Publicidad
Publicidad

Geo enfrenta demanda de su mayor accionista

Sólida, la división inmobiliaria de Banorte e inversionista más grande de Geo, demandó a la viviendera por incumplimiento en un fideicomiso.
geo-casas
geo-casas - (Foto: Tomada casasgeo.com)

Corporación Geo, la que fuera una de las principales desarrolladoras de vivienda de interés social hasta antes de la crisis del sector en 2013, anunció un nuevo conflicto en el renovado calvario que atraviesa para preservar su liquidez y dar continuidad a su negocio.

Sólida Administradora de Portafolios, la división inmobiliaria de Banorte, entabló una demanda en contra de la compañía de la cual es el mayor accionista por el incumplimiento con un fideicomiso mutuo que tiene el objetivo de adquirir terrenos para desarrollar unidades habitacionales y posteriormente venderlas, dio a conocer Geo en un comunicado.

En caso de perder el juicio, la viviendera "perdería una parte significativa de su inventario inmobiliario, y no tendría terrenos para sustentar un plan de negocios que le permita mantenerse como empresa en funcionamiento", agregó.

La querella parece ser el más grande voto de desconfianza que ha recibido la constructora de más de 650,000 casas en el país, pues fue interpuesta por su principal accionista y quien en su momento –reestructura post 2013—accedió a inyectarle recursos para levantar su negocio.

Lee también: Capital I analizará desinvertir en la viviendera Geo

Sólida, bajo el argumento de incumplimiento por parte de Geo, busca no solo no darle los beneficios que pudiera generar el fideicomiso, sino quedarse con los activos que contiene, cuyo valor supera los 2,888 millones de pesos (147 millones de dólares).

Publicidad

Aunque Geo dice que "está haciendo valer sus derechos y defendiendo sus intereses", su tono parece más de negociación, puesto que lo que busca es llegar a un acuerdo con la subsidiaria de Banorte para remediar los incumplimientos y establecer nuevas condiciones para el desarrollo de inmuebles.

El fideicomiso fue conformado por Sólida y Geo en 2006, bajo un esquema de aprobaciones por proyecto, de acuerdo con el reporte anual que publicó la viviendera.

La división inmobiliaria de Banorte tiene una participación de 56.3% de los títulos en circulación de Geo, de acuerdo con su último reporte trimestral, porque Sólida fue una de las firmas, junto con el fondo de inversión Capital Inmobiliario, que participaron en el aumento de capital por 3,500 millones de pesos (alrededor de 205 millones de dólares al tipo de cambio de entonces) que le permitió a Geo salir de concurso mercantil en 2015 y con el que esperaba regularizar sus operaciones.

Luego de su salida de concurso mercantil, la viviendera se volvió a plantear objetivos de construcción de decenas de miles de casas, pero poco a poco fue ajustando sus expectativas a su todavía intrincada situación y en su último plan de negocios incluso reconoció que necesita nuevas inyecciones de capital.

De hecho, Capital Inmobiliario dijo ayer que someterá a consulta con los dueños de sus certificados de capital de desarrollo (CKDes) –de donde provinieron los recursos que inyectó a Geo— la posibilidad de desinvertir su participación en la empresa que tiene su sede corporativa en Ciudad de México.

Más información: Geo designa a su nuevo presidente de consejo

Publicidad

La ruta de Geo para sobrevivir

Un resultado favorable del proceso judicial es uno de varios elementos que la constructora de casas identifica como vitales para ejecutar su plan de negocios, que se mira como su última apuesta de supervivencia.

"Se prevé que la situación de liquidez sea extremadamente compleja durante los próximos 12 meses", dijo la empresa en su reporte trimestral de enero a marzo de 2018, que publicó el viernes pasado. "La compañía continuará instrumentando las medidas que sean necesarias y/o convenientes para mantenerse como negocio en marcha".

Otros elementos necesarios para el plan de Geo son conseguir 2,920 millones de pesos (149 millones de dólares) de nuevo capital; concluir los litigios que llevaron a algunas de sus filiales de regreso a concurso mercantil; que la banca esté dispuesta a prestarle más de 2,000 millones (102 millones); y que no se retrase la obtención de recursos para terminar la infraestructura básica que falta en algunos de sus desarrollos.

Aunado a ello, Geo tiene metas como reducir sus gastos operativos, vender activos por 270 millones de pesos (13.8 millones de dólares) y recibir otros 180 millones (9.2) justamente del fideicomiso que tiene con Sólida, lo que no parece que esta última tenga la intención de hacer.

Además, los ejecutivos de Geo, que han rotado las posiciones más altas el último par de años, tienen que negociar con los acreedores de tres bonos en México para volver a reestructurarlos, siendo que ya fueron modificadas sus condiciones desde el proceso que concluyó en 2015 y recientemente pagó parcialmente.

Publicidad

Otro bono internacional de la viviendera, que también ya cayó en impagos, Geo está negociándolo para capitalizarlo.

"La continuidad de la compañía como negocio en marcha en los próximos 12 meses dependerá de la instrumentación de las distintas iniciativas de liquidez de forma exitosa", dice Geo en su informe trimestral. Y también "de continuar instrumentando nuevos créditos puente con Banorte", dejando entrever la esperanza de que su principal dueño aún la apoye.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad