Publicidad
Publicidad

La Tapatía aceleró las obras del Tren Ligero de Guadalajara

La tuneladora alemana, bautizada como La Tapatía, tiene la capacidad de excavar hasta 35 metros por día y una velocidad de giro en la rueda de corte de 3.5 revoluciones por minuto.
La Tapatía
La Tapatía - (Foto: EFE)

En julio del 2015, alrededor de 180 contenedores salieron de Valencia y llegaron al Puerto de Manzanillo, Colima, en agosto del mismo año y un mes después arribaron a Guadalajara para armar la tuneladora en el sitio, la cual fue denominada como La Tapatía.

Anteriormente, excavar un túnel llevaba hasta más de una década, pero la tecnología que utiliza esta tuneladora ha hecho que esta labor se reduzca a tan solo dos años, por lo que facilitó la construcción de la Línea 3 del Tren Ligero de Guadalajara, que iniciará operaciones el próximo octubre.

La obra subterránea, que concluyó esta semana en el centro de esta ciudad y con lo que se da paso a la etapa final de la construcción del tren ligero, la realizó la tuneladora originaria de Alemania Herrenknecht, la cual tiene capacidad para excavar hasta 35 metros por día y una velocidad de giro en la rueda de corte de 3.5 revoluciones por minuto.

El 13 de abril de 2016, Gerardo Ruiz Esparza, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), y Aristóteles Sandoval, gobernador de Jalisco, dieron el banderazo de arrastre a esta maquinaria equipada con tecnología de última generación.

Leer: Línea 3 del Tren Ligero de Guadalajara alista su apertura en octubre

De acuerdo con información de la SCT, el 5 de mayo de ese mismo año, "La Tapatía" fue puesta en marcha y ya no fue visualizada porque estaba a 30 metros debajo de tierra con las labores de perforación.

Publicidad

Con jornadas de trabajo de 24 horas y la ayuda de dos técnicos, la tuneladora excavó en Guadalajara cuatro kilómetros, de los casi 22 kilómetros de extensión de la Línea 3 del Tren Ligero.

La maquinaria, que ya se empezará a desarmar, tiene un peso de 2,300 toneladas, mide 105 metros de largo y 11.55 metros de diámetro; se trata de un aparato tipo Earth Preasure Balance (EPB por sus siglas en inglés), con escudos de presión de tierra, totalmente tecnificado y digitalizado, de última generación, para una operación más segura.

Al mismo tiempo que perforaba, la máquina armaba e instalaba 2,233 dovelas, que son estructuras rígidas en forma de anillo que van dentro de los túneles y que le dan soporte a la construcción.

Las ventajas que trajo "La Tapatía"

Uno de los beneficios de usar La Tapatía fue la conservación del medio ambiente, porque al colocar simultáneamente las dovelas se protege el terreno que rodea la obra.

Asimismo, la máquina aumentó la seguridad del terreno de perforación, pues las labores de reforzamiento en el centro de Guadalajara y la profundidad a la que se ubicó el túnel no afectó monumentos como la Catedral de la ciudad, ni viviendas localizadas sobre la zona de trabajo, señaló la SCT.

Recomendamos: Las pruebas de la Línea 3 del Tren de Guadalajara iniciarán en mayo

El avance de la tuneladora no perturbó la vida de los tapatíos, por lo que la población pudo continuar con sus actividades normales, ya que la maquinaria cuenta con una tecnología que disminuye ruido y posibles vibraciones.

La Tapatía permitió la estabilidad del suelo, al reducirse el movimiento, así como las vibraciones de tierra, por lo que la generación de emisiones atmosféricas de polvo o gases fue mínima, concluyó la SCT.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad