Publicidad
Publicidad

Torre Reforma, la Obra del Año 2016

El rascacielos de forma triangular destaca por su cimentación sin pilotes, emplazamiento sobre una casona del siglo XX, y diseño antisísmico que a través de grietas libera la energía sísmica.

El rascacielos más alto de la Ciudad de México, Obra del Año 2016 de Obras, tiene 246 metros de altura y rompe el esquema de edificios de cristal con sus dos muros de concreto expuesto aparente y un tercer muro de vidrio, el cual además de girar 45 grados para orientar sus vistas dominantes hacia el Bosque de Chapultepec, se desploma 14 metros hacia afuera.

Presentado por

FOTO: Cortesía LBR&A

Con una inversión de 130 millones de dólares (mdd), este inmueble de usos mixtos incluye varias innovaciones constructivas y tecnológicas. Por ejemplo, está erigido sobre una casona del siglo XX protegida por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), y que por medio de una ‘charola’ fue desplazada 18 m para construir la cimentación y después regresada a su lugar. Además, la cimentación no incluye pilotes y desde el lobby del edificio pueden apreciarse las estructuras de acero que soportan las cargas de la construcción.

Publicidad

Otra innovación es su diseño antisísmico, que por medio de grietas reduce la rigidez de la estructura de concreto y libera la energía sísmica. Estas grietas también forman parte de la estética del inmueble y proporcionan luz natural a los jardines interiores. También destaca que la evacuación de sus 57 pisos sea a través de un elevador.

El espacio de oficinas está compuesto por 14 clusters de 4 niveles cada uno, que incluyen instalaciones independientes y un patio interior de triple altura. Las plantas destinadas a oficinas carecen de columnas, lo que permite una mayor área rentable. Tiene capacidad para 1,000 automóviles, 600 en un estacionamiento subterráneo de 8 niveles de autoservicio, y 400 más en un espacio robotizado.

FOTO: Cortesía LBR&A

Torre Reforma posee una certificación LEED Platino, que entre otros beneficios incluye un ahorro de consumo energético de 24%, iluminación natural en 85% de los espacios habitables y el reuso de la totalidad de las aguas negras producidas, que se traduce una reducción de 30% del consumo de agua y una descarga cero al drenaje de la ciudad. 

El proyecto arquitectónico y concepción estructural es de LBR&A; el diseño y cálculo estructural fue realizado por Arup Nueva York, y las instalaciones fueron concebidas por Arup Los Ángeles, DITEC, Garza Maldonado, CYVSA y Uribe Ingenieros.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad