Publicidad
Publicidad

¿Quién perderá si Sheinbaum cancela la planta de energía con basura?

La misma Ciudad de México, su futuro gobierno y la empresa francesa Veolia pagarán los costos si El Sarape, planeado en el Bordo Poniente, se cancela.
el sarape
el sarape - (Foto: Cortesía CGVeron)

Si se cancela el proyecto para construir en la Ciudad de México una planta que genere electricidad con basura —que prevé construir un consorcio liderado por la multinacional francesa Veolia—, la empresa perderá un megaproyecto, la ciudad continuará con el problema de cómo gestionar sus desechos y el gobierno local deberá pagar una penalización millonaria.

Desde hace meses, Claudia Sheinbaum ha declarado que la planta de termovalorización —que generaría energía con la combustión de los desechos, para proveer esa electricidad al metro de la ciudad— se cancelará, por la deuda en la que incurriría la ciudad para pagar el proyecto.

Sobre estas declaraciones, Federico Casares, director de Desarrollo de Negocio de Veolia México, dijo en entrevista con Obras que no habría un endeudamiento para la administración, pues el proyecto fue estructurado —por parte del propio gobierno de la ciudad— para utilizar los mismos recursos que hoy en día se destinan para el pago de la energía eléctrica del sistema Metro y para el transporte y la disposición de los residuos urbanos.

"El gobierno no va a contratar ningún tipo de deuda, toda la inversión es realizada por el consorcio encabezado por Veolia. Y no nada más la inversión, que anda alrededor de 12,000 millones de pesos, sino que además cubre todos los gastos de operación y mantenimiento a lo largo de 30 años", comentó el directivo.

Lee: Cancelar la planta eléctrica que usará basura en CDMX será más caro

Obras buscó al equipo de Sheinbaum para conocer su postura al respecto, pero no obtuvo respuesta.

Publicidad

Dado que la firma del contrato del consorcio de Veolia y la administración de la Ciudad de México para la construcción y operación de la planta se realizó en mayo de 2017, la empresa ha seguido avanzando en el proyecto y ha tratado de mantener abierta la comunicación con el equipo de Sheinbaum, "para seguir explicando cuáles son los términos bajo los cuales se desarrolló este proyecto", explicó Casares.

Como en todo contrato, hay penalizaciones para quien cancele o incumpla el mismo. En el caso de la planta de termovalorización, el monto varía dependiendo del momento en que se cancele, y el directivo señaló que puede ir desde los cientos hasta los miles de millones de pesos.

Más información: La planta que hará energía con la basura en CDMX enfrenta críticas

Luis Manuel Guerra, especialista en materia ambiental de la UNAM, aseguró que cancelarla sería un error, pues "la termovalorización es un avance muy importante de la Ciudad de México, que tradicionalmente ha estado disponiendo de sus residuos en la peor forma posible, que es enterrándolos, es la más primitiva de las formas para manejar los residuos sólidos".

El especialista explicó que la planta es la solución al problema de la basura que sufre la ciudad, aunque coincide con Shienbaum en que deben revisarse algunos aspectos del contrato, en especial los que se refieren al costo para la ciudad.

 

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad