiempo de los tres años anticipados por el gobierno mexicano para su construcción, estimó el lunes la agencia consultora de riesgos Moody's Investors Service.

"Dada la falta de experiencia del gobierno (y de Pemex) en la construcción de refinerías, es probable que el proyecto termine costando más y tome más tiempo de lo que anticipa el gobierno, lo que crea mayores presiones sobre los recursos fiscales", indica la calificadora.

El pasado 9 de mayo el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que la licitación para el proyecto quedó desierta, luego de que las empresas invitadas a la licitación restringida "se pasaron" del presupuesto límite de 8,000 millones de dólares, así como del tiempo estimado para la construcción de la obra, agregó López Obrador.

Sin embargo, el gobierno planea seguir adelante con la construcción de la propia refinería, que comenzaría el 2 de junio próximo y concluiría en mayo de 2022, la cual será administrada conjuntamente por Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Secretaría de Energía (Sener).

Más información: Moody's y Coparmex advierten riesgo en la decisión final sobre Dos Bocas

En un análisis, Moody's señaló que algunos observadores vieron el anuncio del gobierno mexicano de declarar desierta la licitación internacional para desarrollar la refinería en Dos Bocas, Tabasco, como un medio para demorar y finalmente dejar de lado el proyecto.

Publicidad

La agencia afirmó que la situación genera mayor preocupación sobre la previsibilidad de las decisiones de política del gobierno, especialmente después de la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en octubre pasado mediante una consulta pública, y sobre las consecuencias para la confianza de los inversionistas, una deuda razonable y el crecimiento.

"Nuestro supuesto base asume que el proyecto podría terminar costando más de los 10,000 a 12,000 millones de dólares sugeridos por las licitaciones, dado el limitado conocimiento del gobierno en la construcción de refinerías”, declaró la agencia consultora.

Con el tiempo, esto llevará a una mayor sangría de recursos fiscales, dado que Pemex ya necesita apoyo soberano para estabilizar sus finanzas, por lo cual el costo de la construcción de la refinería sería adicional para su situación financiera.

La calificadora estimó que si no se invierte adecuadamente en el mantenimiento, surgen dudas sobre el compromiso y la capacidad de Pemex para construir la refinería.

Te recomendamos: Dos Bocas sí requerirá a los constructores y el gremio se apunta

¿Qué pasaría si se cancela?

Moody's opina que también podría darse un escenario alternativo en el que el proyecto no se completa debido a su complejidad técnica y la incapacidad del gobierno para ejecutarlo.

Bajo este escenario, el dinero gastado serían montos simbólicos asociados principalmente con los honorarios de consultoría, el trabajo de preparación y otros gastos, con un gasto real total muy inferior a la cifra de 8,000 millones de dólares estimados por el Gobierno federal.

Te recomendamos: Dos Bocas provocará una baja en la calificación de México, dice Banco Base

Si bien no es tan costoso, este resultado debilitaría aún más las percepciones sobre la calidad de las políticas bajo la administración actual. Ambos resultados parecen igualmente probables dada la incertidumbre prevaleciente.

La agencia señaló que la promesa del gobierno de mantener la responsabilidad fiscal aparece cada vez más en tensión con la ambiciosa agenda de gastos sociales y de infraestructura, incluido este caso.

Todo ello como resultado de las consecuencias fiscales de su decisión de revertir las políticas de reforma energética de la administración anterior y de reorientar la estrategia de Pemex, por ejemplo, profundizando el negocio de la refinería.

Moody’s anticipó que las consecuencias para el perfil crediticio de México dependerán en parte de si continúa socavando la confianza del mercado, frenando aún más la inversión ya deprimida y pesando sobre las perspectivas económicas de México.

Con información de Notimex

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad