Publicidad
Publicidad

Fin de sexenio, cómo protegerte del gobierno

OPINIÓN: Hay que analizar legalmente cuáles son las alternativas que se pueden tomar en caso de que los asuntos pendientes no se resuelvan.
537_Opinión_Roberto
537_Opinión_Roberto - (Foto: ESPECIAL/FOTO: Shutterstock)

Nota del editor: Esta columna de Opinión se publicó originalmente en la  edición 537  de la revista Obras, 'Obra del Año 2017', correspondiente a septiembre de 2017.

(CIUDAD DE MÉXICO) – Hace un par de meses, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), en conjunto con la Sociedad Mexicana del Derecho de la Construcción, COMAD y SIMAS organizamos un evento para concientizar a las constructoras acerca del grave problema que enfrentarán ante el cambio de sexenio.

En muchas dependencias y entidades ya están pensando en 'cerrar la cortina' y dejar los temas pendientes para que alguien más los resuelva. Trabajos extraordinarios, convenios y regularización de temas pueden quedar en el limbo informativo.

OPINIÓN: ¿Responsabilidad solidaria?, ¡ni en broma!

Para algunas empresas el tema no es relevante, pero el asunto no es menor: nadie espera que 2018 sea una transición fácil. El costo político de decidir, de manera exprés, temas cruciales que implican grandes montos, es alto. Por lo que dejarán de tomar decisiones ante el riesgo inminente.

¿Qué sugerencias les damos? En primer lugar, hay que dejar todo por escrito. Existen múltiples proyectos en los que no existen constancias documentales de nada.

Publicidad

Estimados amigos: ya es hora de darnos cuenta de que los amigos no existen, y en este momento dejar todo a la buena fe no es negocio. Es hora de plasmar en bitácoras y oficios todo lo pendiente, y lo que nos sigue pasando de mañana en mañana, porque las cosas no van a mejorar.

OPINIÓN: Corrupción e impunidad, el 'agujero negro' de nuestra vida  

En segundo lugar, hay que analizar legalmente cuáles son las alternativas que se pueden tomar en caso de que los asuntos pendientes no se resuelvan: implementar las comunicaciones, realizar requerimientos notariales, procedimientos de conciliación o, definitivamente demandar.

Es necesario comenzar a analizar opciones ante servidores públicos que no deciden en un ambiente incierto.

Es necesario tener comunicación clara con cámaras y organizaciones como la CMIC, en el caso de los constructores, la CNEC en caso de las empresas de servicios, y el CICM, así como otras organizaciones que tienen el pulso y termómetro de lo que está pasando; estas son un gran apoyo para la cadena de la industria.

OPINIÓN: Balance económico de los contratos de construcción

Pensar con la cabeza fría y no tomar decisiones aceleradas es crucial. Hace poco un amigo me dijo: "si las cosas no se arreglan, pues simplemente doy una lana y todo va a quedar resuelto. A final de cuentas todos se van y nadie los va a volver a ver".

Recordemos que las empresas ahora son por completo responsables de actos de corrupción y pueden ser sancionadas económicamente, pero también disueltas legalmente conforme a leyes del Sistema Nacional Anticorrupción.

OPINIÓN: Los constructores no tienen por qué ser víctimas de la corrupción

Para muchas empresas este paso no será fácil, tendrán que hacerlo de forma inteligente. En definitiva el 'año de Hidalgo' y otras leyendas urbanas presentes en la enciclopedia anticultural mexicana harán acto de presencia.

Cabe en las empresas hacer que nuestro país tenga un cambio de sexenio más limpio y menos vergonzoso que los anteriores. Siempre protegiendo el derecho y esperando que el Estado se fortalezca, no cediendo ante las tentaciones de conseguir soluciones más fáciles pero, sin duda, lodosas.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad