Publicidad
Dos Bocas header desktop
Publicidad

Moody's y Coparmex advierten riesgo en la decisión final sobre Dos Bocas

La agencia calificadora Moody's señala que el Gobierno federal ha sido optimista sobre la construcción de la nueva refinería. La Coparmex advierte que "las cosas pueden salir mal".
Refinería - Petróleo - Infraestructura
No es buena señal que las empresas internacionales especializadas decidan no participar bajo las condiciones propuestas, advirtió la Coparmex.

CIUDAD DE MÉXICO. La agencia consultora de riesgos Moody’s advirtió el jueves que el Gobierno federal ha sido optimista con respecto a la construcción de la refinería Dos Bocas, mientras que la Coparmex pidió a la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador reconsiderar la decisión de que el complejo sea construido por la Secretaría de Energía (Sener) y Pemex.

Moody’s Investors Service consideró que el anuncio que hizo el jueves López Obrador, donde declaró desierta la licitación de la nueva refinería y asignó la obra a la Sener y Pemex, valida su preocupación de que las estimaciones del Gobierno mexicano al respecto fueron "optimistas" y el nuevo escenario sumará más presión a las finanzas de la petrolera.

"Se valida nuestra preocupación en torno a que los estimados del Gobierno de México fueron optimistas", dijo Peter Speer, analista de Moody's, en un comentario difundido por la calificadora.

Lee más: Dos bocas, un destino incierto

Las firmas que fueron invitadas a la licitación restringida son la estadounidense Bechtel, que compitió en consorcio con la italiana Techint; la australiana WorleyParsons, en consorcio con la estadounidense Jacobs ; así como la francesa Technip y la estadounidense KBR , como licitadores separados.

Pero la licitación fue declarada desierta bajo el argumento de que las compañías rebasaron el monto propuesto de 8,000 milllones de dólares y el plazo para ejecutar las obras, de tres años.

Publicidad

Ahora la encargada del proyecto será Rocío Nahle, titular de la Sener, quien despachará desde Villahermosa, Tabasco. El próximo 2 de junio iniciará la construcción de la obra, con el acondicionamiento del sitio y la ingeniería de detalle. Se espera que la refinería quede concluida en mayo del 2022.

Lee también: Dos Bocas tiene 98% de probabilidades de fracasar, revela estudio del Imco

El hecho de que ahora avance el proyecto bajo la supervisión de Petróleos Mexicanos y la Sener, suma una tarea más para el equipo directivo de Pemex, que ya se encuentra luchando por frenar la caída en la producción de crudo y mejorar las refinerías existentes, estimó Peter Speer.

"Esto también eleva el riesgo de retrasos y sobregiros de costos que pudieran sumar más presión a las finanzas de Pemex", añadió.

"Las cosas pueden salir mal", señala la Coparmex

Por su parte, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) exhortó al gobierno federal a reconsiderar los riesgos que la decisión de la construcción puede traer para la petrolera nacional y las finanzas públicas del país.

El organismo del sector patronal, a cargo de Gustavo de Hoyos, enfatizó a través de un comunicado que es necesario hacer un alto en el camino porque "las cosas pueden salir mal".

La Coparmex señaló que debe reflexionarse el escenario actual en que Pemex decide emprender por su cuenta un proyecto de esta magnitud, en una línea de negocio en la que ha sido históricamente poco rentable.

El organismo argumentó que no es buena señal que las empresas internacionales especializadas en la materia decidan no participar bajo las condiciones propuestas, al advertir sobre costos mucho mayores y tiempos de ejecución más prolongados para concluir de manera adecuada la obra.

Tampoco que el gobierno decida sustituir a empresas especializadas en este tipo de proyectos y asumirse como un eficiente desarrollador de infraestructura, "cuando es de dominio público su poca o nula experiencia en la materia".

La Coparmex también señaló entre sus argumentos la necesidad de mirar el ejemplo de otros países que están migrando a una transición energética para sustituir los combustibles fósiles por amigables con el medio ambiente y no desechar estudios como el presentado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), que estima en 2% las probabilidades de éxito para el proyecto de infraestructura.
“Esto también eleva el riesgo de retrasos y sobregiros de costos que pudieran sumar más presión a las finanzas de Pemex”, añadió Speer.

La encargada del proyecto será Rocío Nahle, titular de la Sener, quien despachará desde Villahermosa, Tabasco. El próximo 2 de junio iniciará la construcción de la obra, con el acondicionamiento del sitio y la ingeniería de detalle; mientras que se espera que la refinería quede concluida en mayo del 2022.

Con información de Notimex

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad