Publicidad
Publicidad

Aranceles al acero, una oportunidad para diversificar la proveeduría

La restricción de Estados Unidos obliga a las empresas productoras de acero y aluminio en México a buscar nuevos clientes en el mercado mexicano y en el exterior.
Acero_1
Acero_1 - (Foto: Alejandro Nutes)

Nota del editor: Esta nota se publicó originalmente en la edición 546 de la revista Obras, 'Las 100 empresas de la construcción más grandes de México', correspondiente a julio de 2018. 

(CIUDAD DE MÉXICO) – Como una medicina forzada contra la dependencia comercial, los aranceles globales que Estados Unidos impuso a partir de 1 de junio a sus importaciones de acero (25%) y aluminio (10%) abren oportunidades de diversificar los proveedores para las empresas de la construcción.

Cuando el gobierno de Estados Unidos limita el suministro extranjero, aumenta la oferta del resto de los mercados del mundo, en un contexto en el que ya de por sí existe una sobrecapacidad en la producción global de acero.

Lee: Constructores: obras se encarecerán hasta 15% en 2019 por el acero

Como reacción, México fijó aranceles de entre 15 y 25% a productos de acero como placas, láminas, chapas, varillas, tubos y alambrón de acero, y ciertos productos laminados y alambrón con aluminio.

Publicidad

En forma inmediata, hubo un incremento en los precios de los aceros y aluminios importados en México desde Estados Unidos. Un botón de muestra: Plastimaq de Toluca tuvo un alza de entre 3y 7% en el precio de los tornillos que usa en la fabricación de tableros de prueba eléctrica para arneses de la industria automotriz, vendidos a Axa Yazaki, entre otros clientes.

"Estamos buscando nuevos proveedores en Canadá, Latinoamérica y Asia que nos puedan igualar en calidad y precio. Es una oportunidad para buscar nuevas fronteras", comentó Luis Andrés Muciño, coordinador de cuentas por pagar de Plastimaq de Toluca.

Lee: La inflación en la construcción toca su mayor tasa en 12 meses

Canadá es una primera opción de proveeduría foránea, por su relativa cercanía, porque México no le aplica aranceles y porque es el mayor abastecedor de acero y aluminio de Estados Unidos, con ventas a ese mercado por 5,187 millones de dólares (mdd) y 7,043 mdd, respectivamente, según datos de 2017.

"En ciertos casos las empresas de la construcción de México podrían conseguir productos de acero y aluminio de Canadá a precios competitivos, y también hay productos más baratos en Asia, pero a muchos de ellos se les aplican cuotas compensatorias", dice Fernando Ruiz Huarte, director general del Consejo Mexicano de Comercio Exterior (Comce).

Publicidad

De los productos que la industria de la construcción demanda a Estados Unidos y que han sido etiquetados con 25% de aranceles, el más cotizado es un tubo con costura (fracción 73063099). Sobre ese mismo producto, México aplica aranceles de represalia de 15% a las importaciones de Estados Unidos y también cobra una tarifa de 15% a las provenientes de naciones con las que no tiene acuerdos de libre comercio.

Lee: ICA advierte alzas en costos del NAIM por los aranceles al acero

En 2017, las importaciones mexicanas de ese tipo de tubo sumaron 249 mdd, 56.8% fueron de Estados Unidos y 17.9% de Canadá.

Alfonso Carrillo, director general del Observatorio de la Industria de la Construcción, de la CMIC, comenta que también podría darse un incremento de las importaciones mexicanas de productos chinos de acero y aluminio.

"Los chinos tienen puestos los ojos en México y, en el fondo, quieren que se complique nuestra relación con Estados Unidos para poder incrementar sus ventas en México", dice.

Publicidad

Las mayores empresas acereras de Estados Unidos culpan a China, que contribuye con cerca de la mitad de la producción mundial de acero, de fomentar la permanencia de 'empresas zombis' (subsidiadas), como el principal factor de la actual sobreproducción de acero del mundo.

Lee: Vivienda y edificación esperan impacto por aranceles al acero

La restricción de Estados Unidos también obliga a las empresas productoras de acero y aluminio en México a buscar nuevos clientes en el mercado mexicano y en el exterior.

De manera similar, "las empresas de la construcción pueden buscar a proveedores de productos de acero y aluminio en México o en otros países", recomienda Verónica Orendain, directora general de Industrias Pesadas y Alta Tecnología de la Secretaría de Economía.

Publicidad

Suben derivados. Los precios de varilla, alambre, castillos armados y malla de acero suben más de 20%. FOTO: Alejandro Nutes

La CMIC proyecta que estos aranceles presionarán a la alza los precios de los materiales de la construcción derivados del acero y del aluminio en el mercado mexicano, alterando los presupuestos e incrementado el costo final de las obras. Por ejemplo, la varilla acumula un alza de 32.9% en los primeros cinco meses de este año. 

Una apuesta por el mercado nacional

Dice un viejo proverbio que un emprendedor ve oportunidades donde otros ven problemas. Y eso es exactamente lo que está haciendo Techint, ahora que el gobierno estadounidense impuso un arancel de 25% al acero proveniente de México, Canadá y la Unión Europea, y ahora que México respondió con un impuesto.

Lee: México castiga así al acero de Estados Unidos...

Publicidad

A pesar de que el conflicto del acero se avecinaba, el grupo ítalo-argentino Techint y su subsidiaria Ternium –el segundo mayor fabricante de acero en México– invirtió 1,100 mdd en 2017 para construir una planta en Pesquería, en Nuevo León. Y en 2019 reinvertirá 1,400 mdd para duplicar su capacidad.

La compañía cree que la guerra comercial incrementará en México el consumo de acero que se pueda conseguir dentro del país. "Las limitaciones que están poniendo las principales economías al acero harán que las importaciones se sustituyan por producto local", destaca César Jiménez, presidente ejecutivo de Ternium en México. "Nuestras inversiones están enfocadas en abastecer una demanda de productos y servicios cada vez más sofisticados", añade.

Lee: Constructores: guerra del acero presionará los precios a la alza

Los mayores consumidores de acero en la región son la industria de la construcción, los fabricantes de equipo y maquinaria y la industria automotriz. "Hay un mercado muy grande en México, y nosotros queremos ponernos al frente con las inversiones que estamos realizando", dice el directivo de Ternium.

Esta firma ya provee el 20% del acero que consume la planta de la surcoreana KIA, ubicada a un costado de su complejo en Pesquería.

Publicidad

Con información de Ivet Rodríguez

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad