Publicidad
Publicidad

De 'gasolinazos', 'trumpazos' y demás demonios

OPINIÓN: Ante la crisis no solo hay que tener 'buena cara' sino creatividad, y actuar para 'quitarle el queso' a quien lo robó, además de estar mejor preparados.
530_Roberto
530_Roberto - (Foto: Especial/Foto: iStock)

Nota del editor: Esta columna se publicó originalmente en la  edición 530 de la revista Obras , 'Camino incierto: Programa Nacional de Infraestructura', correspondiente a febrero de 2017. 

(CIUDAD DE MEXICO) – El año inició sumamente agitado y adverso frente a la esperanza de ser mejor que el anterior, a consecuencia de varios eventos.

El primero y el más mexicano fue el del famoso 'gasolinazo' que 'mandó a las nubes' a esta mezcla de hidrocarburos, y nos dejó impávidos y desconsolados ante tan fuerte noticia.

Que si era necesario o no, que si esto se debió haber hecho antes o no, que si el mismo secretario que debió de haberlo hecho antes no lo hizo en su momento y sí ahora, entre otros argumentos, no dejaron satisfechos en absoluto a los mexicanos (y con toda la razón); miles protestaron en varios puntos del territorio nacional, y el gobierno de la Ciudad de México presentó acciones legales.

OPINIÓN: Reflexiones en torno a la construcción

Por otro lado, están las amenazas del innombrable sujeto que, desde que inició su carrera hacia la Casa Blanca no ha dejado de molestar en una forma sorprendentemente obscena a nuestro país, pues desde antes de tomar posesión logró cambiar con un vil tuit años de planeación estratégica de grandes corporativos y expectativas nacionales de crecimiento.

Publicidad

El tercer acontecimiento es el cada vez más fuerte clamor de organizaciones civiles, sociedad y líderes de opinión, que continúan demandando con furor la corrupción en nuestro país, así como la inseguridad jurídica y física que impera en muchos ámbitos, a pocos meses de que entre en vigor el Sistema Nacional Anticorrupción.

OPINIÓN: Nace la Sociedad Mexicana del Derecho de la Construcción

Otro hecho es la reducción del gasto público que afecta ya varios proyectos, como el del nuevo edificio del INE, instituto que renunció a más de 1,000 millones de pesos para que Hacienda lo use en "temas prioritarios".

En medio de esta turbulencia están los ingenieros, arquitectos, constructores, supervisores y profesionales del diseño, ingeniería y construcción, quienes saben perfectamente que en los momentos de inseguridad e inestabilidad nadie construye, nadie gasta y todos se quedan 'quietecitos' esperando noticias mejores.

OPINIÓN: Debemos obligar a la autoridad a actuar contra la corrupción

El panorama parece no ser el mejor, pero tal vez es momento de tomar medidas para fortalecerse en lugar de caer en la depresión.

Una vía es generar conocimiento para las mejores épocas. Asistir a cursos accesibles de bitácora de obra, contratos, BIM y otros, como los que ofrece la Cámara Nacional de Consultoría, por conducto del IMDT, la Sociedad Mexicana del Derecho de la Construcción o el Colegio de Ingenieros Civiles de México, que son fundamentales para trabajar con más profesionalismo.

OPINIÓN: ¿México está listo para la era de la información en construcción?

La diversificación de trabajos en materias como medio ambiente y nuevas tecnologías también son una oportunidad en este momento.

Otra forma de aprovechar la crisis es reflexionar sobre lo que las empresas hacen, bien o mal, ante sus gastos, administración y temas legales, que son más costosos si no se atienden que si se resuelven en forma preventiva.

Ante la crisis no solo hay que tener 'buena cara' sino creatividad, y actuar para 'quitarle el queso' a quien lo robó, además de estar mejor preparados para volver a la normalidad. 

_______

* Socio director de COMAD, SC.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad