Publicidad
Publicidad

Alcaldes rechazan ceder terrenos a Santa Lucía sin conocer el plan ejecutivo

Alcaldes de cinco municipios del Estado de México reclaman además que no se les tomó en cuenta en los proyectos de inversión pese al impacto que tendrá el nuevo aeropuerto en la región.
Santa Lucía
Los municipios aledaños quieren conocer el proyecto ejecutivo y que se le tome en cuenta en el diseño de inversiones.

CIUDAD DE MÉXICO. Alcaldes de cinco municipios del Estado de México, aledaños a Santa Lucía, se negaron a firmar un convenio con la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) por el que cederían terrenos para la construcción del nuevo aeropuerto, si antes no conocer el proyecto ejecutivo de la obra, de acuerdo con una nota publicada este martes por el diario Reforma.

Los alcaldes de Tecámac, Nextlalpan, Teoloyucan, Zumpango -de extracción morenista- y Huehuetoca -donde gobierna coalición PAN-PRD-MC-, rechazaron firmar el acuerdo, al argumentar que desconocen los alcances del proyecto del nuevo aeropuerto y además deben someterlo a consideración de sus respectivos cabildos.

Los ediles reclaman también que en las reuniones con el gobierno federal deben estar presentes también representantes de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, de la Secretaría de la Defensa Nacional, así como Delfina Gómez, superdelegada federal.

Además critican que no fueron tomados en cuenta en el diseño de proyectos de inversión, a pesar de que el nuevo aeropuerto impactará a la región.

También lee: Las obras en Santa Lucía serán ilegales sin título de concesión, advierten

Sedatu busca convencer

Publicidad

El 15 de febrero pasado, los presidentes municipales se reunieron con el titular de la Sedatu, Román Meyer, y otros funcionarios de la dependencia, durante la cual el secretario admitió que aún no se contaba con un proyecto ejecutivo, de acuerdo con una grabación a la que tuvo acceso el diario.

Mariela Gutiérrez, alcaldesa de Tecámac, dijo a Reforma que el convenio de cesión de terrenos tampoco establece plazos, es decir, por cuánto tiempo estará vigente. "Ataría de manos a los alcaldes y les impediría decidir sobre el cambio de uso de suelo en sus territorios, comentó.

Durante la reunión, Román Meyer y funcionarios que lo acompañaban dijeron que el convenio serviría para preparar de forma coordinada el Programa Territorial Operativo (PTO) del aeropuerto y zonas aledañas. Además, agregó, servía a los alcaldes para resolver conflictos territoriales en sus comunidades.

Más información: La consulta sobre Santa Lucía se hizo en el pueblo de Xaltocan, dice Sedatu

A juicio, cancelación del aeropuerto en Texcoco

Este martes, Reforma también dio a conocer que el Juez Quinto de Distrito en Materia Admnistrativa admitió el 30 de abril una demanda de amparo contra la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) y emplazó al Gobierno federal a rendir informes que justifiquen la decisión de suspender definitivamente la obra. El quejoso solicitó que su identidad fuera reservada.

Tras una consulta pública, el presidente Andrés Manuel López Obrador decidió cancelar el proyecto en Texcoco, iniciado por administración de Enrique Peña Nieto y valuado en 13,000 millones de dólares.

A finales de abril,,el Grupo Aeroporturio de la Ciudad de México informó que ya se habían liquidado 554 de 668 contratos, con un costo de 5,000 millones de pesos. De entre los 114 contratos restantes, 20 son los más onerosos.

Los otros obstáculos para Santa Lucía

Santa Lucía también enfrenta obstáculos naturales. De ello son conscientes los expertos en aviación y esa razón observan expectantes el desarrollo de los estudios que realizan la firma francesa Aeropuertos de París (ADP) y NavBlue (filial del europeo Airbus) para determinar cómo transformar en aeropuerto la base militar aérea de Zumpango.

Interminables cadenas montañosas, complicadas condiciones climatológicas y un complejo rediseño del espacio aéreo son los desafíos del proyecto, cuya construcción inciará en junio próximo para tener lista la obra en 2021, de acuerdo con el Gobierno federal.

El debate entre expertos de aviación mexicanos se centra en cómo compaginar la operación de dos aeropuertos en la zona metropolitana de la capital a 45 kilómetros de distancia uno del otro, en un espacio aéreo rodeado de montañas y que no goza de las mejores condiciones climatológicas, con una prologada estación de lluvias, alta luminosidad y neblina invernal.

Te recomendamos: Los números que deberá lograr el sistema aeroportuario de AMLO

"Algunos dirán 'hay ciudades con más de dos aeropuertos'. Cierto, pero no tienen la orografía de Ciudad de México. Nos rodea un sistema de montañas con forma de herradura invertida. Los ascensos y descensos sólo se pueden dar por el norte. Habrá un gran tráfico aéreo", dice a la agencia AFP el piloto Angel Jiménez, de 58 años y con 22,000 horas de vuelo.

Según ADP, los estudios preliminares señalan que ambos aeropuertos pueden funcionar simultáneamente, pero con la condición de "revisar la organización del espacio aéreo", lo que implica diseñar "nuevos procedimientos de aproximación" de los aviones.

Miguel Angel Valero, expresidente del Colegio de Pilotos de México y oficial de seguridad aérea por la Organización de Aviación Civil Internacional, se declara escéptico de que Santa Lucía sea la solución para atender la saturación del tráfico aéreo en la capital mexicana.

"No es imposible tener dos aeropuertos, pero representa un alto grado de complejidad, no se podrán realizar aproximaciones o despegues simultáneos, el margen de error humano de controladores y pilotos será mínimo. Para que la operación sea segura, tendrá que ser ineficiente", señala Valero.

Además ha surgido el cerro de Paula, elevación de 240 metros sobre tierra, localizada a unos 10 kilómetros de Santa Lucía, que no aparecía en el proyecto original y que obliga al rediseño de las pistas con un incremento de costos.

"No sólo es el cerro de Paula, es toda la sierra de Guadalupe. Apuestan por una nueva tecnología (de aproximaciones) por satélite, de mucha precisión, pero es muy complejo, se necesita de mucha tecnología, naves muy modernas y entrenamiento de pilotos. No es la panacea", añade Valero, que cuenta con 24,000 horas de vuelo.

Ángel Jiménez segura que conoce de primera mano, a través de militares que estarán encargados de la habilitación y operación del nuevo aeropuerto, que Santa Lucía terminará siendo una estación para carga.

"Los primeros a los que van a meter ahí como para demostrar que sí se utiliza Santa Lucía son los vuelos cargueros", dice al señalar que la pista requeriría sólo algunas adecuaciones, destinar una zona a bodegas y construir un par de hoteles.

Con información de AFP

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad