Publicidad
Publicidad

Los constructores no tienen por qué ser víctimas de la corrupción

OPINIÓN: La caída estrepitosa de México en los índices de percepción de Transparencia Mexicana es deshonrosa, grosera y obscena; en tan solo un año descendimos 20 lugares.
531_Obras_Roberto
531_Obras_Roberto - (Foto: Especial)

Nota del editor: Esta columna se publicó originalmente en la  edición 531 de la revista Obras , '10 Despachos + disruptivos', correspondiente a marzo de 2017. 

(CIUDAD DE MÉXICO) – Todo México habla de dos cosas a últimas fechas: Donald Trump y la corrupción. Lamentablemente, en el caso del presidente de Estados Unidos poco podemos hacer para evitar lo que dice y hace, pero en materia de corrupción, el quehacer es mucho aún.

Es cierto que el Sistema Nacional Anticorrupción se está perfilando con más claridad que hace un año, y que en julio se dará el banderazo para que comiencen las gestas anticorrupción (al menos eso esperamos), con base en el nuevo andamiaje jurídico, mientras muchas constructoras siguen sufriendo los embates de los corruptos que les piden dinero o algún tipo de beneficio a cambio de otorgarles contratos, pagar facturas y permitirles trabajar.

OPINIÓN: De 'gasolinazos', 'trumpazos' y demás demonios

Los casos no son menores ni poco graves: una constructora dio el equivalente a su anticipo para 'endulzar' la vida de quienes le consiguieron el trabajo. Ahora la empresa está ante una rescisión administrativa porque no pudo enfrentar financieramente su proyecto.

Otra recibió una llamada poco antes de que se diera el fallo en una licitación, para que mediante una 'módica' (cantidad) se le adjudicara el proyecto. La constructora no aceptó, perdió, se inconformó, y no obstante haber ganado la inconformidad, el Estado repitió el fallo hasta el cansancio.

Publicidad

OPINIÓN: Reflexiones en torno a la construcción

Una historia más es la de una empresa que recibe sus pagos previa cuota mensual, la que siempre le solicita un personaje distinto para que no haya rastros de conducta indebida.

Es fácil decir que la corrupción se da en todas partes del mundo, pero la caída estrepitosa de México en los índices de percepción de Transparencia Mexicana, que nos ubicaron en el 1-2-3 —no porque estuviéramos en el primero, segundo o tercer lugares de integridad, sino porque estamos en la posición 123 de 176— es deshonrosa, patética, grosera y obscena. En tan solo un año descendimos 20 lugares.

OPINIÓN: Nace la Sociedad Mexicana del Derecho de la Construcción

¿Y qué quiere decir eso? Para los fanáticos del futbol, imaginen que hay una clasificación de equipos del 1 al 176, donde 1 es el mejor y el último el más malo. Su equipo estaba en la posición 95, pero de un año a otro pasó al sitio 123, jugando con los llaneros.

¿Le gustaría seguir apoyando a ese equipo? ¿Estaría de acuerdo en financiarlo, comprar sus camisetas, inculcarle a su hijo su afición por este equipo? Sus posibles respuestas seguro tendrán relación con lo que en estos días se dice de México en el tema corrupción: literalmente estamos cayendo bajo y tocando un fondo que no necesitamos.

OPINIÓN: Debemos obligar a la autoridad a actuar contra la corrupción

¿Qué es lo que puede hacer la industria de la construcción? Exigir y poner un alto. La Cámara Nacional de Empresas de Consultoría, comandada por Alejandro Vázquez López, ya tiene su primer grupo de trabajo en esta materia. La Cámara Nacional de la Industria de la Construcción comenzó tímida pero ahora hace varios esfuerzos.

Los constructores, supervisores, diseñadores y miembros de la industria no tienen por qué ser víctimas de la corrupción. Pero para eso hay que tener la decisión de no dejarse 'secuestrar'. Aquí lo dejo para su reflexión. 

_______

* Socio director de COMAD, SC.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad