Publicidad
Obra del Año  header desktop
Obra del Año Galería Desktop

Casa Erasto, finalista Obra del Año 2019

Casa Erasto, en la Ciudad de México, es ejemplo de cómo debería ser la arquitectura urbana: la que redefine la mancha urbana y reintroduce los jardines a la ciudad. El jurado la eligió como finalista.
(Obligatorio)
Casa Erasto busca la autosuficiencia, al capturar y utilizar el agua pluvial, y generar su propia electricidad por medio de paneles.

Ubicación: Ciudad de México
Categoría Obra del Año: Vivienda Residencial
Arquitectura/ Desarrollador: Vertebral

CIUDAD DE MÉXICO. En un terreno de 470 metros cuadrados en Lomas de Chapultepec, en la Ciudad de México, se construyó la Casa Erasto, elegida por el jurado de Obra del Año 2019 como uno de los proyectos finalistas, bajo la categoría Vivienda Residencial.

Si se observa desde arriba, se puede percibir un jardín continuo. El terreno fue remontado sobre la casa mitigando su mancha urbana, e incrementado las áreas verdes de la ciudad.

El concepto de esta construcción parte del entendimiento del sitio en donde se encuentra y de las necesidades del cliente.

El núcleo funge como la espina dorsal y de él vuelan las losas rodeadas de cristal. Las vigas metálicas, ahogadas en ejes principales, permiten los dobles volados. Es una casa de vidrio dentro del Bosque de Chapultepec.

Casa Erasto, a detalle

Casa Erasto,  a detalle

Categoría Obra del Año: Vivienda Residencial

Cortesía / Archivo Obras
Casa Erasto,  a detalle

Categoría Obra del Año: Vivienda Residencial

Cortesía / Archivo Obras
Casa Erasto,  a detalle

Categoría Obra del Año: Vivienda Residencial

Cortesía / Archivo Obras
Casa Erasto,  a detalle

Categoría Obra del Año: Vivienda Residencial

Cortesía / Archivo Obras
Casa Erasto,  a detalle

Categoría Obra del Año: Vivienda Residencial

Cortesía / Archivo Obras
Publicidad

Casa Erasto fue un reto estructural, ya que la estructura es la casa en sí. Todos los elementos estructurales y de instalaciones son aparentes; revelan el sistema constructivo como parte integral de su estética. Fue un proceso constructivo complejo para una arquitectura que a primera vista aparenta ser sencilla.

El área más publica del hogar, la planta baja, se conecta completamente con el exterior y genera un flujo continuo entre el jardín, la biblioteca, la sala, el comedor y la cocina.

Los dos siguientes niveles son habitaciones que se asoman y flotan en las copas de los árboles. La azotea es un jardín que funge como observatorio bajo una sombreada pérgola de madera con extensas vistas hacia la ciudad.

La casa es un ejemplo de cómo debería ser la arquitectura urbana: la que redefine la mancha urbana y reintroduce los jardines a la ciudad. Es una vivienda en búsqueda de la autosuficiencia, al capturar y utilizar el agua pluvial; generar su propia electricidad, por medio de paneles solares, e implementar un sistema de azotea verde, con lo cual incrementa la biodiversidad y mitiga las olas de calor reflejadas a la atmósfera.

Desde su inauguración, es un espacio dedicado a explorar la mejor versión de sus usuarios y comprender sus modos de vida. Por lo tanto, está edificada para el presente y el futuro.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad