Publicidad
Publicidad

Las interrogantes en el proyecto del Tren Maya

Es cierto que la administración entrante ha divulgado información respecto al Tren Maya, pero aún es insuficiente, de acuerdo con expertos.
Imagen de stock de vías de tren
En la consulta pública que se realizó el 24 y 25 de noviembre, el Tren Maya tuvo un 89.9% de aceptación entre los participantes.

CIUDAD DE MÉXICO. El Tren Maya es el proyecto de infraestructura y turismo más icónico del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. El proyecto arrasó en la consulta del 24 y 25 de noviembre con 89.9% de aceptación entre los participantes. Si bien la administración entrante ha divulgado ya información respecto al tren, ésta no sería suficiente para que pudiera arrancar obras de inmediato, consideraron expertos.

¿Y los estudios de preinversión?

Consultores al tanto del proyecto dijeron que hasta ahora el Tren Maya carece de los estudios de preinversión necesarios para que puedan ser asignados recursos presupuestarios el próximo año y así arrancar licitaciones en diciembre mismo, como plantea la próxima administración. Los principales estudios para un proyecto de infraestructura son de factibilidad jurídica, impacto socioeconómico, demanda, derecho de vía, costo-beneficio y ambiental.

"Con la información que hoy se tiene es inviable tener un impacto del costo-beneficio. La Ley de Responsabilidad Hacendaria dice que no puedes poner en el presupuesto de ingresos un proyecto de infraestructura si no tienes un registro en la cartera de inversión, y este no se da sin hay antes un análisis costo-beneficio", mencionó un consultor que pidió el anonimato.

Leer: Tren Maya, Transístmico y Dos Bocas reciben el SÍ en consulta

Publicidad

El objetivo del Tren Maya

El desarrollo del sureste del país es una de las prioridades de López Obrador. Para impulsar el turismo en la península de Yucatán, el próximo presidente tiene proyectado construir un tren de 1,525 kilómetros que atravesará los estados de Tabasco, Campeche, Yucatán, Quintana Roo y Chiapas.

De acuerdo con la información publicada en el portal Tren-Maya.mx, el proyecto tiene como objetivos impulsar el desarrollo socioeconómico de la región, proteger y rehabilitar zonas naturales de la península, fomentar la inclusión social, fortalecer al turismo y fortalecer el ordenamiento territorial de la región.

El recorrido estará dividido en 15 estaciones en los principales puntos turísticos de la península, por ejemplo Chichén Itzá y Valladolid en Yucatán, Tulum, Cancún y Bacalar en Quintana Roo, Palenque en Tabasco, y Calakmul en Campeche.

El tren estará dividido en tres tramos. El tramo Selva de 426 kilómetros, el tramo Caribe de 446 kilómetros y el tramo Golfo de 653 kilómetros. Se utilizarán los derechos de vía existentes de trenes, carreteras o tendidos eléctricos para arrancar el tendido de la vía por la que correrá el tren. En dichas vías se tiene proyectado que corra una locomotora de biodiesel, híbrida, con una velocidad máxima de 160 kilómetros por hora.

Publicidad

El experto consideró que es posible que comiencen con la rehabilitación de las vías del tren Chiapas-Mayab que están muy deterioradas, y después se continúe con la construcción de las siguientes, una vez que se avance con los estudios de impacto ambiental.

El plan de inversión provoca incertidumbre

La inversión estimada del proyecto ronda los 120,000 a 150,000 millones de pesos, que provendrán de los recursos que hoy se destinan a la promoción turística y de recursos públicos.

Rogelio Jiménez Pons, próximo titular de Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), organismo que liderará el proyecto, ha hablado de la creación de una Fibra E para financiar el proyecto.

Recomendamos: Académicos e indígenas se inconforman con el Tren Maya

Publicidad

Pablo Azcárraga, presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET) explicó que cualquier anuncio de inversión en infraestructura turística es benéfico para el sector, siempre y cuando no quite inversión a otros proyectos de carácter prioritario, lo que a su consideración sucede en este caso.

El sector turístico, dijo, rechazó que se quiten los recursos de la promoción turística para asignarlos al tren, pues la afectación será mayor. "Es una pena pretender financiar u proyecto quitando recursos a otro proyecto, sin dar la oportunidad de ver cómo levantar dinero. Dejar sin recursos a la promoción significa un decremento en el número de visitantes, divisas que recibe el país por turismo y todo esto se traducirá rápidamente en un menor interés por seguir invirtiendo en el sector", comentó.

Sin estudios sobre demanda

El plan es que el tren sea turístico, pero que también de servicio a pasajeros locales y mueva carga. La meta inicial es que el tren atienda a 8,000 turistas diarios en la península de Yucatán, en particular en el tramo que atraviesa la salva y que va de Palenque a Calakmul.

De acuerdo con el consultor cercano al proyecto, deberían haber al menos tres estudios de demanda alrededor del Tren Maya, uno para turistas, otro para carga y uno más para pasajeros locales. A esto se suma que cada uno tiene necesidades de vagones distintos, y saber cuánto están dispuestos a pagar por este tipo de transporte.

Publicidad

"Cuánto estarían dispuestos a pagar por llegar de Cancún a destinos arqueológicos, porque hoy lo hacen vía tour operadores, y si les convendrá en costo y tiempo a los turistas", comentó.

Más información: Estas son las fechas clave del Tren Maya

En este sentido, Azcárraga explicó que hay otros proyectos prioritarios para incentivar el turismo en la zona antes del tren, como carreteras o mejorar aeropuertos en la región, cuando eso se tenga cubierto, ya sería posible pensar en un tren.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad