Publicidad
Publicidad

Así se ha diluido la propuesta de AMLO sobre el Nuevo Aeropuerto

La principal propuesta de Andrés Manuel López Obrador para sustituir al NAIM fue construir dos pistas de aterrizaje en la base militar de Santa Lucía, en el municipio de Zumpango, al norte del Estado de México.
AMLO casa de campaña
AMLO casa de campaña - (Foto: Cuartoscuro)

El futuro sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) permanece a la expectativa. El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, llegó a la casa de transición en la colonia Roma para recibir el proyecto que analiza la viabilidad de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

Aunque López Obrador había dicho que este miércoles se conocería el dictamen en torno a la nueva termina aérea, en un comunicado del presidente electo se informó que el anunció se hará el viernes a las 9 de la mañana.

Javier Jiménez Espriú, próximo titular de Comunicaciones y Transportes (SCT), explicó que el retraso se debe a que recibieron información de organismos internacionales de aeronáutica que los obliga a modificar el resultado.

"Vamos a ajustar la propuesta que le hacemos al licenciado López Obrador", dijo al término de una reunión con López Obrador.

Agregó que se trata de asuntos de seguridad aérea, "entonces vamos a revisar el documento. Mañana mismo estará la revisión".

Lee: El Nuevo Aeropuerto delinea el plan para reducir sus costos

Publicidad

Te contamos cómo ha sido el turbulento viaje de una de las obras insignia del sexenio de Enrique Peña Nieto desde que el ahora presidente electo amenazó con sustituirlo por un par de pistas de aterrizaje en la base militar de Santa Lucía.

Despegue a Santa Lucía

La principal propuesta de López Obrador para sustituir al NAIM fue construir dos pistas de aterrizaje en la base militar de Santa Lucía, en el municipio de Zumpango, al norte del Estado de México.

Así lo propuso el 13 de diciembre, al presentar un decálogo de su precampaña presidencial , en el cual también estaba incluido obras como el Tren Maya y un proyecto de desarrollo del Istmo de Tehuantepec, obras que hasta ahora se mantienen en su agenda política.

"(...) trasladando los contratos del aeropuerto de Texcoco a Santa Lucía, cuando mucho sería una inversión de 40,000 millones de pesos, o sea, nos estaríamos ahorrando alrededor de 200,000 millones (de pesos)", aseguró en enero pasado López Obrador.

Cobrando altura: los amparos

Dos meses después, el 22 de marzo, a una semana del arranque de las campañas presidenciales, López Obrador dijo que él y su equipo se estaban preparando para promover una batería de amparos para evitar que se repartieran contratos en el NAIM.

Bajo el argumento de que los contratos que se estaban entregando comprometían recursos federales hasta por 20 años, el entonces precandidato de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES) dijo que buscaría frenar por la vía legal la firma de otros acuerdos para la construcción de la nueva terminal aérea.

El anuncio causó 'turbulencia' en el sector empresarial del país, que se apresuró a descalificar la propuesta. Hasta ahora, los recursos legales no pasaron del escritorio del tabasqueño.

Más información: La consulta sobre el Nuevo Aeropuerto será vinculante, dice AMLO 

Viraje de 180 grados

Un día después, el ahora presidente electo dijo que seguiría una propuesta del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), sobre revisar la estructura jurídica del aeropuerto situado en terrenos del antiguo lago de Texcoco.

"Vamos a revisar técnicamente el proyecto sin asustar a nadie, propongan ustedes cinco técnicos, cinco de gobierno (del NAIM) y cinco de nosotros a partir de hoy, y se revisa y con toda honestidad a decir si procede o no procede, y cuáles son las alternativas", dijo el 23 de marzo.

Efecto Slim

Carlos Slim, el hombre más rico de México, defendió la construcción del puerto aéreo a mediados de abril diciendo que el proyecto sería "un detonador” económico de la zona nororiente de la entidad.

López Obrador respondió al empresario que respetaba su opinión pero aseguró que el NAIM se trataba solo de un buen negocio para los contratistas y calificó la obra como "faraónica" que el país no puede pagar.

"Si es, como dice él, un buen negocio, pues que lo haga con su dinero", advirtió a Slim el tabasqueño.

Un reporte de Obras reveló que Slim y su familia tienen el 68% de las licitaciones de la obra, con lo que se convertirían en los más afectados con su posible cancelación.

Lee: El gran perdedor si se cancela el Nuevo Aeropuerto será Carlos Slim

Descenso hacia la concesión

A menos de dos meses de las elecciones que lo convirtieron en el futuro presidente mexicano, AMLO puso sobre la mesa el planteamiento de dar a concesión el desarrollo de la nueva terminal aérea, bajando el tono de sus anteriores amenazas.

El 7 de mayo aseguró que de ganar las elecciones del 1 de julio, su gobierno no tendría problemas en concesionar la construcción del nuevo aeropuerto en el Valle de México, aminorando sus críticas a la megaobra de 13,300 millones de dólares.

"¿Por qué no se concesiona (el nuevo aeropuerto)? Yo no tendría ningún problema. (Pero) yo no voy a destinar la mitad de la inversión pública sólo para una obra", dijo en un foro turístico donde también participaban los otros cuatro candidatos presidenciales.

Aterrizaje incierto

Tras obtener el triunfo en las elecciones del 1 de julio, López Obrador estableció como fecha para obtener un dictamen de sus colaboradores sobre el proyecto aéreo el 15 de agosto, lo que dará inicio a una consulta pública sobre el tema.

El lunes pasado dijo que el resultado de dicho ejercicio será vinculante con el futuro del NAIM, aunque no queda claro el mecanismo de la consulta puesto que Javier Jiménez Espriú, próximo secretario de Comunicaciones y Transportes, dijo que no se llevará a cabo una votación.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad