Publicidad

Infraestructura pública: negocio de unos cuantos

OPINIÓN. Entre 1986 y 2000, la autoridad dejó de incentivar el uso de transporte público, por lo que su participación modal cayó 33.1%; esto ha generado jugosas ganancias a los concesionarios.
Transporte
Transporte - (Foto: Especial)

Nota del editor: Esta columna se publicó originalmente en la edición 523 de la revista Obras , 'Las 100 empresas más grandes de la construcción en México', correspondiente a julio de 2016.

(CIUDAD DE MÉXICO)- En México, la infraestructura pública parece que solo es vista como un negocio para hacer grandes fortunas, porque el beneficio político y empresarial pesa más que el costo social y económico, que se refleja en los altos índices de contaminación, en enfermedades que van del estrés a padecimientos crónicos terminales, y en el ingreso familiar, derivado de las contingencias ambientales y la inmediatez de programas cortoplacistas como el doble Hoy No Circula, que no resuelven la gravedad de la situación.

Así, mientras que hace 14 años Estados Unidos derrumbaba los segundos pisos y los freeways para mejorar la conectividad y ofrecer transporte público eficiente en varias ciudades, y Corea del Sur destruía la autopista Cheonggye Expressway, para restaurar el canal Cheonggyecheon, rescatar los espacios culturales y mejorar la calidad de vida de sus habitantes y del medio ambiente, en nuestro país las autoridades se olvidaban de la planeación urbana integral a largo plazo.

Lee: 9 datos de la (in) movilidad urbana en México en el #DíaDelPeatón

De acuerdo con la página web del Fideicomiso para el Mejoramiento de las Vías de Comunicación (Fimevi) de la Ciudad de México, entre 1986 y 2000, la autoridad dejó de invertir en infraestructura vial y de incentivar el uso de transporte público: metro, transporte eléctrico, y desapareció la Ruta 100 de autobuses, lo cual disminuyó la participación de todos estos medios de transporte de 53.6 a 20.5%.

Lo anterior dejó un jugoso negocio para los concesionarios de transporte público, que cambiaron los autobuses de mediana capacidad por microbuses y combis, aumentando su participación de 8 a 55%. Algunas constructoras se enriquecieron vorazmente con la edificación de los segundos pisos de San Antonio a San Jerónimo, cuya información fue reservada porque de hacerse pública evidenciaría indicios de corrupción, sobreprecios y otras irregularidades.

Publicidad

Lee: La movilidad en la inamovible Ciudad de México

Las ventas de las armadoras de coches han crecido como la espuma, pues dadas las deficiencias en el transporte público, distancias cada vez más largas, facilidades de crédito y la ambición de estatus de la población, el número de autos privados capitalinos pasó de 1.7 millones en 2000 a 5.5 millones en la actualidad.

Hoy está de moda el doble Hoy No Circula y mañana Dios dirá. A la autoridad no le importa seguir poniendo 'curitas' a las graves heridas que amenazan con colapsar la ciudad, pues después de todo, aunque no invierta en infraestructura urbana, de transporte y vialidad, no deja de percibir ingresos por las concesiones, tenencia de autos, verificaciones, etcétera.

Lee: Movilidad, el peor rubro en índice de prosperidad en México

El gobierno reconoce que el remedio sustentable para acabar con el caos vial de la ciudad es invertir en transporte público masivo eficiente y de calidad, el cual debe coordinarse con los diferentes modos de transporte mediante una red articulada, que mejore la movilidad, los tiempos de traslado y disminuya los contaminantes en beneficio de la salud de las personas. No obstante, no pasan del discurso a las acciones. ¡Basta de demagogia, autoridades, pónganse a trabajar!

_______

Publicidad

* Desde 1997 cubre los sectores de infraestructura y transporte en diferentes medios de comunicación.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad