Publicidad
Publicidad

Un Metrobús para Querétaro es Obra del Año en Infraestructura

Esta vía conecta el oeste de la zona industrial con el centro de la capital del estado, y lo mejor es que su cruce con otras rutas permite el abordaje sin necesidad de transbordar.
metrobús querétaro
metrobús querétaro - (Foto: Cortesía SDUOP /Ramiro Valencia)

Nota del editor: Este texto fue publicado originalmente en la revista Obras, en la edición Obra del Año 2018, correspondiente a agosto de 2018. 

 

Esta vía conecta el oeste de la zona industrial con el centro de la capital del estado, y lo mejor es que su cruce con otras rutas permite el abordaje sin necesidad de transbordar, lo que hace más eficientes los traslados.

En la ciudad de Querétaro, al sur del Bajío mexicano, hace 30 años se apostó por construir vialidades que privilegiaran el uso de autos particulares. Esa tendencia dejó en el olvido al transporte público, que no tuvo inversión gubernamental de importancia en ese tiempo. Pero el nuevo siglo trajo un viraje en las políticas urbanas.

El Plan Estatal de Transporte 2016-2021 contempla diversas obras que apuntan a revertir el gasto presupuestal enfocado en la infraestructura para el auto particular. El plan determina que el sistema de transporte público queretano requiere de un modelo abierto de operación a través de ocho ejes transversales y perimetrales que mejorarán la movilidad, articulando el crecimiento urbano y equilibrado.

Publicidad

Una de las obras clave es el Eje Constitución de 1917, que con un plan maestro busca reducir el uso del automóvil y dotar a 62.4% de la población –porcentaje que utiliza el servicio público– de un servicio eficiente en una de las ciudades que concentra 45% de la inversión mundial de la industria aeroespacial.

Al Eje Constitución también se le conoce como el Qrobús, y es la obra que recibió el mayor puntaje en la categoría de Infraestructura para ser considerada como la mejor Obra del Año 2018.

El eje, desarrollado por la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas y el Instituto Queretano del Transporte, es un sistema de transporte público abierto en el que más de 122,000 habitantes de la zona metropolitana de Querétaro podrán transportarse a diario en 222 unidades que utilizan gas natural.

Lee también: Esta Obra del Año en Vivienda Económica se convirtió en un Airbnb

Publicidad

El recorrido del Qrobús es sobre 26.4 kilómetros de concreto hidráulico, y va del centro de la capital al oeste de la zona industrial. Cuenta con ocho estaciones intermedias centrales y 12 intermedias laterales. La estación de Transferencia Modal Balvanera recibe a las unidades del servicio suburbano e intermunicipal de los límites con Guanajuato, donde los usuarios abordan el Qrobús para llegar a su destino.

La obra permite que las rutas que circulan entre calles y colonias intercepten el eje y puedan utilizar la infraestructura para evitar el transborde y reducir 8% de tiempo de traslado.

"En ninguna parte del mundo se ha implementado este sistema abierto", expone Jorge Luis Pérez Trejo, subsecretario de Desarrollo Urbano y Administración de Obras Públicas de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas (SDUOP) de Querétaro.

Por largo tiempo se segregó el uso del servicio público, e incluso el transporte de carga aumentó, ya que industrialmente la región avanzó al colocarse como uno de los lugares más atractivos para la inversión industrial.

Publicidad

Fotos: Cortesía SDUOP de Querétaro / Ramiro Valencia

"La política que estamos aplicando ahora es invertir esa pirámide de movilidad, quiere decir, tomar ciertas decisiones para favorecer a los que son más vulnerables (peatones) y luego mejorar el transporte público, porque resulta que es un eje importante para la movilidad de la ciudad", explica Pérez Trejo.

El funcionario explica que los estudios complejos que se elaboraron de origen-destino arrojaron que la topografía y las condiciones físicas de Querétaro no eran las óptimas para el modelo BRT.

Más información: Meseta, el hogar perfecto y Obra del Año en Interiorismo Residencial

Publicidad

Plano: Cortesía SDUOP de Querétaro

"Por ello abrimos nuestro eje estructurante, es decir, permitimos a las rutas colindantes utilizar la infraestructura del eje; aprovechan esto, después se salen y continúan", explica Pérez Trejo.

Esto tiene varios beneficios. Argumenta que todas las rutas aprovechan la infraestructura del eje, hay ordenamiento vial, y se reduce el tiempo y costo de transbordo, pues las personas continúan su ruta hasta llegar a su destino.

Ello facilitó la aceptación social porque el cambio no fue agresivo. En marzo pasado inició la segunda etapa de los ocho ejes estructurantes del Qrobús. Contempla la continuación del Eje Constitución y dos ejes más, y se destinará una inversión de 782 millones de pesos.

 

Publicidad

 

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad