Publicidad
Publicidad

Corrupción e impunidad, el 'agujero negro' de nuestra vida

OPINIÓN: Los contratistas se quejan de lo mal que la pasan siendo sobornados por todo, desde el uso de suelo de sus oficinas hasta la obtención de licencias.
533 Roberto Hernández
533 Roberto Hernández - (Foto: Especial)

Nota del editor: Esta nota se publicó originalmente en la  edición 533 de la revista Obras , 'La vivienda en su laberinto', correspondiente a mayo de 2017.   

(CIUDAD DE MÉXICO) – Según la página de la NASA: www.nasa.gov (ojo que no uso Wikipedia), un agujero negro se define como "un lugar en el espacio donde la gravedad es tan fuerte que ni siquiera la luz puede salvarse de él. La gravedad es demasiado fuerte porque la materia se ha reducido a un espacio diminuto. Esto puede suceder cuando una estrella está muriendo".

Traigo a colación esta figura del espacio porque así me siento cada vez que escribo esta columna.

OPINIÓN: Los constructores no tienen por qué ser víctimas de la corrupción

Quisiera referirme a los problemas técnicos de los proyectos y a su impacto en la vida jurídica de este país o viceversa; abordar el tema de las decisiones judiciales o arbitrales que den luz al Derecho de la Construción o de las necesarias modificaciones a las regulaciones legales, reglamentarias o normativas.

Pero cuando hablo con las personas de esta industria hay un punto donde toda conversación confluye siempre: la corrupción y la impunidad que sufre el sector.

Publicidad

Es interesante ver la definición de la NASA sobre los agujeros negros y traerla a cuento porque precisamente se refiere a dos puntos paralelos con nuestro grave problema.

OPINIÓN: ¿Cuándo fue la última vez que habló de corrupción?

El primero es que la materia se ha reducido a un espacio diminuto. En este caso es claro que la discusión se centra siempre en la corrupción y la impunidad, y deja a un lado a todo lo demás.

Los contratistas se quejan día con día de lo mal que la pasan cuando los sobornan por todo tipo de temas: desde el uso de suelo de sus oficinas hasta la obtención de licencias, permisos, autorizaciones, contratos, modificaciones de contrato y hasta finiquitos.

El segundo paralelismo tiene que ver precisamente con el hecho de que un hoyo negro se genera cuando una estrella muere y, en ese sentido, la luz de nuestro país cada día se apaga más, mientras la maldad de la fuerza de la gravedad va absorbiendo todo lo que pasa por su camino.

OPINIÓN: Debemos obligar a la autoridad a actuar contra la corrupción

Los que siempre han sido y serán corruptos se ufanan y alegran gritando por la calle: "¿Ya ven? Esto es así y será siempre".

Los que no habían querido sucumbir a la atracción del gran agujero negro, a veces lo tienen que hacer diciendo: "¿Y si no lo hago como sobrevivo?".

Ahora existe la expectativa y el cuestionamiento está en el ambiente sin gran 'pompa y platillo': ¿Nos salvará el Sistema Nacional Anticorrupción?

  OPINIÓN: Los pecados capitales de la industria de la construcción

Hace poco conversaba con una persona que tiene un programa pirata de AutoCAD en su empresa, pero se quejaba de la corrupción de las autoridades que le hicieron una auditoría de software.

¿Quién tiene más responsabilidad de lo que pasa? ¿Cuándo nos daremos cuenta de que somos víctimas y victimarios a un mismo tiempo?

Ojalá que sea la honestidad lo que prevalezca, más allá del potencial o no del Sistema Nacional Anticorrupción, antes de que el agujero negro se lleve todo lo que encuentre en el camino de nuestra nación, incluido el futuro de nuestros hijos. 

_______

* Socio director de COMAD, SC.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad