Publicidad
Publicidad

Inversión para el Programa Nacional de Vivienda será de 2.3 billones de pesos

El gobierno federal presentó el plan sexenal, que busca lograr 5.4 millones de acciones de vivienda.

CIUDAD DE MÉXICO. El nuevo Programa Nacional de Vivienda busca concretar 5.4 millones de acciones de mejoramiento, adquisición o ampliación al cierre de 2024 con una inversión de 2.3 billones de pesos a través de cinco objetivos estratégicos que trabajarán diversos participantes del sector bajo la coordinación de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Los cinco objetivos se dividen en 21 estrategias y 141 propuestas específicas que buscan también disminuir en 2.2 millones el rezago en acciones y lograr el crecimiento del sector en 11% hacia finales de 2024, destacó Román Meyer, titular de Sedatu, en la presentación del programa.

Román Meyer adelantó a Obras en días pasados que el rezago habitacional en México no radica en vivienda nueva, sino en mejoramiento, ampliación o sustitución de vivienda. La mayoría de ese rezago se ubica en el centro, sur y suroeste de México.

Carina Arvizú, subsecretaria de la dependencia, también dijo a Obra que solo 30% de las acciones de vivienda que se contemplaba ejecutar, se concentraría en unidades nuevas.

Para lograr las metas del Programa Nacional, la premisa es poner a los mexicanos en el centro de la sinergia entre iniciativa pública y privada para que las familias puedan adquirir o mejorar su vivienda acorde con el Programa de Desarrollo establecido por el gobierno de la República.

Lee más: Sedatu: la política de vivienda solo contempla 30% de construcción nueva

Publicidad

"El diagnóstico se centra en una población que no ha sido atendida. Que el estado no conformó de forma adecuada las instituciones y políticas públicas para hablarle a esa población y que es una obligación del estado mexicano atenderla", comentó Meyer.

El primero de ellos es garantizar a los mexicanos el acceso a una vivienda, en particular para los segmentos más desfavorecidos, que engloba 39 de las acciones totales. Destaca la creación de una canasta básica de materiales para construcción.

El segundo radica en mejorar la coordinación entre el sector público para hacer eficiente el uso de recursos destinados a vivienda. El tercero es fomentar la coordinación entre privados y lograr que se atienda el buen desarrollo de los diferentes segmentos.

También te puede interesar: La falta de políticas de suelo ha quitado rectoría al Estado, lamenta Sedatu

El cuarto se enfoca en el acceso a la información y rendición de cuentas por parte de los actores involucrados en el desarrollo de vivienda. Mientras que el último punto destaca la planeación territorial y urbana que sitúe la construcción en lugares con acceso a servicios e infraestructura.

Román Meyer aseguró que anteriormente se seguía un modelo "fordista" -en alusión a la empresa Ford y a la manera en que se fabrican los automóviles- en el que se producían viviendas de forma masiva sin un análisis sobre el desarrollo urbano donde se situaban, por lo que ahora el reto es terminar con dicho modelo.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad