Publicidad
Publicidad

Cemex avanza bien en la reducción de su deuda; aún es insuficiente

Si bien las finanzas de la compañía siguen mejorando, no hay buenas señales operativas.
Cemento
Incluso si Cemex lograra sus objetivos de desinversión de activos, esto no sería suficiente; la empresa necesita generar flujo operativo positivo durante los siguientes dos años para lograr sus metas, dijo Alik García, analista de Intercam.

CIUDAD DE MÉXICO. Las últimas dos semanas han marcado el inicio de lo que pudiera ser una nueva etapa para Cemex. La cementera está en un punto crucial de su estrategia financiera, con un avance de casi 50% en sus planes de desinversión, reducción de deuda y nuevas inversiones. Si bien esto ha sido una buena noticia, la operación sigue estancada y eso es lo que ha pesado a los títulos de la empresa en el mercado accionario.

En los últimos 12 meses, los títulos de Cemex en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) han caído 24.5%, para llegar a un valor de mercado de 138,508 millones de pesos al cierre del 3 de abril, una pérdida de 5,117 millones de pesos, de acuerdo con datos de Bloomberg. En lo que va de 2019, la caída ha sido de 3.6%, acentuada luego de la reunión de Cemex con analistas y el anuncio de nuevas ventas de activos y reducción de deuda.

Conoce más: Cemex registra un avance de 50% en su plan de desinversión

Si bien las finanzas de la compañía siguen mejorando, no hay buenas señales operativas. "Los avances en las desinversiones han sido positivos y consideramos factible que alcancen su meta. En donde nos encontramos un poco más escépticos es en los ahorros que la empresa buscará obtener durante 2019, ya que desde nuestra perspectiva se enfrenta a un entorno en donde los precios de los energéticos continúan al alza, además de que los volúmenes de venta podrían afectar los márgenes", afirma Fernando Bolaño, analista bursátil de Monex.

Publicidad

Entre los objetivos financieros de Cemex, está lograr desinversiones por entre 1,500 y 2,000 millones de dólares, de las cuales ya llevaría un avance de 50%; mientras que su meta para la razón de deuda a flujo operativo es de 3.0 veces y al cierre de 2018 éste se ubicó en 3.8 veces.

Te puede interesar: Cemex pacta la venta de una parte de su negocio de cemento blanco

Esto ha tenido una buena lectura por parte del mercado; sin embargo, tras sus resultados anuales y las perspectivas para 2019, el panorama dejó de lucir positivo respecto a la operación, agrega Eduardo López, analista de Ve por Más.

"La empresa es muy sensible a cualquier tema de desaceleración global. Este año dieron una expectativa de crecimiento muy débil, en particular para México, su mayor mercado por generación de flujo de operación, donde prevén crecimiento cero en EBITDA (flujo de operación)", explica el especialista.

Cemex concluyó 2018 con ventas netas por 14,375 millones de dólares, lo que significó un crecimiento de 5% respecto a 2017. Sin embargo, redujo en 0.6% el flujo de operación a 2,558 millones y la utilidad neta cayó 32.6% a 543 millones. En contraste, la firma logró reducir su deuda neta en 8.4% a 10,397 millones.

Para Alik García, analista de Intercam, incluso si Cemex lograra llegar a sus objetivos de desinversión de activos, no todo serían buenas noticias para la empresa. "Esto no sería suficiente para alcanzar los objetivos de desapalancamiento de la administración; por lo que la empresa necesita generar flujo operativo positivo durante los siguientes dos años para lograr sus metas".

Entérate: Fitch sube la calificación de emisor de Cemex

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad