Publicidad
Publicidad

El reto de los proveedores para integrar nuevas tecnologías

Algunos proveedores de la construcción quedarán fuera de la cadena productiva, de no alinearse a elementos disruptivos como la tecnología o la sustentabilidad.
Proveedores_Obras 100_2018_1
Proveedores_Obras 100_2018_1 - (Foto: Pamela Enriquez)

Nota del editor: Esta nota se publicó originalmente en la edición 546 de la revista Obras, 'Las 100 empresas de la construcción más grandes de México', correspondiente a julio de 2018. 

(CIUDAD DE MÉXICO) – Arturo Cruz fundó su empresa de cartografía con la premisa de que el uso de la tecnología es primordial para el crecimiento de cualquier compañía, de ahí que incorporara soluciones innovadoras, como modelado de información, fotogrametría, drones escáner radar y estaciones robotizadas, para ofrecer resultados de pronta respuesta.

Si bien entre los proveedores de la construcción existen compañías como ésta, la realidad es que la integración de nuevas tecnologías ha sido un proceso lento.

La inversión en investigación y desarrollo en la construcción es inferior a la de otras industrias al representar sólo 1.0% de los ingresos, en comparación con otros sectores como el automotriz con 3.5 o el aeroespacial con 4.5%; lo mismo pasa con el gasto en tecnología de la información.

Lee: Aranceles al acero, una oportunidad para diversificar la proveeduría

Aunado a esto, se encuentra entre las industrias menos digitalizadas, según información del estudio The digital future of construction de la consultora McKinsey.

Publicidad

Alejandro Ruiz, socio director del sector construcción de KPMG, comenta que históricamente la industria ha sido muy tradicional; sin embargo, las nuevas formas de hacer las cosas han llevado a los proveedores a invertir en tecnología para cumplir con los nuevos requerimientos, aunque hay mucho camino por recorrer.

Para Sergio Aguilar, presidente de la Asociación Nacional de Industriales del Presfuerzo y la Prefabricación (ANIPPAC), los retos que enfrentan los proveedores son: hacer más ingeniería que permita incorporar nuevas tecnologías, la automatización de procesos y la seguridad, no sólo en la fabricación sino también en el transporte y montaje.

Las tendencias mundiales obligan a las firmas de la cadena productiva a adaptarse a la nueva dinámica y a mantener un ritmo constante de desarrollo y evolución tecnológica.

Lee: Tren México-Toluca, el lado oscuro de una obra necesaria

Luis Méndez, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), delegación Jalisco, se muestra optimista al afirmar que el sector se encuentra en uno de los momentos de mayor evolución, y con más cambios en la forma de hacer las cosas.

Al respecto, Méndez señala: "Cualquier empresa que forme parte de la cadena se debe actualizar constantemente, no sólo para ofrecer a sus clientes mejores tecnologías, sino también a mejor costo, sin perder calidad en los materiales y en la efectividad y seguridad de lo que ofrece".

Arturo Cruz, director general de Terrasat Cartografía, opina que no sólo se trata de incorporar procesos novedosos. "Debemos saber trabajar las redes sociales, la nube, los nuevos archivos, los equipos de cómputo; tenemos que es- tar a la vanguardia o nos pasa lo que a algunas empresas que no se modernizaron a tiempo y tienden a desaparecer".

Lineamientos verdes

Los proveedores no sólo deben hacer frente a la revolución digital, la sustentabilidad es otro tema que tienen que incorporar al ADN de sus empresas. El panorama es alentador porque ya existe una sensibilización para incorporar políticas verdes en los procesos de producción.

ESPECIAL. 2018: Las 100 constructoras + importantes de México 

"La construcción sustentable en México ya no es una tendencia, es una realidad. Es esencial adoptar medidas en nuestra vida diaria que permitan a las futuras generaciones contar con los mismos recursos con los que nosotros contamos hoy", indica Méndez.

Estamos iniciando el recorrido de la sustentabilidad, "nuestra industria sabe que por el propio proceso de producción de sus elementos, son bajos los niveles de emisión de CO2, sin embargo el reto es demostrarlo a través de EPD (Hojas de Declaración Ambiental) que ya son requeridas por algunos desarrolladores inmobiliarios para la ejecución de edificaciones LEED", apunta Leticia Amador, gerente de ANIPPAC.

Estrategias. Mecanismos de transparencia y riesgos compartidos en los contraton son un buen inicio. FOTO: Pamela Enriquez

Los cambios en la normatividad obligan a los proveedores a alinearse en temas de sustentabilidad, y los estímulos gubernamentales contribuyen a incorporar mejores prácticas.

"Es el caso de la vivienda de interés social: quien obtiene un certificado de sustentabilidad tiene que cumplir con una serie de requisitos tales como recuperación de agua, uso de celdas solares, iluminación led, entre otros. Esto ha generado que incorporen más ecotecnias para acceder a mejores subsidios en la vivienda", explica Ruiz.

Estrategias clave

El estudio Perspectivas de la alta dirección en México 2018 de KPGM señala como estrategias para mejorar la competitividad a mediano plazo: reducir costos, incrementar la satisfacción del cliente, desarrollar talento humano, y mejorar procesos y desempeño.

Lee: ¿Proveedores? Esto buscan los empresarios de la construcción

También indica que 54% de los directivos encuestados dirigirá sus esfuerzos a la innovación para mejorar su competitividad en el futuro, en tanto que 37% de las compañías consideran que el análisis de datos (Data & Analytics) será la estrategia más relevante para la competitividad en los próximos tres años.

Ruiz recomienda que las empresas adopten modelos probados de éxitos para que la transición sea rápida y no demasiado costosa.

"Existe una alta resistencia para hacer todo un cambio, es necesario evaluar el costo-beneficio para modificar el modelo de negocio, lo que les puede dar acceso a diferentes mercados, e incluso a diferentes formas de financiamiento que los hagan más competitivos".

El estudio de McKinsey enfatiza que es tiempo de un cambio de mentalidad, y las empresas tendrán que adoptar cuatro principios: transparencia y riesgo compartido en los contratos, orientación en el retorno de la inversión, diseño de nuevas soluciones sencillas e intuitivas, y gestión del cambio.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad